Festival Solar

 

La palabra Lammas deriva de la palabra Inglés Antiguo hlaf-maesse, que se traduce en la masa del pan. En los primeros tiempos cristianos, los primeros panes de la temporada fueron bendecidos por la Iglesia.

En la antigua tradición céltica, el momento astrológico exacto para esta celebración lo marcaba el Sol, situado a 15 grados del signo de Leo, lo que suele ocurrir en torno al 6 de agosto… y es, efectivamente, un ritual de fertilidad que simboliza el éxito de la unión sagrada celebrada en Beltane y su culminación con la aparición de los primeros frutos de la tierra. Es por ello tiempo de honrar a la Madre Tierra y agradecerle su abundancia, y de dar gracias a Dios por su fertilidad.

Por qué celebramos el Lammas

En nuestro mundo moderno, a menudo es fácil olvidar las pruebas y tribulaciones que nuestros antepasados tuvieron que soportar para alimentarse día a día.

Con la celebración de Lammas como una  fiesta de la cosecha, honramos a nuestros antepasados y el trabajo duro que deben haber tenido con el fin de sobrevivir. Este es buen momento para dar gracias por la abundancia que tenemos en nuestras vidas, y ser agradecido por la comida en nuestras mesas. Lammas es una época de transformación, de la regeneración y nuevos comienzos.

La recomendación es para que te sumes a esta masa crítica y agradezcas a tus antepasados.