Más allá de la pila eléctrica… Alessandro Volta

Alessandro_volta

Alessandro_voltaHay tres clases de hombres: los que hacen que las cosas pasen, los que se sorprenden de que las cosas pasan y los que dicen: ¿Qué pasó?… ¿Qué me distraje?

¿En dónde te sitúas tú?

Cada día hay en el Universo una estela dejada por la acción de otros seres humanos que al igual que nosotros buscaban la excelencia. Hoy esa  estela o  “semilla del día” fue sembrada por…

Alessandro Volta, físico italiano, famoso principalmente por haber desarrollado la pila eléctrica en 1800.

La unidad de fuerza electromotriz del Sistema Internacional de Unidades lleva el nombre de voltio en su honor desde el año 1881. En 1964 la UAI decidió en su honor llamarle Volta a un astroblema lunar.

Las patas de las ranas ayudaron a crear el primer acumulador eléctrico. En 1780, un profesor de astronomía italiano, Luigi Galvani, observó que las chispas de una máquina en su laboratorio hacían que se sacudieran las patas de una rana muerta. Galvani hizo varios experimentos colocando la rana sobre una mesa de metal y haciendo brincar sus patas al tocarlas con diferentes piezas de metal. Pero fue su colega, Alessandro Volta, quien descubrió que la electricidad venía del metal y no de las patas de la rana. Cuando Volta inventó el primer acumulador en 1800, utilizó el conocimiento que tenía sobre las patas mojadas de las ranas como conductoras de electricidad.

Alessandro Volta comunicó su descubrimiento de la pila a la Royal Society londinense el 20 de marzo de 1800. La comunicación de Volta fue leída en audiencia el 26 de junio del mismo año, y tras varias reproducciones del invento efectuadas por los miembros de la sociedad, se confirmó el descubrimiento y se le otorgó el crédito de éste.

En septiembre de 1801, Volta viajó a París aceptando una invitación del emperador Napoleón Bonaparte, para exponer las características de su invento en el Instituto de Francia. El propio Bonaparte participó con entusiasmo en las exposiciones. El 2 de noviembre del mismo año, la comisión de científicos distinguidos por la Academia de las Ciencias del Instituto de Francia encargados de evaluar el invento de Volta emitió el informe correspondiente aseverando su validez. Impresionado con la batería de Volta, el emperador lo nombró conde y senador del reino de Lombardía, y le otorgó la más alta distinción de la institución, la medalla de oro al mérito científico. El emperador de Austria, por su parte, lo designó director de la facultad de filosofía de la Universidad de Padua en 1815.