Plutón Retrogrado…

La entrada de Plutón en movimiento retrogrado es un evento que no podemos dejar pasar sin la atención que merece.

Los griegos construyeron su mitología en base a las energías vivas en la tierra, uno a uno los grandes dioses han sido descubiertos en los cielos, y a pesar de que Ptolomeo y sus aprendices no tenían la tecnología para ver este planetoide, sus ciclos energéticos fueron perfectamente descritos en su personificación como deidad: Hades.

El nombre de Hades puede invocar en muchos un sentimiento de zozobra, pues muchos lo conocen como “el maestro del inframundo”.

Es vital al entendimiento de su energía, que para los griegos no había tal cosa como una dualidad cielo/infierno, sino que simplemente al inframundo iban todos los muertos, y ahí eran juzgados para ver qué tipo de eternidad pasarían. Hades esta personificado como serio y justo, pero completamente inflexible y sin capacidad de perdón.

Plutón también era llamado “el adinerado” pues era poseedor de todas las gemas de la tierra.

Durante las guerras contra los titanes, luego que Zeus libero a sus dos hermanos: Poseidón y Hades, los ciclopes les regalaron armas para poder librar sus batallas contra Cronus; a Zeus le fue otorgado el rayo y como tal quedo maestro de los cielos, a Poseidón el tridente para gobernar el mar y a Hades el Casco de la Oscuridad para reinar la tierra.

Si llevamos los mitos y leyendas al plano de los efectos planetarios, es posible ver en Plutón una energía de determinación, constancia, apego a las “reglas del juego” y preservación del equilibrio. También hay transformación, poder, riquezas y una inteligencia ineludible.

Indiscutiblemente un cambio de dirección en éste hermano de Zeus no puede ser ignorado ni tomado por menor.

  • Lee sobre Hades en la mitología y descarta tus pre-concepciones.
  • Prepárate para transformarte y renacer.
  • Sintonízate con la tierra, colabora con actividades ecológicas. Piensa sobre los recursos naturales que consumes en cada día, minimiza tu consumo o maximiza tu aporte al planeta de forma tal que el saldo quede a favor de la tierra.