Ritual de Halloween

“Concentración de Poder”… el miedo se activa como fuerza promotora.

Activo el “Arquetipo de la muerte”…

La premisa de la semana es “Presencia” de lo contrario caeremos en trampas existenciales…  nos estamos acercando a fechas de gran significado energético.

“En estos días, de acuerdo con el folklore, aquellos que han muerto durante el año pasado, regresan a sus antiguos hogares para una visita final. La gente antiguamente ponía comida y encendía fuegos para ayudarles en su viaje pero permanecían en guardia por si los espíritus hacían alguna travesura.”.

No es casualidad que Halloween es seguido por el día de los santos y el día de los muertos.

Halloween era el día en que brujos y adivinos, se reunían en una adoración sistemática del mal, invocando al diablo para obtener poder. Más tarde, el catolicismo romano adoptó esta tradición pagana y diabólica, disfrazándola bajo el nombre de “Día de todos los santos”, costumbre con un cariz seudocristiano, que hasta el día de hoy se practica bajo la bendición de Roma. Luego que esta práctica se había consolidado en toda Europa, inmigrantes Irlandeses la llevaron hasta los Estados Unidos, propagándose así, por toda Latinoamérica

Muchos de nosotros, en algún momento hemos participado en actividades folklóricas de nuestro país, en nuestras ciudades, pueblos o comunidades. No todas estas celebraciones son autóctonas, sino que son parte de una herencia, muchas veces desconocida para nosotros y hemos dejado a un lado la curiosidad en la investigación del tema.

Del 31 de octubre al 2 de noviembre se celebra según las diferentes culturas, creencias o religiones lo que se ha denominado como Halloween, el Día de todos los Santos y el Día de los Fieles Difuntos. Estas tres fechas paganas, se derivan de los diabólicos ritos de los sacerdotes celtas llamados Druidas. Los celtas eran tribus expandidas en parte de Europa, y sus creencias religiosas estaban basadas en el politeísmo (varios dioses). Uno de estas divinidades era Samán, dios de los muertos. Los sacerdotes Druidas, acostumbraban a reunirse cada año para invocar al dios Samán y a miles de espíritus malignos, con el fin de conocer predicciones para el año próximo.

El pueblo tenía miedo que si ellos no daban a los druídas lo que ellos pedían, les quemarían las cosechas, matarían su ganado, y pondrían una maldición sobre sus familias pero, si por el contrario, ellos daban la ofrenda, los druídas a cambio colocaban una lámpara quemando grasa animal en la puerta de la casa. Esto era hecho para que cuando Jack O´Lantern (que de acuerdo con la leyenda fue tan malo que cuando murió, Elohim no lo aceptó en el cielo ni Satanás en el infierno, siendo condenado a vagar por la tierra) pasara por una casa con una lámpara encendida continuara su camino pero, cuando la casa no le alumbraba el camino, la maldecía.

En el siglo octavo, el Papa Gregorio III -en un intento por cambiar el origen pagano de esta fiesta- trasladó el Día de Todos los Santos desde el 13 de mayo al 1 de noviembre, en conmemoración de los santos mártires de la iglesia, y el 2 de noviembre como el “Día de los Fieles Difuntos”. En la noche de luna llena más próxima al 1 de noviembre celebran la fiesta de Samhaim, término que significa “final del verano”. Los celtas creían que todos los días se hacían más cortos, era necesario reavivar al Sol con una serie de ritos y sacrificios. Según la creencia popular, en la fiesta de Samhain se abría el velo que separaba el mundo humano del sobre natural, y los espíritus, buenos y malos vagaban por la tierra.

Halloween era el día en que brujos y adivinos, se reunían en una adoración sistemática del mal, invocando al diablo para obtener poder. El escritor de “halloween, historie et traditions”, Jean Markale dice en su libro: “Al recibir algo en sus manos, los niños establecen, en un plano simbólico incomprensible para ellos, un intercambio fraternal entre el mundo visible e invisible. De ahí que las mascaradas de Halloween sean, de hecho, ceremonias sagradas.”Los druídas creían que cada 31 de octubre, Halloween, o la “Víspera de los Fieles Difuntos”, como se conocía entonces, era el fin del año y que en ese día, Sanhain, su dios (dios de la muerte), reunía a todos los que habían muerto para que los druídas ofreciesen sacrificios de expiación por sus almas.

Ritual de Halloween:

Cuando veas a los niños corriendo por las calles tocando de puerta en puerta disfrazados de brujas, zombis y vampiros, te invitamos a que hagas dos cosas:

La primera es que entiendas que este festival tiene sus orígenes en los ciclos agrícolas; En la noche de Samhain (ó año nuevo celta), hoy Halloween, los ancianos del pueblo se reunían la última cosecha y los animales de granja, pues era necesario ver que tantos animales había que matar para poder curar las carnes y sobrevivir el frio de otoño e invierno… Desde entonces este día tomo su reputación de “día de muerte”

La segunda es preguntarte: “Que tanto de lo que veo son disfraces?”

Por masa crítica y “tradición” manufacturada, estamos invitando a nuestras casas a extraños para dar “regalos”, vemos películas de terror para aumentar el miedo y tratamos de asustarnos los unos a los otros… esta exacerbación del miedo es una puerta abierta para los verdaderos “vampiros energéticos” y aquellas criaturas que habitan en las sombras de las esquinas… mirándote mientras duermes.

Ritual:

Considerando esas dos cosas, te invitamos a realizar el siguiente ritual para inmunizarte ante el robo energético y las presencias de sombra:

  1. Decora tu hogar de Halloween pues no puedes dejar de existir en tu realidad, pero cuando pongas calabazas siémbralas como símbolos de prosperidad, ubica las “telas de araña” como iconos de paciencia y persistencia, puedes poner el tridente como simbolismo de Neptuno, maestro de los mares, para atraer tu sueños, los cuernos son de Aries e invitaciones a la fertilidad, los sombreros puntiagudos son las marcas de honor de los antiguos sabios griegos… no caigas en pensar en objetos diabólicos ni figuras de muerte.
  2. Cuando vengan niños a tu puerta, regálales caramelos, pero entrega con ellos una bendición de protección y buenos deseos.
  3. Guinda Ajo en tu puerta y ventanas.
  4. Ejercicio de relajación: Cierra tus ojos, pide que aparezca el niño interior en ese momento. Dile que lo amas y que quieres tener contacto con él. Extiende tus manos para visualizar su presencia. Siente el peso de sus manos en las tuyas. Pídele perdón y dile que le darás su lugar. Abre tus ojos despacio y sonríele a la vida.
  5. Escucha las Frecuencias 528 Hzpara reparar el ADN y la 639 Hzpara las protecciones espirituales.