Saturno cambia de Dirección

Hoy termina su fase retrógrada el planeta Saturno.

Así como he comentado mucho los períodos retrógrados de Mercurio, también debo darle importancia a la retrogradación de Saturno, quien tiene efectos menos visibles en nuestro moderno mundo mercurial, pero sus impactos son reales y profundos.

Muchos astrólogos dan connotaciones “negativas” o “maléficas” a Saturno, porque a este planeta le gusta enseñar las lecciones de la forma más difícil: nos deja estrellarnos solos y conseguir nuestro propio camino… es un método traumático, pero efectivo y bajo ningún concepto “negativo”.

También le asignan este adjetivo porque la energía de Saturno es de estabilidad y prosperidad a través de la consistencia: No le gustan las cosas nuevas y se resiste a ellas.  Esto tampoco es negativo, es tan sólo un intento de garantizar el bienestar colectivo con técnicas demostradas y “no arreglar lo que no está roto”.

Regularmente, el cambio de dirección de Saturno significaría que es momento de llevar las cosas a la solidez y al mundo de lo concreto, pero como lo hace desde el signo de Sagitario (reino de su más grande rival) es más bien un indicio de que la “vieja escuela”, hasta ahora tolerante de las nuevas corrientes ideológicas, reactivará su resistencia y luchara por mantener el status quo.

Sin embargo, Saturno Directo implica que algunas lecciones difíciles que teníamos que recibir sobre nuestro mundo interno están por terminar, y eso nos dejara más fuertes y mejor preparad@s para el futuro, capacitad@s y dispuest@s para asumir los retos de éste nuevo ciclo y protagonizando los cambios que se avecinan sin perder nuestra identidad ni sentido de pertenencia.

  • Ve la Película “El Último Samurái” para que comprendas esta energía.