Celebremos a Saturno… Saturnalia IV

0
385
image_thumb18

image_thumb18A un día de la celebración del Espíritu de la Navidad, seguimos sumergidos en una masa crítica de algarabía, desenfreno y sobre todo ritual desencadenado por la energía Saturnina… En aquella semana de fiesta Roma era invadida por una alegría desenfrenada, recuerdo de la perdida Edad de Oro vivida bajo el reinado de Saturno.

Durante esos días se suprimían las diferencias sociales, todos eran iguales y hermanos. Se cerraban los tribunales, las escuelas, las tiendas. Había intercambio de regalos y la gente se abandonaba a toda clase de bromas, incluso las más licenciosas. Todo era permitido a todos en aquel periodo. 

El primer día se celebraba un sacrificio en honor del dios y se cortaba la cinta que lo ataba durante el resto del año para que no huyera de la ciudad. Entonces las fiestas se consideraban inauguradas y se organizaba un banquete público. Durante los seis días restantes se organizaban diversiones populares de todo tipo, entre las que destacaban las loterías y juegos de azar, que gozaban de gran aceptación.

En preparación al día del Espíritu de la Navidad los invito a seguir nuestro Ritual y conectar con la masa crítica desbordada de estos días.

Los tres alimentos vitales:

mandioquinhaSólido:Apio. Nuevamente les recomiendo un tubérculo que como dije en días anteriores representa la energía de Saturno (las cosechas).

Las raíces del apio constituyen unos de los alimentos nativos más agradables y alimenticios, son ligeramente dulces y se prestan para consumir cocidas, asadas, en puré o buñuelos, por lo que son muy apreciadas además de su reconocido valor alimentario.

Líquido: Alcemos una copa de vino tinto hoy y mañana en honor al Dios Saturno, aprópiate de su energía y emprende un nuevo año cargado de ganas para edificar cada día un futuro mejor.

Aire: Hoy te recomiendo un ejercicio de respiración muy corto y efectivo, su mayor beneficio es lograr la concentración de manera instantánea…

El ejercicio es llamado seis-tres-seis
Inspira contando hasta seis, contén la respiración hasta contar tres y espira contando hasta seis; y así sucesivamente.

Fuentes consultadas: Wikipedia.org; formarse.com.ar