Celebremos al Rey Sol y al Dios Saturno… Saturnalia V

manipura

manipuraEl Sol entra en Capricornio y con él le damos la bienvenida al Invierno, Saturno nos impregna de su energía mientras lo celebramos a través de las famosas Saturnales.

El Sol toma el protagonismo en su cambio de signo, mi invitación es para que lean el Clima Astrológico del día de hoy y comprendan un poco más sobre la historia y el Sol Invictus.

Lo cierto es que en estos días de celebraciones debemos conectar con nuestras raíces y conmemorar la tierra a través de los tres alimentos vitales.

Los tres alimentos vitales:

Sólido: Como cada festival Solar los invito a comer maíz y conectar con los inicios del hombre, la cultura maya y sobre todo la energía de los maizales y toda la sabiduría que esconden.

Para la cultura maya el maíz fue lo más importante. Era la base de su alimentación diaria, la causa de sus grandes avances astronómicos y calendáricos, el motivo de su religiosidad y arquitectura, y el material con el que los dioses formaron sus huesos y sus músculos. Toda su vida giraba a partir del maíz. Era el epicentro del mundo maya.

Maíz-cosechaEllos eran básicamente agricultores, dependían de la agricultura para su subsistencia, especialmente la agricultura aplicada al cultivo del maíz, y por eso el tiempo en sus diversas manifestaciones en el cambio de las estaciones, la entrada y salida de las lluvias revestían una importancia enorme para el Maya. Su calendario, una de las conquistas más brillantes de la mente humana, se debió originalmente a esas necesidades: saber el tiempo preciso en que debían desmontar, rozar, sembrar y cosechar.

Líquido: Agua de las barbas del Maíz. Es excelente para desintoxicar el organismo. Para combatir la cistitis, inflamaciones en la vejiga, retenciones de líquidos y los cólicos nefríticos, se usa la barba del maíz, ya que se considera un diurético al aumentar la cantidad de la orina.  Por ello, es empleado, además, donde hay necesidad de limpiar las vías urinarias.

Según la sabiduría popular, una tizana hecha con las barbas del maíz es un excelente diurético cuando existe retención de líquidos. Con este fin, se debe cocinar de 2 a 3 minutos 3 cucharadas de barba de maíz en un litro de agua y se toma 3 tazas veces al día.

Aire: En la mitología hindú, el sol es adorado como símbolo de salud y de inmortalidad. El Rig Veda declara que «Surya es el Alma, de los seres animados e inanimados». El Saludo al Sol tiene su origen en una serie de postraciones al sol. Tradicionalmente se lo realiza al amanecer, de cara al sol naciente. Con el tiempo, cada una de las doce posiciones llegó a tener su propio mantra, celebrando aspectos de la divinidad del sol.

Posición inicial: Párate derecho con la cabeza y el cuerpo erguidos pero relajados. Los pies están juntos y el peso del cuerpo recayendo en las plantas de los pies. Las rodillas están derechas y los brazos están relajados a los lados del cuerpo. Inhala profundamente y comienza.

1. De pie con los pies juntos y las manos en posición de plegaria a la altura del pecho. Asegúrate que tu peso este distribuido equilibradamente. Exhala.

2. Inhalando, estira los brazos hacia arriba y dóblate un poco hacia atrás desde la cintura, empujando las caderas hacia afuera, con las piernas estiradas. Relaja el cuello.

3. Exhalando, dóblate hacia adelante y apoya la palma de tus manos en el suelo, alineadas con los dedos de los pies, dobla las rodillas si es necesario.

4. Inhalando, lleva la pierna derecha hacia atrás y apoya la rodilla en el suelo. Arquéate hacia atrás y mira hacia arriba, levantando la barbilla.

5. Reteniendo la respiración, lleva la otra pierna hacia atrás y soporta tu peso con las manos y los dedos de los pies.

6. Exhalando, baja las rodillas, luego el cuello y finalmente la frente, manteniendo las caderas arriba y los dedos de los pies doblados hacia adentro.

7. Inhalando, baja las caderas, estira los dedos de los pies y dóblate hacia atrás. Mantén las piernas juntas y los hombros bajos. Mira hacia arriba y atrás.

surya_numerados8. Exhalando, dobla los dedos de los pies hacia abajo, eleva tus caderas formando una « V » invertida. Trata de empujar tus talones y cabeza hacia el suelo y mantén tus hombros hacia atrás.

9. Inhalando, lleva el pie derecho (o izquierdo) entre tus manos. Descansa la otra rodilla en el suelo y mira hacia arriba, como en la posición 4.

10. Exhalando, lleva el otro pie hacia adelante y dóblate desde la cintura, manteniendo las palmas como en la posición 3.

11. Inhalando, estira tus manos hacia adelante, luego hacia arriba y detrás sobre tu cabeza, doblándote suavemente desde la cintura, como en la posición 1.

12. Exhalando, suavemente vuelve a la postura de pie y baja tus brazos al lado del cuerpo.

Fuentes consultadas: formarse.com.ar; Wikipedia.org; hatha-yoga.com.ar