Conviértete en guardián de la Tradición

la nonna

la nonnaLa Luna entra a mediados del día en su propia casa (signo Cáncer), invitándonos a rescatar las recetas de la abuela y recuperar las tradiciones familiares.

Cáncer es regido por la Luna, un signo de agua, por lo que se le asocia con las emociones, el recuerdo, el pasado y la imaginación. En el cuerpo humano controla las funciones estomacales.

Al alimentar la tradición un día como hoy lograremos conectar con esa línea ancestral que posa sobre nuestros hombros y que la única forma de liberar es a través del Agradecimiento.

En mi caso, la receta preferida de mi bisabuela era la sopa de alas de pollo, recuerdo ponerme en su regazo y que compartiese conmigo parte de su delicioso plato, mientras escuchaba sus maravillosas y mágicas historias de los pájaros mientras volaban, las blanquecinas nubes y el viento. Así que aprovecho para decirle a su recuerdo Gracias Abuelita por darme alas.

Receta del Día

Sopa de alitas de pollo

sopa de alitas de polloIngredientes:

  • 6 u 8 alitas de pollo.
  • 1 hueso de jamón.
  • 2-3 zanahorias.
  • 2 cebollas medianas.
  • 2 puerros (sólo la parte blanca).
  • 1 tallo de apio (sin las hojas).
  • 1 diente de ajo pelado.
  • 3 o 4 ramitas de perejil.
  • Fideos finos.
  • Sal marina al gusto.

Preparación:

Lava los puerros y quítale las raíces y las hojas verdes, dejando sólo las partes blancas y de color verde pálido. Córtalos en 3 o 4 trozos.

Raspa la piel de las zanahorias con un cuchillo, lávalas y córtalas en rodajas gruesas. Pela la cebolla y la córtalas por la mitad. Trocea el tallo de apio en trozos gruesos.

Pon todos los ingredientes en una cazuela grande, cúbrelas con 2 litros de agua fría, y a fuego fuerte, lleva el caldo a ebullición. Cuando comience a hervir baja el fuego y retira la espuma que se forma en la superficie.

Déjalos ingredientes cocer entre una hora y media a dos horas, a fuego suave, sin que llegue a hervir, manteniendo sólo un ligero burbujeo en la superficie.

Cuando comience a hervir, se formará una espuma en la superficie con las impurezas del pollo y las verduras; la retiras con una cuchara o una espumadera para obtener un caldo claro y limpio. Esta operación se conoce con el nombre de espumar y la repetiremos varias veces durante la cocción. Por último, pasamos el caldo por un colador de malla fina y lo enfriamos. Servir.

Nota: Es muy importante para obtener un buen caldo, no añadir la sal hasta el final de la cocción.

Imágenes: nestle.com.ec; extension.unicen.edu.ar