En honor al héroe Azteca

cultura_aztecaLa cultura azteca hoy se hace sentir creando una masa crítica de lucha y solemnidad en torno Cuauhtémoc, el último emperador azteca, uno de los personajes más reconocidos por los mexicanos como héroe nacional.

En todos los rincones de México su nombre se usa en toponimia y onomástica, y su imaginada efigie aparece en monumentos, que hacen alusión a su coraje en la derrota, al pedir la muerte por el puñal de Cortés, o en el tormento, al reclamar estoicismo a sus compañeros de tortura.

El 28 de febrero de cada año, la bandera mexicana ondea a media asta en todo el país, recordando la muerte del prócer, mi recomendación es unirnos a esta masa crítica y comer uno de los alimentos más representativos de la cultura azteca… El Chocolate.

El cacaotero era el árbol más preciado por los Aztecas, cuyo nombre científico era “theobroma”, significa precisamente “alimento de los dioses.”

La larga y dulce historia de la planta de cacao fue iniciada por los Aztecas. De hecho, el nombre viene de la palabra azteca “cacahult”.

aztecaEn la región de Mesoamerica en México, las semillas de cacao eran tan apreciadas por los aztecas que eran usadas como moneda corriente para el comercio de la época.

Los aztecas bebían sus chocolates a la temperatura del ambiente o frías, “a menudo mandaban gente rápida a la montaña para que trajese hielo corriendo, lo picaban y se lo colocaban al chocolate”.

Las recetas de chocolate más antiguas de que se tengan noticias provienen de los aztecas y se remontan a la época en que los españoles invadieron Mesoamérica, a comienzos del siglo XVI.

Los aztecas le agregaban chile, flores y hierbas, cuyas investigaciones indican que las poblaciones de América Central ya bebían chocolate hace más de 3 mil años, mucho antes de lo que se pensaba.

El hábito de beber chocolate se difundió en Europa en los siglos XVI y XVII. Recién a fines del siglo XVIII comenzó a usarse leche para el chocolate en el viejo mundo.

Receta del día

Atole Mexicano de chocolate

Ingredientes:

  • 5 tazas (1.25 litros) de agua.
  • 1 taza (125 g) de masa harina de maíz.
  • 3 y 1/2 onzas (100 g) de chocolate mexicano de mesa en tablilla.
  • 1 palito de canela (o una cucharadita de canela molida).
  • Piloncillo (panela) o azúcar morena al gusto (2/3 de taza o más).

Preparación:

Pon a hervir 3 tazas de agua. Combina las otras dos tazas de agua con la masa harina y bate con un tenedor hasta obtener una mezcla homogénea.

Coloca un colador fino de metal encima de la olla con el agua en ebullición. Vierte la mezcla de masa al colador de tal manera que cae al agua hirviendo, quedando en el colador cualquier grumo grande. Cuece la masa durante un par de minutos, revolviéndola constantemente para que no se hagan grumos.

Corta el chocolate en trozos e incorpóralos a la olla. Añade la canela y el piloncillo o azúcar morena. Cuécelo, sin dejar de mover la mezcla, durante unos 5 minutos, hasta que la harina esté cocida y se haya espesado lo suficiente.

Prueba el atole y agrega más azúcar morena si hiciera falta.

Receta: comidamexicana.about.com
Fuentes consultadas: corazondechocolate.es; Wikipedia.org
Imágenes: afuegolento.com; meals.com; 4.bp.blogspot.com