Alimenta tu memoria ancestral

0
349
hamburguesas de copo de avena

Avena con frutasCelebrar la tierra es algo que deberíamos hacer cada día de nuestro paso por ella, honrarla cuidando los mares, reciclando, o simplemente agradeciéndole que nos permite regocijarnos en ella.

Hoy sábado día de Saturno, el Dios del tiempo y de la cosecha, y con la Luna entrando en su propia casa, les invito a rendir honor a nuestras raíces a nuestra memoria ancestral y reprogramarla con un alimento que nos ayudará a borrar memorias del pasado…

La Avena

Estudios aseguran que la Avena es un antidepresivo por excelencia, aporta energía física e intervienen en la formación del ADN. Su contenido en silicio la hace un buen diurético, que permite eliminar el ácido úrico. Por ello, es muy aconsejable en enfermedades pulmonares, renales y del aparato urinario, problemas de micción o patologías reumáticas.

100 gramos de avena cubren el 40% de las necesidades diarias de vitamina B1. Esta vitamina es esencial para el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso. Sin embargo, es una de las más deficitarias de la población occidental.

La sabiduría popular asegura que donde hay avena se cosechará la abundancia y la buena salud, energía que te invito a conectar el día de hoy.

Receta del Día

Hamburguesas de copos de Avena

Ingredientes:

  • 1 vaso (250 ml.) de copos de avena.
  • 1/2 vaso de agua (125 ml. aprox.).
  • 2 dientes de ajo.
  • 1/2 zanahoria.
  • 1/4 de cebolla.
  • 1 chorrito de salsa de soja.hamburguesas de copo de avena
  • 1 cucharada de comino en polvo.
  • 1 ramillete de perejil.
  • pimienta negra.
  • Pan rallado.
  • Aceite de oliva.

Preparación: 

En un recipiente amplio (un bol o ensaladera) ponemos 1 vaso (250 ml.) de copos de avena. Picamos finamente el ajo, la cebolla y la zanahoria y lo mezclamos todo junto a la avena.

Añadimos una cucharada de comino en polvo, un poco de pimienta molida y el perejil picado muy fino. Echamos el medio vaso de agua a temperatura ambiente y un chorrito de salsa de soja. Mezclamos bien la masa con una cuchara o con las manos.

Lo importante en esta receta es controlar la consistencia de la masa. Para ello, podemos ayudarnos de pan rallado. Añadiremos, pues, un poco de pan rallado para que se absorba el exceso de agua (si queda seco, podemos añadir un poquito más de líquido) y amasamos bien. La masa de las hamburguesas debe quedar un poco pegajosa.

Mientras calentamos el aceite por donde pasaremos nuestra masa de avena, vamos formando con las manos las hamburguesas. Podemos, antes de pasarlas por el aceite, rebozarlas con un poco más de pan rallado, así quedará una textura exterior crujiente.

Sumerge en una sartén con aceite suficiente para bañar las hamburguesas hasta la mitad, pues les daremos la vuelta una vez que se tueste un lado. Es fácil saber cuándo retirarlas del aceite, pues adquieren un característico color tostado.

Dejamos escurrir el exceso de aceite sobre un papel absorbente y servimos calentitas, acompañadas de ensalada y patatas.

Imágenes: cassandrebeccai.com; quaker.cl
Receta: quaker.cl