Lechosa, una fruta milagrosa

lehosasHoy es un día de gran movimiento planetario. El Sol hace su entrada en Escorpio, dejando al signo de Libra. Por otro lado, la luna todo el día fuera de curso, sumergiéndonos en un limbo que nos atrapa. Para contrarrestar estas energías, vamos a comer lechosa, siempre y cuando la reciclemos para usarla completamente.

En cocinando con los Dioses quiero invitarlos a seguir reciclando con el fin de activar la energía de Mercurio retrógrado. La idea es aprovechar los residuos de los alimentos. El desperdicio de comida es un “crimen ecológico”. No sólo es un insulto a las millones de personas que mueren de hambre, sino también es un ataque directo a la ecología planetaria. Lamentablemente vivimos en un mundo muy mal organizado.

Por eso es importante comprar la cantidad necesaria que vamos a consumir y reciclar las sobras. Si aprendemos a no desperdiciar la comida notaremos un buen cambio.

Ahora bien, ¿Por qué lechosa? Esta fruta es muy particular. Cuando está verde se usa en ensaladas y en el tradicional dulce y cuando está madura se consume fresca o en forma de jugo, batido, merengada, sorbete, platos salados.

Tiene muchas propiedades curativas. Ayuda a desinflamar el hígado, los riñones y los ovarios; es antioxidante, previene cánceres de pecho, vejiga, colón, o cuello del útero; actúa contra la vejez prematura, la degeneración visual, protege el corazón, combate el tabaquismo, evita la gastritis y la formación de gases.

Resulta una muy buena opción en una dieta para perder peso gracias a su bajo porcentaje de calorías, alta en fibra y nutrientes.

Una costumbre bastante antigua de los indígenas centroamericanos era envolver la carne dura en las hojas de lechosa para suavizarlas.

Las semillas negras son comestibles, aunque tienen un sabor fuerte. Molidas se emplean como sustituto de la pimienta negra.

Así que activemos el “RE”, durante estas semanas. ¡A reciclar!

Receta del día

Dulce de lechosa y piña

dulce de lochosa y piñaIngredientes:

  • 2 kilos de lechosa verde.
  • 1  piña pequeña.
  • 1  kilo de azúcar.
  • 3 tazas de agua.
  • 8 clavos de olor.
  • 2 ramas de canela.

Preparación:

Lave y pele la lechosa.

Se ralla la lechosa por la parte más gruesa del rayo.

Se lava de nuevo y se coloca en una olla con agua a cocinar, a lo que comienza a hervir se retira del fuego y se escurre bien.

Se lleva de nuevo a cocinar con agua nueva y con la mitad de la azúcar, los clavitos de olor y la canela. Se deja cocinando a fuego lento.

Lavamos bien la piña, la pelamos y rallamos su pulpa.

Cuando la lechosa se torne cristalina, agregamos la azúcar restante y la piña.

Dejamos cocinar hasta que la preparación este un poco acaramelada.

Retiramos del fuego y esperamos que se enfríe, colócalos en un frasco de vidrio con tapa y lo llevamos al refrigerador.

Asimismo, su cáscara contiene una sustancia, la papaína, que tiene múltiples usos. Como por ejemplo:

  • Con las semillas y la concha de la lechosa podemos hacer un remedio muy efectivo como desparasitante, solo debemos de batirlas junto con una mandarina y tomarlas durante una semana en ayunas.
  • El zumo de la lechosa verde es muy efectivo para el tratamiento de acné, ulceras, hongos, herpes o simplemente para limpiarte muy bien la piel.
  • Para desvanecer las pecas se puede usar el zumo exprimido de la lechosa madura.
  • La flor de la lechosa se coloca en agua, se lleva a hervor y se endulza con miel de abeja y es un muy buen jarabe para la tos.
  • Con la lechosa madura la llevamos al horno y luego hacemos un jugo muy concentrado al cual le agregamos miel y limón y nos calmara la tos más intensa.
  • Para reducir las fiebres podemos machacar las hojas de papaya y colocarlas en cataplasma.
  • Para contusiones, heridas, golpes, torceduras, grietas en los pezones de las madres lactantes: Poner la pulpa de la papaya sobre el área afectada. Con miel de abejas ablanda cicatrices viejas y las minimiza.

Páginas visitadas: misabueso.com
Receta:
http://losdulcesdelulu.blogspot.com/