Remedio para el corazón…

0
242

Ajo (cocinando con los Dioses)Uno de los propósitos de ésta sección es ayudarle a nivelar las energías y por ende el  aumentar su calidad de vida a través de la alimentación sana.

Hoy con tantos planetas en Capricornio y Acuario he decidido seleccionar el ajo, porque funge no solo como antídoto sino también como catalizador.

La receta perfecta es una deliciosa sopa Pavesa, sopa que contiene Ajo (Saturno/Urano), Huevo (oposición Luna, Lilith y Marte) y Pan (Saturno).

En Grecia y Roma el ajo se consideró un potente afrodisíaco y en la época medieval se usó el ajo para librarse de brujas, vampiros y malos espíritus. En otros andares, durante la II Guerra Mundial se repartía entre los soldados para que tuvieran un remedio contra las heridas.

El Ajo es considerado, uno de los vegetales curativos, más importantes. Es originario del Asia Central, aunque los chinos y egipcios ya lo utilizaban en la más remota antigüedad: alimentaban con ajos a los esclavos que construían las pirámides porque creían que el ajo les aportaba energía. También se empleó en el proceso de momificación y como moneda.

Éste ingrediente demuestra un gran poder energético descrito a lo largo de su historia y uso, pero las propiedades que le brinda a su salud son innumerables, ayuda a prevenir y curar todas las enfermedades de las vías respiratorias, tiene un efecto hipotensor a dosis altas, actúa como fluidificante de la sangre, por ello es considerado como “remedio para el corazón”, es estimulante de las defensas, entre muchas otras. Aprópiese de todos sus beneficios y utilícelo como aderezo en sus preparaciones.

Alimento Recomendado: Sopa de ajo con huevo servida en taza de barro, avena.
Para tomar:
Agua de avena.

Sopa de Ajo (llamada también sopa pavesa o sopa a la madrileña)
Rinde para 6 personas

Un clásico casero, ideal para presentar en cazuela de barro. El ajo tiene propiedades muy interesantes.

Sopa de AjoIngredientes:

6 huevos
5 dientes de ajo
50 gramos de jamón
150 g de rebanadas de pan viejo (duro o tostado) 
6 vasos de caldo natural o preparado con 1 cubito de caldo vegetal diluido en la misma cantidad de agua caliente
1 cebolla pequeña
1 cucharadita de pimentón
1 cucharadita de perejil
Aceite de oliva.

Preparación:

En una cazuela, freír las rebanadas de pan cortadas muy finas, en abundante aceite, hasta que se doren. Apartar y retirar el aceite de la sartén dejando un poquito para freír los ajos.

Freír los ajos enteros y la cebolla picada, separar del fuego y añadir el pimentón sin dejar de remover. Añadir el jamón.

Añadir el caldo, retirar los ajos y volver a poner en el fuego. Añadir el pan y empaparlo bien, el perejil, salar y dejar cocer a fuego lento durante 10 minutos

Bien en una cazuela grande de barro o en pequeñas cazuelitas individuales, cascar los huevos encima de la sopa y meter en el horno precalentado hasta que se cuaje la clara.

Propiedades de los Alimentos

El ajo es quizás el remedio natural con mayores propiedades medicinales demostradas experimentalmente: Efecto hipotensor a dosis altas, fluidificante de la sangre – muy utilizado por personas que han padecido trombosis, embolias o accidentes vasculares-, hipolipemiante -disminuye el colesterol LDL, es decir el nocivo para el cuerpo-, antibiótico y antiséptico general, estimulante de las defensas, vermífugo, callicida… El ajo, ayuda a prevenir y curar todas las enfermedades de las vías respiratorias.

Tiene un alto contenido de fósforo y de azufre (por eso en la tradición popular se dice que aleja los malos espiritus), por eso se destaca como un sedante especial para los nervios.

Aconsejan comerlo crudo ya que cocido pierde más del 90% de su efectividad.

El ajo produce mal aliento y transpiración desagradable, sólo por un corto período de tiempo, es decir mientras se expulsan las toxinas acumuladas en el organismo, una vez liberadas éstas, ya no se despide mal olor, ni en el aliento, ni en la transpiración, ni siquiera en la orina y las deposiciones. Esto es debido a que ese olor desagradable que se atribuyen a los ajos, no es debido a los ajos propiamente dicho, sino a las toxinas acumuladas en el organismo que, al combinarse con los activos principios eliminadores del ajo, despiden ese olor desagradable.

La avena es nutritiva, emoliente, pectoral, diurética. Gracias a sus propiedades hidratantes, la avena contribuye a mejorar el aspecto de la piel, logrando así aportar antioxidantes naturales (vitamina B1 y E, proteína, calcio, hierro, magnesio, zinc, cobre y manganeso) que detienen el deterioro prematuro de la dermis. La avena no sólo ofrece suavidad a la piel sino que también es buena para reducir las impurezas y humectarla, ya que ayuda a proteger la capa superior de la piel y es excelente para el cuidado de pieles sensibles y secas.

Actúa como fuente de energía y cuida la línea, contrario al mito, la avena, consumida con mesura (2 cucharadas tienen un aporte de aproximado de 100 calorías) no engorda y además ayuda a reducir los kilos de más. Al contener fibra soluble, esta actúa como regulador metabólico. Además, es un alimento saciante que ayuda a regular la sensación de apetito, ya que aporta energía durante largo tiempo. También tiene propiedades diuréticas por lo que ayuda a reducir la acumulación de líquidos en el cuerpo.

Indicador Energético (Cocinando con los Dioses)