El carnaval más largo del mundo

0
595

Imagen1

Cuarenta días. Y cuarenta noches. Es lo que dura la fiesta en Uruguay. Durante ese tiempo, no faltan ni murgas a la gaditana ni sambodrómo calcado al de Río de Janeiro ni reinas con aires tinerfeños. Eso sí, aquí el ritmo lo marca el candombe, una forma de expresión importada por los esclavos africanos que recalaron en el país latinoamericano.

Nada de un par de días, una semana o, como mucho dos, como disfruta el resto de mortales en medio planeta. En Uruguay, el carnaval se alarga hasta los cuarenta días, con sus cuarenta noches. Y a todo trapo: no faltan murgas con crítica social guasona incluida, sambódromo al estilo de sus vecinos brasileños o reinas made in Tenerife. Eso sí, aquí los tambores asumen el protagonismo día a día a golpe de candombe, el ritmo que trajeron los esclavos africanos que cayeron por estos lares allá por el siglo XVI y adelante. Le contamos todos los detalles de esta cuarentena carnavalera.

carnaval 2

El carnaval, que se extiende hasta marzo, arranca con un desfile en la calle 18 de Julio, la más emblemática de Montevideo, en el que participan hasta 71 comparsas. Luego están las fiestas por barrios, el concurso de murgas del Teatro de Verano (con cinco categorías diferentes: murgas, humoristas, parodistas, revistas y comparsas de negros y lubolos, blancos disfrazados de negros), los tambores del candombe, las carrozas de las reinas.. Y todo, en honor al dios Momo, dios y señor del carnaval uruguayo.

carnaval 3

Las murgas que se suceden durante los 40 días que dura el carnaval de Montevideo están compuestas por entre 13 y 17 personas. El bombo, los platillos y los redobles no pueden faltar. Tampoco ese aire a caballo entre la Comedia del Arte y las máscaras venecianas, dos fuentes de las que bebe el festejo en su versión uruguaya.

carnaval 4

El llamado Desfile de las Llamadas remite a aquella época en la que los esclavos de origen afroamericano se comunicaban entre sí haciendo sonar sus tambores a ritmo siempre del candombe, una danza procedente de la cultura yoruba del Continente Negro. También dicen las crónicas que la llamada remitía a los toques dados para reunir a la comunidad durante las tres comidas del día.

 

carnaval 5

El país cuenta, desde 1952, con su propia organización de Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos Populares del Uruguay (DAECPU). Su creación fue básica para que, unos años más tarde, surgiera el primer Desfile de Llamadas oficial, lejos de las comparsas que se venían repitiendo de barrio en barrio de forma improvisada.

carnaval 6

No faltan gigantes ni cabezones (que no cabezudos; aquí se trata de disfrazarse disfraces de personajes populares a golpe de ironía) ni Reina del Carnaval ni murgas ni desfiles. Y es que hasta los presos cuentan con tres carrozas propias durante los días de carnaval, autorizados, eso sí, por el mismísimo Ministerio del Interior del país. La Junta Nacional de Drogas luce otra para difundir un mensaje en contra del consumo de alcohol y drogas en un país donde se ha aprobado una ley inédita sobre el comercio de marihuana.

carnaval 7

El Gobierno uruguayo declaró a su carnaval Fiesta de Interés Nacional en 2007, aparte de estar considerada la máxima celebración popular del país. Por eso, no sorprende que la primera comparsa, Raza africana, se creara en 1865. Y que su primera actuación se organizase en 1872 en el Teatro Solís, todo un emblema cultural de Montevideo.

carnaval 8

El puerto de Montevideo era la única vía de entrada de los esclavos africanos durante el virreinato del Río de la Plata. De sus andanzas (y de sus tambores) por los barrios de Sur y Palermo, entre calles angostas, casonas antiguas y balcones al estilo ibérico, surgieron sus ritmos. Y su candombe, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco desde 2009.

carnaval 9

El candombe (nada de tilde en la «e») es un ritmo de percusión único en el mundo que hunde sus raíces en dos pueblos, el uruguayo y el africano, con la llegada de estos últimos como esclavos en el siglo XVIII. Hoy en día, es tan tradicional en el país latino como el mate o el tango. No en vano, podrá encontrar espectáculos de candombe cualquier noche del año (no sólo en carnaval). Basta con hojear la agenda cultural y noctámbula de la ciudad.

carnaval 10

Arriba puede ver algunos de los personajes clásicos del carnaval como el Gramillero, aquel viejo mitad médico mitad brujo que siempre anda cerca de la Mama Vieja con un maletín repleto de hierbas y demás elementos curativos (o afrodisíacos, que también…) para mantener bien lejos el mal. Faltaría el escobero, un guía religioso que marca el ritmo de los tambores haciendo malabares con su escoba (de ahí el nombre), barriendo así el mal y la muerte.

carnaval 11

Una de las características de este carnaval latinoamericano es que se vive en la calle (por algo estamos en pleno verano montevideano…), no sólo a través de sus desfiles sino del concurso de murgas del Teatro de Verano. Como dato, la primera murga ganadora fue La gaditana que se va. Corría el año 1910.

carnaval 12

La tradición de las murgas a la gaditana viene del siglo XIX, sí. Pero el primer documento escrito del carnaval de Montevideo se remonta a dos siglos atrás, a 1760 para ser exactos, cuando se promulgó un edicto que regulaba la celebración de la fiesta. Una de las normas clave: nada de armas de fuego. Otra: prohibido disfrazarse con uniformes oficiales tipo bombero o policía. Ya sabe…

carnaval 13

Si al ver estas imágenes le vienen a la cabeza las murgas del sur patrio, tranquilo. No en vano, dice la leyenda que un grupo de gaditanos expertos en zarzuela arribó a Montevideo para ganarse la vida a finales del siglo XIX. Les salió tan mal el invento que no tenían ni para el boleto del barco que les regresara a España. Su única ocurrencia fue darle la murga a los montevideanos, ya que uno de ellos, Diego Muñoz, era actor y dirigía un grupo de teatro llamado Murga La Gaditana. Y desde entonces…

 

carnaval 14

He aquí los tripos de tambores imprescindibles durante la fiesta: el chico (el más alto en afinación); el repique (es el que improvisa y da colorido al estilo musical) y el piano (su sonido es el más grave). Alrededor, lo suyo es seguir el ritmo desde las gradas, ya sea con un mate en la mano (uruguayo cien por cien) o un pancho (nuestro perrito caliente de toda la vida).

carnaval 15

El Teatro de Verano Ramón Collazo, inaugurado en 1944, es el escenario al aire libre del Concurso de Agrupaciones Carnavalescas, además de todo tipo de conciertos y demás espectáculos durante el año. La programación oficial durante los 40 días de carnaval incluye de todo, destacando los lubolos, personajes míticos de la celebración. O blancos caracterizados de negros.

carnaval 16

El Museo del Carnaval de Montevideo (abierto todo el año) lleva en pie desde noviembre de 2006. Levantado en un antiguo almacén completamente restaurado a dos pasos del puerto, recorre la historia de esta manifestación cultural en Uruguay, con todo tipo de objetos, carteles publicitarios, instrumentos musicales y trajes típicos del festival.

carnaval 17

He aquí una lección acelerada de términos básicos del carnaval uruguayo. Comparsa: dícese de aquella agrupación que interpreta el candombe. Cuerda: nombre del trío de bailarines que hace resonar (a todo trapo) sus correspondientes tres tambores. Mama vieja: el personaje africano encargado de mantener bien lejos la muerte y dedicarse por completo a la alegría.

 

carnaval 18

El colorista Desfile de las Llamadas recorre las calles principales de los barrios Palermo y Sur de Montevideo. Para que usted se haga una idea: el sambódromo de Rio de Janeiro mide 750 metros. El que luce la capital uruguaya durante estos días alcanza los dos kilómetros… Alrededor, no faltan gradas para que el público pueda disfrutar del espectáculo. Y allí abajo, en el desfile, uno puede emular a las míticas escuelas de sambas. La purpurina, las lentejuelas y las plumas hacen el resto.

carnaval 19

He aquí diversas instantáneas del festival en plena faena, así como del ya citado Museo del Carnaval (Rambla 25 de Agosto de 1825, número 218, esquina Maciel, en la llamada Ciudad Vieja). En este último no faltan imágenes en blanco y negro de las históricas batallas entre los carnavaleros y los censores allá por los años 70 y principios de los 80 a causa de la dictadura militar que vivía el país.

carnaval 20

En las calles del sur de Montevideo arrancó esta celebración, allí donde los esclavos afroamericanos malvivían en su día a día. No en vano, a finales del siglo XVIII se calculaba que un tercio de la población de la ciudad era de color. Es más, decidieron consagrar un día a ellos mismo: el de San Valentín o San Baltasar. Ahí arrancó la fiesta, ya que era cuando los patrones les permitían descansar y divertirse. Y lo hicieron a ritmo de candombe.

Pagina visitada: ocholeguas.com