Aldebarán… La Estrella Real

0
380
Captura (1)

Captura (1)Aldebarán, el ojo anaranjado de Tauro, el toro, se acurruca cerca y hacia la derecha inferior del brillante planeta Júpiter mañana a primera luz. Júpiter es el tercer objeto más brillante en el cielo nocturno, después de la Luna y Venus.

Estrella de nacimiento

En el Libro de las estrellas de la Octava Esfera destacan a la estrella Aldebarán entre las demás y la llamaban la «estrella real» porque quién nace con esta estrella en el grado del Ascendente o en el medio cielo, o en conjunción con el Sol o la Luna «demuestra que será rey si fuese de linaje de reyes… o si fuera de otro linaje, será el más honrado de ellos.»

En la práctica totalidad de los textos tradicionales se asocia a Aldebarán con Marte, se asignan interpretaciones duales en este sentido y se expresan en los siguientes términos:

“gran energía, ganancia de poder, y también peligro de violencia o de perder la vida violentamente o perder las ganancias”

Para los astrólogos de todos los tiempos, la estrella Aldebarán tiene una importancia especial y se interpreta junto al resto de los planetas si se encuentra en un punto sensible del tema natal, pues siempre refuerza o hace más notable a este punto y siempre augura sucesos que hacen que la persona vaya mucho más lejos o mucho más allá de lo que se esperaba de él cuando era joven, entre su familia o entre sus compañeros.

Las estrellas bebenias pueden traer felicidad y éxitos notables, pero hay estrellas que como Aldebarán, que por tener una analogía que lo asocia con el planeta Marte, después de traer situaciones felices o éxitos notables puede anunciar infortunios, en función de la Casa celeste en la que se encuentre y la relación con el resto de los planetas del cielo a estudiar. Esas son las llamadas estrellas cóndor, que primero te elevan y luego te dejan caer para que te estrelles y nunca mejor la palabra.

No hay que olvidar naturaleza de Aldebarán es semejante a la de Marte. Ptolomeo decía que si se encuentra: “en los lugares antes citados otorga a la persona que lo posee el don de la elocuencia, firmeza de carácter, popularidad, coraje, ferocidad, integridad, tendencia a la sedición hasta alcanzar una posición de responsabilidad, logro de honores públicos, ganancias de pleitos y ganancias de riquezas pero para otros, pues sus beneficios no suelen durar mucho”. Esta estrella, en su vertiente negativa nos habla de enfermedades y de riesgos de muerte violenta. Todo ello análogo con el planeta Marte.

El caso más fácil de reconocer, el más claro de todos los personajes conocidos lo tenemos en el ejemplo de Jonh F. Kennedy y su esposa Jacqueline.

Kennedy tiene el Sol en el mismo grado que Aldebarán en la Casa VIII, el escenario de la muerte, la acción de esta estrella cóndor se escenificó en la casa de la Muerte, John F-Kennedy es conocido especialmente por su muerte, por su excepcional muerte.

Como es posible que aún haya algún lector escéptico en la materia pero adepto a las casualidades, podemos ver la carta de Jacqueline y veremos rápidamente que tiene en la Casa VII, el escenario del primer matrimonio, al planeta Júpiter, que es el que representa a su marido. Si nos fijamos un poquito mejor veremos que ese Júpiter está en el mismo grado de la estrella Aldebarán, la estrella cóndor que eleva y luego te estrella.

Nadie en su familia ni en su entorno hubiera imaginado un ascenso tan rápido y tan brillante de este político americano que fue una estrella fulgurante, popular, elocuente con coraje que alcanzó un alto puesto de responsabilidad y obtuvo honores públicos pero tuvo un final fatal, siendo el mejor ejemplo típico como el que Ptolomeo nos quiere explicar. Y nadie en la familia ni en el entorno de Jacquelin hubiera podido imaginar que Jacqueline con ese frágil Júpiter en Géminis, hubiera podido tener dos matrimonios tan exagerados como tuvo, los dos ya murieron, claro, la estrella cóndor los estrelló.

Nota: Esta información sólo es válida para el Hemisferio Norte.

¿Cuántas veces te detienes a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?… Recuerda el axioma que dice “Como es arriba… es abajo”… El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.

Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo.
Imitar lo observado  nos conecta en un 70% con la energía del Universo…
Emular lo observado nos convierte en la energía.

Fuentes: radiouniverso.org, astrosyestrellas.wordpress.com
Imagen: http://wiki.astro.com