Las estrellas más brillantes de Aries a la izquierda de la Luna

Constelacion de AriesLas estrellas más brillantes de Aries, el carnero, se encuentran a la izquierda de la gibosa Luna esta noche. Una de las más cercanas a la Luna es Sheratan, con Hamal, la luz guiadora de la constelación, ligeramente más alejada de la Luna.

Aries es una de las constelaciones del zodíaco; se encuentra entre las constelaciones de Piscis, al oeste, y Tauro al este. Dos de sus estrellas son protagónicas estas noches:

Sheratan o Sharatan es la segunda estrella más brillante en la constelación de Aries con magnitud aparente +2,64. Se encuentra a unos 60 años luz de distancia del Sistema Solar.

El nombre Sheratan o Sharatan procede del árabe Al Sharatain o Ash-Sharatan, «Los Dos Signos», la forma dual de Al Sharat, «El Signo»; hace referencia a esta estrella y a la vecina Mesarthim (γ Arietis) como un signo del año que empieza. Sheratan marcaba el equinoccio vernal en tiempos de Hiparco de Nicea, aproximadamente en la época que estas estrellas recibieron sus nombres.2

Asimismo, Sheratan y Mesarthim eran el Padevar persa, «El Par de Protección», el Bashish sogdiano, «El Protector», así como el equivalente copto Pikutorion. En Babilonia, según Epping, marcaban la segunda constelación eclíptica Mahru-sha-rishu-ku, «Frente de la Cabeza de Ku».

Hamal o Hemal es la estrella más brillante de la constelación de Aries, con magnitud aparente +2,00.

Hamal (حمال) es un apelativo árabe que significa «carnero», utilizado en esta cultura para designar a la constelación completa. Debido a esta confusión entre estrella y constelación, se la puede encontrar referenciada como راس حمل, rās al-ħamal, «la cabeza del carnero».

Por otro lado tenemos la cercanía de la lluvia de Meteoros LEÓNIDAS1. 

Nota: Esta información sólo es válida para el Hemisferio Norte.

¿Cuántas veces te detienes a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?… Recuerda el axioma que dice “Como es arriba… es abajo”… El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.

Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo. Imitar lo observado  nos conecta en un 70% con la energía del Universo… Emular lo observado nos convierte en la energía.

Fuentes: radiouniverso.org, en.wikipedia.org
Imagen: cienciayhumanismo.blogspot.com

  1. Debido a que el radiante se ubica en la constelación de Leo, esta lluvia de meteoros de noviembre ( con el máximo hacia el día 17 de noviembre y ya observable unos días antes o después) es una de las más espectaculares. Los restos del cometa Temple-Tuttle proporcionan esta fantástica lluvia de meteoros; como el periodo de dicho cometa es de 33 años, cada este tiempo, asistimos a un pico en la intensidad de las Leónidas. La lluvia de 1998 fue memorable hasta 25.000 meteoros por hora. Vemos las luces surgir en la vecindad de la hoz de Leo y recorrer trayectorias considerables de bóveda celeste