Tres polvorientos planetas se observan en la noche.

0
169

Meteoros Líridas

Constelación LyraUna lluvia de meteoros famosa pero tenue alcanza su mejor momento las próximas noches, la Luna estará ausente parte de la noche, permitiendo un cielo oscuro para los escasos meteoros que lo crucen.

Hoy tenemos la oportunidad de observar a las Líridas, una lluvia de meteoros cuyo radiante (punto de origen) está ubicado en la constelación de Lira. Su punto de mayor intensidad será esta noche, un día después de que la Luna llegue a su cuarto creciente.

La lluvia de meteoros líridas es obra de un cometa que visita el interior del sistema solar una vez cada cuatro siglos. Al acercarse al Sol, parte de su helada superficie se vaporiza, lanzando al espacio diminutos trozos de roca.

La Luna se desliza entre los planetas Marte y Saturno durante las próximas noches. Esta noche Marte está hacia la derecha superior de Marte al caer la noche. Busque a una estrella brillante anaranjada. El dorado Saturno está ligeramente hacia la izquierda inferior de la Luna

La Luna, Marte y Saturno

Hoy hay tres mundos «sucios» en el oeste cuando empieza a anochecer.

Luna, Marte y SaturnoEl miembro más evidente del grupo es la Luna. Su superficie tiene una cubierta polvorienta. El polvo se formó cuando asteroides diminutos bombardearon la superficie, pulverizando rocas volcánicas. El polvo puede cobrar carga eléctrica, y levitar de vez en cuando por encima de la superficie.

A la derecha de la Luna busque al planeta Marte, que parece una estrella anaranjada.

La superficie de Marte también está cubierta de polvo, además de granos de arena que pueden formar dunas gigantescas. Fuertes vientos mueven a las dunas por la superficie. También levantan algunas partículas hasta el cielo, dándole un color anaranjado o rosado. Ráfagas circulares de viento crean «remolinos de polvo» que pueden tener más de mil millas de altura.

El planeta Saturno está hacia la parte inferior derecha de Marte, apenas por encima del horizonte.

Saturno no tiene superficie sólida pero Titán, su gran luna, sí. Su zona intermedia está completamente rodeada por dunas de arena de alturas de hasta treinta pisos. Están compuestas de hidrocarbonos congelados que empiezan en la atmósfera como gotas diminutas. Las gotas se juntan y se funden parcialmente, por lo que se pegan, componiendo granos de arena que caen a la superficie.

¿Cuántas veces te detienes a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?… Recuerda el axioma que dice “Como es arriba…es abajo”… El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.

Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo.
Imitar lo observado  nos conecta en un 70% con la energía del Universo…
Emular lo observado nos convierte en la energía.