Benedicto Spinoza

0
208

Benedicto espinozaBaruch (o Benedictus, Benedict,  Benedicto) Spinoza es uno de los más importantes filósofos-y sin duda el más radical- de la etapa temprana del periodo del modernismo. Su pensamiento combina un compromiso con los «los principios metafísicos y epistemológicos» de cartesianismo con los elementos del antiguo «estoicismo y el racionalismo judío medieval» en un sistema sin embargo, muy original. Su punto de vista muy naturalista de Dios, el mundo, el ser humano y el conocimiento sirve para fundamentar una filosofía moral centrada en el control de las pasiones que conducen a la virtud y la felicidad. También sentará las bases para un pensamiento político muy democrático y una crítica profunda de las pretensiones de la Escritura y la religión sectaria. De todos los filósofos del siglo XVII, tal vez ninguno tiene más relevancia hoy en día que Spinoza.

Benedicto Baruch Spinoza nació en un linaje de Cripto-Judios españoles – a través de su abuelo y su padre – Judios que viviendo en la post-Islamismo, que se vieron obligados a adoptar el cristianismo, mientras que en secreto mantenían la fe judía. Su padre era un comerciante de Amsterdam, lo que le permite a su hijo a seguir una educación a fondo en la filosofía medieval, las obras de Descartes, Hobbes y otros contemporáneos. Estudió latín y leyó Cicerón, Tito Livio, Ovidio y Terrence. Spinoza era también un miembro de la comunidad sefardí de Amsterdam.

Spinoza, sin embargo, fue un pensador independiente, que rechazó las lecturas tradicionales de la Escritura, y por lo tanto causando una desviación de la ortodoxia judía. No estaba de acuerdo con las tendencias de antropomorfizar a Dios, con el argumento nociones teologicas poco sólidas o ilógicas como sosteniendo que las Escrituras no afirman que los ángeles existen, o que el alma es inmortal. En su lugar, promueve modernos métodos históricos y críticos para el estudio de la interpretación bíblica. No es de extrañar, su naturaleza franca lo haya expulsado de la sinagoga por pensamiento herético, y en la  práctica en 1656, debio latinizar su nombre a Benedicto XVI.

Aprovechó la oportunidad para enseñar en una escuela para los niños, sobre la base de que podía seguir siendo un pensador independiente de la situación política asociada con otra oportunidad de empleo que se negó reiteradamente-la designación de una cátedra en la Universidad de Heidelberg. En cambio, él aprendió el oficio de manufacturar los lentes de las gafas y los telescopios, mientras que la enseñanza en su puesto humilde, le ayudo a mantener una independencia económica. Sin embargo, su fama como filósofo atrajo a muchos pensadores con ideas afines, incluyendo Gottfried Leibniz.

Con casi treinta años, Spinoza supervisó un grupo de discusión sobre temas filosóficos y teológicos. Con sus propias ideas desarrolladas, decidió ir a un retiro de Amsterdam a una casa de campo en Rijnsburg durante tres años para formular por escrito sus principios. En este tiempo escribió un pequeño tratado sobre Dios, el hombre y su bienestar, y en la mejora de la comprensión.

También ha compuesto una versión geométrica de la obra de Descartes “Principios de Filosofía”, que sus amigos y seguidores le animaron a publicar. Parte del propósito del trabajo fue allanar el camino para la publicación de sus propios pensamientos que eran críticos del cartesianismo, produciendo una obra, que le evitara más tarde ser acusado de desconocer a Descartes. Fue publicada en 1663 y fue el único escrito con su nombre en él durante su vida. En la continuación del desarrollo de sus propias ideas, Spinoza escribió su obra más importante, la ética.

En 1663 Spinoza dejo Rijnsburg y se mudó cerca de The Hague. Con la esperanza de publicar la ética, y anticipándose a la controversia, escribió y publicó anónimamente su Tractatus Theologico-Politicus (1670) en el que defiende la libertad de filosofar, en caso de interferencias políticas o religiosas, argumentando a favor de la tolerancia política de alternativas prácticas religiosas. Sostuvo que los cristianos y los judíos podían vivir en paz junto si se elevan por encima de las controversias menores teológica y cultural que los separan. Después de una misión por iniciativa propia y no diplomática a Francia, Spinoza se vio obligado a renunciar a la esperanza de la publicación de la Ética. Sin embargo, sus manuscritos se distribuyeron entre amigos de confianza de Spinoza. A menudo estaba en correspondencia con otros intelectuales y grupos de discusión que fueron formados por estudiantes de sus ideas.

Murió en 1677 de una enfermedad pulmonar, como resultado de respirar el polvo de pulido de lentes. Como se indica en el testamento de Spinoza, Ética, fue publicado póstumamente, junto con algunas de sus otras obras (1677) La ética es de aproximadamente 200 páginas, dividido en cinco partes:

  • En cuanto a Dios
  • La naturaleza y origen de la mente humana
  • La naturaleza y origen de las emociones
  • Servidumbre humana, o la fuerza de las emociones
  • El poder de la comprensión, o la libertad del hombre

Spinoza tenía una gran admiración por la precisión del pensamiento latino y clásico, que se manifiesta en su deseo de formar una estructura unitaria de la Creación de Dios basada en la razón. Los estudiosos han señalado que la ética está estructurada de forma similar a la geometría euclidiana. Cada una de las cinco partes se abre con una breve lista de definiciones y axiomas, y de esta serie las proposiciones (o teoremas) se deducen. Spinoza integró en un principio la primera parte de la ética en forma de diálogo, pero la rechazó por el método geométrico más preciso.

En general, las pruebas geométricas están diseñados de manera que si aceptamos las definiciones y axiomas, en primer lugar, y las deducciones de estos se han hecho adecuadamente, entonces tenemos que aceptar las propuestas que concluyen. Sin embargo, como Leibniz observa, a pesar de que el sistema de Spinoza sigue este estilo, carece de rigor matemático. En consecuencia, la estructura cerrada de Spinoza, el sistema matemático nos obliga a aceptar o rechazar en su totalidad, más que las diferentes deducciones.

El sistema de Spinoza es monista, deductivo y racionalista. Él desarrolló la idea del contrato social, pero a diferencia de Hobbes visualizó una comunidad en la que los seres humanos obtienen el mayor provecho de la renuncia racional de los deseos personales. Por otra parte, rechazó el concepto de libre albedrío, la celebración de la acción humana para ser motivado por la propia concepción de la auto-preservación. Por ejemplo, una persona poderosa o virtuosa, actúa fuera de la comprensión, la libertad consiste en ser guiado por la ley de su propia naturaleza, el mal es el resultado de la falta de comprensión. La ambición suprema de la persona virtuosa es el «amor intelectual de Dios.»

Durante su vida, Spinoza fue una figura controvertida, sobre todo porque su panteísmo filosófico no era muy apreciado en los círculos religiosos judíos o cristianos. Su creciente popularidad en los siglos 18 y 19, influyo diversas personas tales como Goethe, Coleridge y Hegel. Las aportaciones de su pensamiento siguen siendo ampliamente reconocido en la actualidad.

Estas son frases atribuidas a Spinoza:

“No me arrepiento de nada. El que se arrepiente de lo que ha hecho es doblemente miserable.”

“La experiencia nos ha demostrado que a la persona no le resulta nada más difícil de dominar que su lengua.”

“Si no quieres repetir el pasado, estúdialo.”

“Sólo es libre aquello que existe por las necesidades de su propia naturaleza y cuyos actos se originan exclusivamente dentro de sí.”

“Comprender es el principio de aprobar.”

“Las ideas no son unas pinturas mudas sobre una pizarra; una idea, en tanto que es idea, incluye una afirmación o una negación.”