Nuestra Señora de Lourdes

Lourdes

La fe profesada a la virgen, los mensajes dejados tras el fenómeno y los milagros concedidos convertirán este sitio en un fenómeno de sanación y peregrinación. Un ejemplo de fe que que llevara al mundo un mensaje de Paz.

Era un 11 de febrero de 1858, cuando en un pequeño pueblo de los Pirineos en Francia llamado Lourdes, en la margen del río Gave, María, la madre de Jesús se manifestó de manera directa apareciéndose ante una niña, llamada Bernadette (Bernardita) Soubirous.

Bernardita, quien nació el 7 de enero de 1844, iba caminando con dos amigas, su hermana menor llamada María y Juana Abadie, por el sitio de la Roca de Masabielle. En su camino debían atravesar un pequeño río, pero la enfermiza Bernardita que padecia de asma, no podía meter los pies en agua fría, por lo que se quedó a un lado del río, mientras las otras dos niñas iban a buscar la leña.

En ese momento Bernadette experimento la experiencia de manifestación, según describió: “sentí como un fuerte viento que me obligó a levantar la cabeza. Volví a mirar y vi que las ramas de espinas que rodeaban la gruta de la roca de Masabielle se estaban moviendo. En ese momento apareció en la gruta una bellísima Señora, tan hermosa, que cuando se le ha visto una vez, uno querría morirse con tal de lograr volverla a ver”.

Bernadette“Ella venía toda vestida de blanco, con un cinturón azul, un rosario entre sus dedos y una rosa dorada en cada pie. Me saludó inclinando la cabeza. Yo, creyendo que estaba soñando, me restregué los ojos; pero levantando la vista vi de nuevo a la hermosa Señora que me sonreía y me hacía señas de que me acercara. Pero yo no me atrevía. No es que tuviera miedo, porque cuando uno tiene miedo huye, y yo me hubiera quedado allí mirándola toda la vida. Entonces se me ocurrió rezar y saqué el rosario. Me arrodillé. Vi que la Señora se santiguaba al mismo tiempo que yo lo hacía. Mientras iba pasando las cuentas de la camándula Ella escuchaba las Avemarías sin decir nada, pero pasando también por sus manos las cuentas del rosario. Y cuando yo decía el Gloria al Padre, Ella lo decía también, inclinando un poco la cabeza. Terminando el rosario, me sonrió otra vez y retrocediendo hacia las sombras de la gruta, desapareció”.

Unos días después, la Virgen apareció de nuevo ante Bernadette en el mismo lugar. Al llegar la historia a oídos de su madre, esta se disgustó mucho acusando a la niña de inventar historias; a Bernadette le fue prohibido volver a la roca y a la gruta de Masabielle. Aun así muchas personas le pedían volver a la gruta, su madre viendo esto le dijo que consultara con su padre al respecto. El señor Soubiruos, después de pensar y dudar, le permitió volver el 18 de febrero.

Virgen de LourdesBernadette, acompañada por varias personas, fue a la gruta. Al llegar todos comenzaron a rezar el rosario, en ese momento aparece por tercera vez la Virgen.

Según Bernadette: “Estábamos rezando el tercer misterio, la misma Señora vestida de blanco se hizo presente como la vez anterior. Yo exclamé: ‘Ahí está’. Pero los demás no la veían. Entonces una vecina me acercó el agua bendita y yo lancé unas gotas de dicha agua hacia la visión. La Señora se sonrió e hizo la señal de la cruz. Yo le dije: ‘Si vienes de parte de Dios, acércate’. Ella dio un paso hacia delante”.

La Virgen pidió a Bernadette: “Ven aquí durante quince días seguidos”. La niña le prometió hacerlo y la Señora le expresó “Yo te prometo que serás muy feliz, no en este mundo, sino en el otro”.

Papa Pío IX concedió al santuario el título de Basílica en 1874 y en 1876 corono solemnemente la estatua de la Virgen. León XIII aprobó el oficio y misa de Lourdes. Pío X en 1907 extendió la celebración de Nuestra Señora de Lourdes a toda la Iglesia. Pío XI elevó al honor de los altares a Santa Bernardita el 8 de Dic 1933. Pío XII presento la encíclica «La peregrinación a Lourdes». Juan XXIII dijo «La Iglesia, por la voz de sus Papas, no cesa de recomendar a los católicos que presten atención al mensaje de Lourdes». Finalmente, Juan Pablo II es el primer Papa que ha peregrinado a Lourdes, en el año de 1983.

Conectemos con su energía viendo los documentales de Lourdes.

Nuestra Señora de Lourdes 1

Nuestra Señora de Lourdes 2