Simón Bolívar

0
763

Simon BolivarNacido Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios Ponte y Blanco, hijo de criollos ricos en Caracas, Venezuela, un 24 de julio de 1783, su padre murió cuando él tenía tres años y su madre seis años después.

Simón fue criado por un tío como tutor, así permaneció bajó la custodia de don Carlos Palacios y Blanco. En aquel entonces, Simón Rodríguez era maestro de Bolívar, él lo expuso a los escritores de la Ilustración, como Voltaire y Rousseau, que fueron inspiración para la Revolución Francesa. El maestro Simón Rodríguez, huyó del país cuando fue acusado de ser sospechoso de conspirar para derrocar el gobierno colonial de España en 1796.

A los 16 años, Bolívar fue enviado a España para completar su educación y en el camino, su barco se detuvo en Veracruz. Durante una audiencia con el virrey, audazmente elogió la Revolución Francesa y la independencia americana, lo que puso a las autoridades españolas nerviosas.

En 1800, conoció a la joven María Teresa Rodríguez del Toro y Alaiza (20 años), él tenía 17, y se casó con ella, hija de un noble español, y regresó a Caracas con ella en 1802. Después de una corta estadía en Caracas se trasladaron a la «Casa Grande», sólo para contemplar su muerte un año después de la fiebre amarilla. Bolívar decidió regresar a Europa para sumergirse en el mundo intelectual y político.

En París se dedicó junto a su antiguo maestro Simón Rodríguez a la lectura de los clásicos y a ilustrarse en diversos campos del saber universal, fue allí donde conoció a Alexander von Humboldt, que acababa de regresar de América del Sur. Humboldt le dijo: «Creo que su país está listo para su independencia. Pero no puedo ver al hombre que es para lograrlo», un comentario que marcaría a Bolívar el resto de su vida.

También fue testigo de la coronación de Napoleón como emperador el 2 de diciembre de 1804.Bolívar estaba horrorizado con lo que él sentía era una traición a los principios de la Revolución, sin embargo, tomó nota de la capacidad de un hombre para cambiar el curso de la historia.

Viajo a Roma, donde de nuevo se cruzó con Humboldt y con Rodríguez. El 15 de agosto de 1805, Bolívar con Rodríguez, en el Monte Sacro (que algunos conocen como Aventino), una de las siete colinas sobre las que se construyó la antigua Roma y símbolo de la libertad entre patricios y esclavos. El joven de 22 años de edad, de rodillas y, sujetando las manos de su maestro, se comprometió a liberar a su país. Después de regresar a París, Bolívar se embarcó a América para llegar a casa en 1807.

En 1810, el consejo de la ciudad de Caracas comenzó un movimiento independentista y envió a Bolívar a Londres en busca de protección británica contra Francia para apoderarse de Venezuela. Sin encontrar ayuda Bolívar contrato a Francisco de Miranda, para dirigir el nuevo movimiento independentista.

En Londres, a Bolívar se le hizo retrato pintado más famoso, de allí partió el 21 de septiembre, para no volver jamás a Europa. En marzo de 1811, ante un congreso nacional reunido en Caracas, Bolívar dio su primer discurso público «Vamos a colocar la primera piedra de la libertad americana, sin temor. Para dudar es perecer». La República fue declarada el 5 de julio, y Venezuela se convierte en la primera colonia en tratar de liberarse del imperio español. Más tarde pediría la abolición de la esclavitud.

Bolívar se hizo teniente coronel a las órdenes de Miranda, Su primera empresa militar fue el 19 de julio, un asalto a la fortaleza española de Valencia en el que se distinguió, pero las fuerzas rebeldes fueron rechazadas, insistieron y la obligaron a capitular el 19 de agosto después de las fuertes pérdidas en ambos lados.

El 26 de marzo de 1812, en la región de Caracas un fuerte terremoto sacudió la región, matando a 10.000 personas. Muchos culparon al movimiento de independencia por desafiar monarca elegido de Dios.

Bolívar fue puesto a cargo del puerto más importante, Puerto Cabello, donde se mantenía a un gran número de prisioneros, así como un gran arsenal de armas y la artillería. La combinación fue fatal: un traidor libero a los prisioneros que se armaron y comenzaron a bombardear la posición de Bolívar. Él y sus hombres apenas escaparon con vida. Bolívar se sintió deshonrado por la pérdida y furioso de que Miranda no había respondido a las peticiones de ayuda.

El gobierno de la Nueva Granada autorizó una fuerza revolucionaria para liberar a los bastiones españoles en el territorio nacional y en Venezuela, encabezados por Pierre Labatut. Bolívar, tomó 200 de los hombres y atacó con audacia una guarnición española, capturando suministros y los barcos. Una pequeña victoria seguida de otra y engrosaron las filas de los rebeldes.

Como resultado de sus acciones, Bolívar fue nombrado comandante en jefe del ejército de Nueva Granada. Tuvo que improvisar tácticas sobre la marcha.

Tomo 650 hombres, volvió a entrar en Venezuela en mayo de 1813. Frente a 4.000 soldados españoles, la expedición de Bolívar parecía temeraria. Usando la velocidad y la sorpresa, fue en contra de las unidades del ejército español y de la población se levantó para engrosar las filas de los republicanos. También reclutó al enemigo, ofreciendo amnistía para los desertores, y amenazando con matar a los españoles capturados.

En la madrugada del 31 de julio, en la Batalla de Taguanes aplastó a los realistas. Fue la primera victoria de Bolívar a gran escala de la guerra de América del Sur. Entro en Caracas el 07 de agosto a sus 30 años, y se le dieron poderes dictatoriales, aunque la mitad de Venezuela se mantuvo bajo control de la corona, con 10 veces el número de tropas mejor equipadas y capacitadas.

El 10 de noviembre, Bolívar infligió lo que parecía ser una derrota a los llaneros y los soldados españoles en Barquisemeto, pero en medio de la persecución, alguien hizo un llamado a retirarse, dejando el ejército en la confusión y los roles se invirtieron. La primera derrota en batalla de Bolívar, en un año y medio.

El 28 de mayo, Bolívar se enfrenta a 1.000 realistas atrincherados en las colinas por encima de las llanuras de Carabobo. Aunque sus hombres estaban pobremente armados, decidió arriesgarlo todo. El asalto fue tan implacable que los españoles huyeron.

Sin embargo, con sus hombres casi desnudos y la temporada de lluvias convertir la región en un pantano, Bolívar, se encontró el 15 de junio, con 3.000 soldados en La Puerta contra de igual número de Boves, y esta vez el derrotado fue Bolívar, apenas logrando escapar del campo. Con Boves marchando a Caracas con su número de hombres en aumento día a día, 20.000 personas huyeron de la ciudad.

En Aragua, Boves se encontró con los restos del ejército patriota y 4.000 hombres, en su mayoría de Bolívar, Boves murió en una de las batallas más sangrientas de la guerra de América del Sur por la independencia.

Los realistas obtuvieron el control de Venezuela a finales del año, reforzados en mayo de 1815 por 11.000 veteranos de las guerras napoleónicas, la mayor expedición de los españoles había enviado alguna vez a las Américas.

Siempre optimista, Bolívar escribió a sus conciudadanos: «He sido elegido por el destino para romper sus cadenas … lucha y venceremos. Porque Dios victoria de las subvenciones a la perseverancia.» Exhortó a sus hombres que la desgracia fuese la «escuela de héroes». Bolívar se embarcó para Jamaica, con la mayoría de sus oficiales. Allí, Bolívar escribió su documento más famoso, Carta de Jamaica, en la que declaró: «Un pueblo que ama la libertad, al final será libre».

El presidente de Haití proporcionó dinero y equipo. En marzo de 1816, la primera expedición zarpó con 250 hombres en siete naves, una fuerza absurda enfrentarse al ejército de 10.000 hombres del rey. Llegaron al día siguiente en San Juangriego y fueron recibidos calurosamente por el pueblo. Pero poco tiempo después fueron rechazados y devueltos a Haití para reaprovisionamiento.

Cuando desembarcó Bolívar en Venezuela de nuevo en Diciembre 1816, tenía 33. Con 500 hombres ataco un fuerte cercano con 1.500 enemigos, sin importarle los 16.000 en Caracas.

En enero de 1818, 3.000 soldados de Bolívar marcharon 563 kilómetros a través de una región pantanosa para unirse a la caballería de Páez. Armados principalmente con lanzas, arcos y flechas, sorprendieron a una guarnición española tras otra. El comandante español en Venezuela y Nueva Granada, Pablo Morillo, apenas pudo escapar.

Bolívar concibió una de las campañas militares más audaces de la historia, los Andes eran considerados intransitables en invierno (del hemisferio sur) y los españoles vigilaban la frontera de la Nueva Granada en forma ligera. Llamó a un consejo de guerra de sus generales, todos ellos menores de 40 años, en una cabaña sin muebles para hablar de su idea el 23 de mayo. Al igual que Aníbal había pasado años preparándose para su viaje épico a través de los Alpes, una semana había 2.500 rebeldes de Venezuela harapientos al pie de las montañas. Cruzaron 10 ríos desbordados, llanuras inundadas a menudo hasta la cintura, lluvias torrenciales constantes. El 25 de junio, comenzaron el ascenso a las montañas. Bolívar continuamente subía y bajaba sus líneas para impulsar a sus hombres hacia adelante.

Cerca de 1.000 los hombres murieron en el camino, quienes llegaron al otro lado estaban medio muertos de hambre y habían dejado caer sus armas en el camino, pero encontraron una población ansiosa de reabastecerlos. Después de algunas escaramuzas los españoles, llegaron frente a los rebeldes a la región del Pantano de Vargas en una posición bien defendida por 3.000 soldados el 24 de julio. Después de que la caballería de los revolucionarios ganaron en el terreno escarpado y la legión extranjera parecía pan comido una victoria con un asalto de bayoneta, los españoles les empuja hacia atrás. Estaban en punto muerto.

En Boyacá, el 7 de agosto, los rebeldes impidieron a los realistas de cruzar un puente impidiéndoles llegar a la guarnición de Bogotá. En un choque de dos horas, capturaron a la mitad de los 3.000 soldados españoles, el resto fueron sido asesinados o huyeron del campo de batalla. Los españoles comenzaron a evacuar Nueva Granada y se corrió la voz que el imperio estaba llegando a su fin. Los ciudadanos neutrales comenzaron a apoyando activamente a Bolívar.

El 24 de junio, el general español La Torre llevó 5.000 soldados a Carabobo para bloquear los dos pasos que podrían permitir a los rebeldes a avanzar hacia Caracas. Él cometió algunos errores decisivos en la situación: un flanco débil derecho, sin francotiradores en los bordes, y la caballería demasiado lejos hacia atrás para ser llamada en una manera oportuna.

Bolívar, con 6.500 hombres, envió a Páez con la caballería y la infantería, incluyendo el batallón británico, a la parte posterior derecha del enemigo, pero al cortar a través de los arbustos pesados los españoles reforzaron su derecha y el fuego se concentro en las tropas de Páez, repeler el ataque inicial, requirió a los patriotas a subir a través de barrancos. Pero cuando el exceso de confianza española estalló y los persiguió, los realistas enfrentaron a los veteranos británicos de las guerras napoleónicas, despedazándolos con fuego disciplinado a corta distancia. Sin munición, los británicos calaron bayonetas y la derecha española se derrumbó.

Las principales fuerzas de ambas partes no habían participado todavía, pero al ver Bolívar el resultado a la derecha, ordenó un ataque completo. Una tercera parte de las tropas españolas fueron capturadas y otro tanto fueron muertos o heridos.

La región entre Cali (Colombia) y Guayaquil (Ecuador) seguía siendo un bastión español después de la victoria de Carabobo. Bolívar había enviado al general Antonio José de Sucre al sur para ayudar a los revolucionarios locales y él había logrado cierto éxito. En marzo de 1822, Bolívar partió con 3.000 soldados, pero un tercio de ellos murieron por la exposición o el acoso de las guerrillas leales a España.

El 7 de abril, se topó con 1.800 tropas españolas en una posición aparentemente inexpugnable en el espeso bosque en Bombana. Bolívar ordenó el ataque frontal bajo la luna llena, y perdió un tercio de sus 2.000 hombres.

Sin embargo, mientras los españoles se estaban concentrando en Bolívar, Antonio José de Sucre los había rodeado, y derrotó a las tropas realistas posicionados cerca de Quito, la capital de Ecuador. Partiendo de esa base, fue capaz de derrotar a las fuerzas españolas y Bolívar llegó a Guayaquil.

Las Fuerzas bajo el mando de José de San Martín, un veterano de 20 años de servicio a la corona, y Bernardo O’Higgins, hijo de un irlandés que se había convertido en virrey del Perú, habían terminado el colonialismo en Chile y Argentina. Entre sus ejércitos y las tropas de Bolívar estaba el Perú, con 19.000 españoles, el último ejercito del imperio. San Martín estaba bien abastecido y bien armado cuando marchó por los Andes con 4.500 veteranos a tomar Lima en junio de 1821. Sin embargo, no había sido capaz de llegar hacia el interior.

El 26 de julio de 1822, San Martín y Bolívar se reunieron en Guayaquil para ver cómo podían trabajar juntos. No hay registro de la reunión, pero no parecieron llevarse bien personalmente y tenían visiones diferentes para el continente. San Martín estaba muy desanimado por la insistencia apasionada de Bolívar de que sus opiniones prevalecerán y se retiró de inmediato a Francia. Perú quedó en manos de Bolívar.

En junio de 1824, Bolívar reunió un ejército de 9000 hombres en el Perú, para moverlo a 966 kilómetros sobre los Andes. Inadecuadamente vestidos, sufriendo del sol, la ceguera, la falta de oxígeno, y los peligros de los precipicios vertiginosos, subieron 3.657 metros. Uno general inglés, veterano de mucho tiempo en Europa, lo describió como la operación militar más difícil que había realizado en la historia.

El 6 de agosto, Bolívar llegó de las alturas a las llanuras de Junín. A continuación, vio parte del ejército español moverse a través de las llanuras. Bolívar envió a 900 de sus jinetes para atacar a la caballería real de 2000 hombres por su parte posterior. El choque duró 45 minutos, sin disparos solos lanzas y espadas. Los patriotas perdieron 120 hombres, los españoles 400 y se retiraron en desorden. Iba a ser la última batalla que Bolívar llevaría personalmente contra los hombres del rey.

Bolívar se retiró para atender asuntos políticos y puso cerca de 5.780 soldados bajo el mando de Sucre. El virrey del Perú, La Serna, se llevó a 9.300 soldados y comenzó a perseguir a las fuerzas de Sucre. Un juego del gato y del ratón se produjo a través de los países atravesados por barrancos y ríos profundos.

Los españoles fueron sorprendidos por la ferocidad de la resistencia republicana y cuando cruzaron bayonetas, los españoles perdieron 2.000 hombres y 15 armas de fuego. La Serna fue hecho prisionero y el general al mando se rindió. El Informe de Sucre a Bolívar anunció: «La guerra ha terminado, y se completó la liberación de Perú»

En 1825 el pueblo de Alto Perú decidió formar una nación aparte, al que llamaron Bolivia en honor de Bolívar. Él escribió su constitución y aceptó el cargo de presidente vitalicio.

La lucha por la independencia de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá (un departamento de Colombia), había participado en 696 batallas, con un promedio de 1.400 soldados por la participación.

Bolívar recibió una carta del entonces viejo marqués de Lafayette, en nombre de la familia de George Washington, junto con una medalla de oro acuñado después de la capitulación de Yorktown. Decía: «El segundo de Washington del Nuevo Mundo.» Bolívar se sintió profundamente conmovido.

Simón Bolívar comenzó con fuerza la reconstrucción de los estados devastados. Poco después, los combates entre los estados, conflictos personales y el resentimiento por su carácter hicieron que su influencia disminuyera. Después de un intento de asesinato y con delicado estado de salud, Bolívar renunció a todos sus cargos.

El 1 de julio le informan del asesinato de Sucre, a fines del mes vio publicada en la prensa la resolución del Congreso venezolano de romper relaciones con Colombia mientras el Libertador permanezca en suelo colombiano. Enfermo sus seguidores le convencen a no partir de Colombia.

Bolívar llegó a Santa Marta en estado de postración el 1 de diciembre de 1830, a pesar del buen clima y las atenciones recibidas, su salud empeoró, en los pocos momentos de lucidez logró dictar su testamento y su Última proclama.

Finalmente El Libertador Simón Bolívar fallece el 17 de diciembre de 1830, a los 47 años de edad. A la una y tres minutos de la tarde murió el sol de Colombia, según rezó el comunicado oficial.