Analogía

Gustav FechnerLuz Roja en el UniversoLuzRoja

Salí fuera  desde mi cuarto oscurecido hacia el jardín, sin venda sobre mis ojos. Me pareció como echar un vistazo más allá de los límites de la experiencia humana. Cada flor brilló hacia mí con peculiar claridad, como si arrojara una luz propia en la luz externa. El jardín entero me pareció transfigurado, como si no fuera yo sino la naturaleza misma que acabara de erigirse. Y pensé: de modo que no se necesita más que abrir los ojos de nuevo.

El cuadro del jardín me acompañó hasta el cuarto oscurecido; pero en el crepúsculo estaba brillante y más claro y más hermoso, y de repente pensé que había visto una luz interna como fuente de la claridad exterior de las flores, y en ello la producción espiritual de los colores… y el brillo de las almas de las plantas.
Gustav Fechner

Fechner  vivió saludablemente hasta los 86 años, inmensamente productivo, intercambiando su profesorado de ciencia natural por la filosofía de la naturaleza, formulando el principio de placer en psicología, ampliado más tarde por Freud. El libro sobre el alma que siguió a su regreso a la vida se subtituló: «un paseo a través del mundo visible a fin de hallar lo invisible».