Esfera de Quirón y el Nodo Lunar en el Segundo Camino.

0
359
Las trece esferas del Ser

Las trece esferas del Ser La Esfera de Quirón en el Segundo Camino.

En la Esfera I de Quirón conocí el agradecimiento visceral aquel que no juzga sino reconoce y acepta, algo parecido al tan divulgado Hoponopono enseñanza milenaria que me reconcilio con la vida.

En la Esfera II de Quirón aprendí el significado de “sanar”. Quirón es el sanador del Zodiaco, criado por los Dioses del Olimpo cuando fue abandonado por su madre (Filira) por ser un Centauro producto del engaño de Saturno.

Quirón fue hallado y adoptado por Apolo, quién le enseñó muchas de sus habilidades. Apolo, su padre adoptivo y maestro, era el dios de la música, la profecía, la poesía y la sanación, con ciertas dificultades en su capacidad para relacionarse.

Quirón se convirtió en sabio y profeta, en médico, maestro y músico, siendo el mentor de muchos héroes griegos, como Aquiles, Hércules y Asclepio,  pero con una gran vulnerabilidad producida por el abandono de su madre y un padre ausente.

En la Esfera II yo hable de mi sueño…

Mis recuerdos me llevaron a un sueño que tuve cuando era apenas una adolescente:

Soné que estaba en la cima de una montana que podría ser la parte alta de una de las haciendas de mi padre, yo estaba acostada sobre la grama dando a luz con fuertes dolores de parto, mis manos se enterraban en la tierra mientras yo gritaba desesperada del dolor. Nadie estaba conmigo pero yo sabía que alguien o algo me estaba ayudando, de pronto un dolor que atravesó mis entrañas me hizo saber que había llegado el momento, el sudor cubría mi cuerpo y un cielo intensamente azul era testigo mudo de mis plegarias. De pronto todo cesó…  levante poco a poco mi cabeza para contemplar atónita unas manos sangrando cargando un “Cordero” aún siento en mis oídos el grito ahogado que salió de mi garganta. Desperté temblando, bañada en sudor y con la sensación pélvica de haber dado a luz.

Con el pasar de los años he buscado el significado de ese sueño sin una respuesta que me satisfaga. He preguntado a Chamanes, sacerdotes, ministros, lamas, Rinpoche y hasta recurrí a la Terapia Gestal. Hoy comprendo que la respuesta estuvo siempre en mí, que ese sueño fue el parto de mi compromiso existencial (Esfera Lunar III).

Hoy puedo a través de mi sueño “recordar” lo que sintió Filira al ver a su hijo (mitad hombre y mitad caballo) y desde ese recuerdo me puedo desconectar de la realidad terrenal para descifrar el mensaje simbólico de Quirón.

Comprendí que todo está conectado, que la vida es como un hilo mágico e invisible que vamos alcanzando en la medida que lo tensamos.

En mi grafica natal yo tengo a Quirón en Capricornio enfrentado a su padre (Saturno) y a su padre adoptivo el Sol (Apolo), esto explica mi sed de saber que solo se calma cuando se bebe a sí misma.

Recuerdo la frase de  Kalil Gibran “siempre que acudo a beber a la fuente… encuentro sedienta el agua de la vida. Y me bebe mientras yo bebo de ella”.

12. La Esfera del Nodo Lunar en el Segundo Camino.

En la Esfera I del Nodo Lunar me planté en el PRESENTE cuando me di cuenta que vivía en el pasado de mi futuro y lo hice con PRESENCIA y con ACCIÓN requisito indispensable para “Grabar” en nuestra memoria celular… a partir de allí me convertí en co-creadora de mi futuro.

En la Esfera II del Nodo Lunar comprendí que él es un libro abierto en el que podemos reescribir sus páginas tal y como yo lo estoy haciendo en este momento. Cada palabra que allí se graba es parte de un capítulo vivido, lo que pasa es que no lo hacemos con un computador ni con un grabador, lo hacemos en vivo, el libro es el tiempo y el lápiz eres tú o yo,  o nosotros, nuestro hacer es lo que graba y mientras lo hace se proyecta en el tiempo para preparar nuestro futuro. El Nodo Lunar es llamado por muchos Astrólogos “La caja negra” en analogía con la caja negra de los aviones.

Mis recuerdos me llevan 20 años atrás cuando combinaba mi práctica Astrológica con la Intuición que siempre fue mi fiel compañera, en ese entonces estaba asociada a un muy reconocido Astrólogo. El en su carta natal tiene carencia del elemento Agua (sentimientos) y yo en la mía tengo carencia del elemento tierra (pragmatismo), mi exceso de Agua me permitía “Intuir” “Sentir” “Percibir”, energía que alimenta el Nodo Lunar, él con su exceso de Tierra lograba manejar los conceptos como un malabarista fascinando desde su sapiencia, un día cansado de lo que él llamaba “mis atajos” me convenció de no usar ni mi Intuición ni mi percepción sino sólo mi conocimiento cuando estaba frente a un destino. Ese día baje de Esfera. Simbólicamente arroje al mar mi libro preferido sobre el Nodo Lunar y algo pasó en mi porque logre ponerle gríngolas a mi “Intuición”… Muchos años después cuando ya caminaba a ciegas en el mundo de la lógica El Nodo regresó a mi vida de la mano de un alumno maestro de vidas pasadas y con quien viví  la magia de la “La Mayéutica” método Socrático. (Esfera III)

Próxima entrega: Lunes 11 de octubre, en donde daré fragmentos de la esfera de la Tierra en el segundo camino y daré un preámbulo del tercer camino.