Equinoccio de Otoño.

…cobra vida la frase de Víctor Hugo “Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla, mientras el género humano no escucha”.

Es el momento en el que la luz y la oscuridad permanecen en perfecto equilibrio. La fuerza del pensamiento positivo en un día de Equinoccio es multiplicadora.

“Día de Protagonismo. El Universo como maestro permanente se expresa a través de su festival Solar “Equinoccio”… muchos permanecerán indiferentes ante este magno espectáculo, mientras otros viviremos nuestra Capacidad de Asombro frente a la magia de este evento que año tras año nos da la oportunidad de emular a la tierra nuestra madre tierra generando equilibrio en nuestras vidas.”

Un equinoccio es el momento en el cual el día y la noche duran exactamente lo mismo en toda partes del mundo, representando un momento de equilibrio y re-conexión a nivel global, no es casualidad que uno de los dos equinoccios siempre ocurre con el paso del sol a Libra El signo del balance y la conciencia grupal.

Pero este equinoccio es mucho más que un simple instante que está por pasar, tiene una profunda conexión con el Solsticio que ocurrirá el 21 de Diciembre, durante el cual estaremos cara a cara con la “Profecía Maya” y la masa crítica del “Espíritu de la Navidad”.

Es por esto que convertiremos este día en un ritual con la fuerza del equinoccio, buscando el equilibrio en nuestras vidas, agradeciendo aquellas cosas que hemos recibido hasta hoy y que serán puestas en la balanza de la vida, para conseguir el equilibrio de dar/recibir que nos pondrá en sintonía con el planeta.

Duerme pensando en la brisa del mar, imaginando que el sonido de tu respiración son las ráfagas de viento que mueven las olas…