¿Sabía Usted? del 30 de Septiembre

Mujer tocando el ney o flauta de caña

Mujer tocando el ney o flauta de caña. Pintura del Palacio Hasht-Behesht en Isfahán, Irán, 1669

En un día como hoy nace Jalal al-Din Muhammad Rumi.

También conocido como «Mawlana», «Mavlana» o «Mevlânâ», que significa «Nuestro Señor» en árabe (con sus adaptaciones fonéticas al persa y turco, respectivamente) fue un célebre poeta místico musulmán y erudito religioso que nació el 30 de septiembre de 1207 en Balj, en la actual Afganistán. A través de los siglos ha tenido una significativa influencia en la literatura Persa, Urdu y Turca. Sus poemas son diariamente leídos en los países de habla persa como Irán, Afganistán y Tajukustan y han sido ampliamente traducidos in varios idiomas alrededor del mundo. Luego de su muerte, sus seguidores fundaron la order sufi Mevlevi, mejor conocidos como los «Derviches Giradores», ya realizan una meditación en movimiento llamada «sema» donde los hombres giran sobre sí mismos acompañados por flautas y tambores. Su tumba en Konya es hasta el día de hoy uno de los lugares más importantes de peregrinación del mundo islámico, una segunda Ka’ba para los sufis y el centro espiritual de Turquía.

El tema general de sus pensamientos, así como los de otros escritores sufis, está esencialmente enfocada sobre el concepto de Tawheed (unidad) y la unión con su Amado (la fuente principal) de donde hemos sido cortados y del constante lamento por esta separación y su constante deseo de volver al «cañaveral» (la unidad): Rumi creyó apasionadamente en el uso de la música, la poesía y el baile como medio de búsqueda para alcanzar a Dios.

Los poemas de Rumi se pueden oír hoy en las iglesias, sinagogas, monasterios de Zen, así como en los escenarios del arte y de la música en Nueva York. Según el profesor Majid M. Naini, la vida y la transformación de Rumi proporcionan el testimonio y la prueba verdadera de que las gentes de todas las religiones y procedencias puede vivir juntas en paz y armonía. Las visiones, las palabras, y la vida de Rumi enseñan cómo alcanzar la paz y felicidad interna, para poder, finalmente, parar la corriente contínua de la hostilidad y el odio y alcanzar la paz y armonía globales verdaderas.

Jalal al-Din Muhammad Rumi