Epifania…

“La mano que mece la cuna rige el mundo”. Peter de Vries

Cada día hay en el Universo una estela dejada por la acción de otros seres humanos que al igual que nosotros buscaban la excelencia. Hoy esa  estela o “semilla del día” fue sembrada por… 

La Epifanía… una de las fiestas litúrgicas más antiguas, más aún que la misma Navidad. Para los Cristianos, la Epifanía es popularmente el día de los Reyes magos. Epifanía es una palabra griega que significa “Manifestación”. La manifestación de Dios hecho hombre.

Esta fiesta tiene un origen en la Iglesia de Oriente. A diferencia de la región europea, el 6 de enero en la región de Egipto y Arabia se celebraba el solsticio, festejando al sol victorioso con evocaciones míticas muy antiguas. Epifanio explica que los paganos celebraban el solsticio invernal y el aumento de la luz a los trece días de haberse dado este cambio; nos dice que los paganos hacían una fiesta significativa y suntuosa en el templo de Coré. Cosme de Jerusalén cuenta que los paganos celebraban una fiesta mucho antes que los cristianos con ritos nocturnos en los que gritaban: “La virgen ha dado a luz, la luz crece”.

Entre los años 120 y 140 AD los gnósticos trataron de cristianizar estos festejos celebrando el bautismo de nuestro Señor. Siguiendo la creencia gnóstica los cristianos de Basílides celebraban la Encarnación del Verbo en la humanidad de Jesús cuando fue bautizado. Epifanio trata de darles un sentido cristiano al decir que Cristo demuestra así ser la verdadera luz y los cristianos celebran su nacimiento.

Hasta el siglo IV la Iglesia comenzó a celebrar en este día la Epifanía del Señor. Al igual que la fiesta de Navidad en occidente, la Epifanía nace contemporáneamente en Oriente como respuesta de la Iglesia a la celebración solar pagana que tratan de sustituir. Así se explica que la Epifanía se llama en oriente: Hagia phota (la santa luz).

Esta fiesta nacida en Oriente ya se celebraba en la Galia a mediados del s IV. Donde se encuentran vestigios de haber sido una gran fiesta para el año 361 AD La celebración de esta fiesta es ligeramente posterior a la de Navidad.

Uno de los enigmas de los Reyes Magos más estudiado es la naturaleza de ese brillante astro que los condujo hasta el pesebre de Jesús. Para muchos autores era un cometa o un meteoro luminoso. Algunos creen que pudo haberse tratado del cometa Halley. Kepler, en 1606, afirmó que pudo haber surgido de la conjunción triple de dos planetas, Saturno y Júpiter, en la constelación de Piscis. De todos modos, hay numerosas y variadas interpretaciones al respecto.

¿Cuántos eran los Reyes Magos?

La cita bíblica de San Mateo no habla del número exacto de magos que acudió a honrar con regalos a Jesús. Ni siquiera afirma que fueran reyes. Tampoco especifica sus nombres, sus nacionalidades, la fecha de su visita, ni su destino después de la adoración.

¿Cuántos eran?

El número de Reyes Magos no se cita con exactitud. San mateo no dio cuenta de ello. En distintas representaciones iconográficas realizadas en templos durante los siglos III y IV aparecen dos, tres y hasta cuatro magos. Otras fuentes cristianas (sirias y armenias) pensaron en doce reyes, al relacionarlos con las doce tribus de Israel o con los doce apóstoles. Los cristianos egipcios creían que eran sesenta. En el siglo III, el teólogo Orígenes (185-253) indicó que los Reyes Magos eran tres. Tomando en cuenta la cantidad de regalos ofrecidos a Jesús, se ha aceptado esta versión ya que son tres los regalos que se nombran en el Evangelio de San Mateo: oro, incienso y mirra.

¿De dónde venían?

La mayoría opina que eran originarios de Babilonia o Persia. Babilonia era un gran centro astrológico donde, al igual que en Persia, los magos eran una casta con mucha influencia. Tradicionalmente se considera que eran babilonios, entre otras cosas, por algunos puntos en común con el pueblo judío y porque el resto de Israel estaba rodeado por el Imperio Romano. Pero muchos investigadores los consideran originarios de Persia (la actual Irán) partiendo de la base de que muchas leyendas de la Navidad proceden de costumbres anteriores al cristianismo.

“Energía viva que puedes plantar en tu vida”.

Isaac Newton

Los Tres Reyes Magos

Los Reyes Magos

Navidad Ortodoxa

Stephen Hawking

Simone

Georg Forster

Te invito a que leas la historia de nuestras Semillas tomando conciencia sobre lo que podrías hacer para trascender en el tiempo 1.

Semilla: Personaje que se convierte en efemérides por su legado 2.

Nota: El criterio que utilizo para seleccionar la semilla es basado en las energías activas en el Universo, para así agrandar el radio de acción que podemos alcanzar. 

  1. Todo el mundo sin excepción tiene un alma. Esta esencia de luz es el común denominador que une la creación, el cosmos y la vida. Deberíamos darnos cuenta que en el fondo somos Luz en movimiento. Pero no somos conscientes de esa Luz, de nuestro origen y nos enredamos en los laberintos de la personalidad. La búsqueda espiritual es la búsqueda de nuestra conciencia, de nuestra divinidad interior. Como dice Rodolfo Llinas :

    “La Información es una energía preexistente y fundamental a partir de la cual y con su complejificación se forma la conciencia en sus diferentes grados;  la conciencia de orden superior sólo puede desarrollarse sobre  la base de la conciencia primaria.  Para que la conciencia se dé, es indispensable que la materia posea la Información capaz de entrar en sincronía con la de su medio ambiente.”

    El autor es neurocientífico, director del departamento de fisiología y neurociencia de la escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York durante los últimos 26 años, Miembro de la Academia Francesa de la Ciencia, de la Academia de la Ciencia de los Estados Unidos y de la Real Academia Española de Medicina.  Recuerda que la emocionalidad tendrá el protagonismo que tú le des.

    La gente, embotados sus sentidos, se pierde lo mejor de la vida. O como decía José Ortega y Gasset: “Algunas personas enfocan su vida de modo que viven con entremeses y guarniciones. El plato principal nunca lo conocen”. Sólo cierto ayuno permite despertar de este engaño colectivo, la locura del tener frente a la alegría del ser, que nos hace personas.

  2. En términos de física cuántica cuando emulamos una acción, ésta se convierte poco a poco en realidad. Entonces, si todos lográramos conectar directamente con las acciones de nuestros ídolos de la historia seguramente cada día seremos mejores personas dando forma a las efemérides del futuro.