Notredame, una revolución de las profecías

0
121

Michel Notredame“Una profecía cumplida es una profecía fallida”.1 Michel de Notredame

Cada día hay en el Universo una estela dejada por la acción de otros seres humanos que al igual que nosotros buscaban la excelencia. Hoy esa  estela o “semilla del día” fue sembrada por…

Michel de Notredame, Nostradamus, alquimista, místico, doctor, astrólogo y escritor francés.

Considerado uno de los más renombrados autores de profecías y eventos futuros. Su obra profética Las verdaderas centurias astrológicas y profecías fue publicada por primera vez en 1555. Fue místico, doctor, astrólogo, apotecario y escritor. De niño, Nostradamus demostró grandes aptitudes para las matemáticas y la astrología. De hecho, sus maestros a menudo se ofendían por su defensa de Copérnico y la astrología.

Colaboró con la aristocracia francesa, elaborando horóscopos para la reina Catalina de Médici, prediciendo sorprendentemente la muerte del rey Enrique II y, finalmente, siendo asignado como médico de la corte real por Carlos IX.  Nostradamus empleó varias técnicas para entrar al estado meditativo necesario para acceder a futuras probabilidades.

Para entrar en estado de trance incluyó los antiguos métodos de contemplación de la flama, contemplación del agua o incluso ambos simultáneamente. Estas técnicas fueron diseñadas para detener la mente y así lograr ver internamente. También utilizó una técnica de Branchus, el profeta délfico de Grecia, que consistía en sentarse sobre un trípode de bronce y contemplar el interior de un bol de bronce lleno con agua y varios aceites y especias.

En su carta a Enrique II, Nostradamus dice «he vaciado mi alma, cerebro y corazón de toda preocupación y he logrado un estado de tranquilidad y quietud de la mente los cuales son prerrequisitos para predecir a través del trípode de bronce». En la actualidad, a diferencia de las épocas de extrema censura de Nostradamus, existen muchos libros los cuales explican métodos a través de los cuales entrar en estado meditativo o «frecuencia cerebral theta».

Las primeras líneas, las cuartetas I y II, son un a modo de introducción en las que Nostradamus quiere transmitirnos su secreto, y su fórmula. En efecto:

“De noche, sentado y en secreto estudio…”.

“La vara en la mano entre los sacerdotes de Apolo… Esplendor divino. El divino se sienta a mi lado”.

En una de sus cartas, Nostradamus admitió una evidencia clara: que había escrito sus famosas «Cuartetas» en un extraño lenguaje, un lenguaje que el mismo denominó «Scabreux». En el vocabulario arcano, este lenguaje tiene muchos nombres, pero en el de la Astroalquimia se le suele denominar  «Lenguaje Verde».

Este término tiene la característica que los estudiosos de Nostradamus lo emplean muy a menudo y es para ellos la mejor manera de definir el lenguaje de todos sus escritos. También su manera de escribir era conocida con otra terminología: «El Lenguaje de los Pájaros», por alusión a las leyendas de su origen. 

El lenguaje de los pájaros, que como la música de las esferas, solo puede ser oído por los «Iniciados».

El Lenguaje de los Pájaros era respetuoso y heredado de los antiguos y conservado en ciertas escuelas arcanas. Así tenemos que en su Opera Masónica Mozart y Schikaneder entendieron muy bien la «Naturaleza del Lenguaje de los Pájaros. En la «Flauta Mágica» (cuyo libreto es rico en Lenguaje Verde).

En sus enigmáticos textos el propio vidente francés dejó escrito: «Tras esta guerra, que habrá durado bastante, vendrá un nuevo reino de Saturno y una edad dorada. Dios, el Creador, dirá al oír la aflicción de la gente: ‘Satanás debe ser apartado y atado en lo más profundo’. Y a partir de ese momento empezará una época de paz universal».

“Energía viva, que puedes plantar en tu vida”.

  1. ¿Cuál es la verdadera función de una profecía?