Saturnalia

0
285

antes del amanecerLas celebraciones de la época decembrina están ricamente cargadas de una diversa y gran simbología ancestral, pero su mezcla pagana y religiosa decayó en la época oscura impulsada por la inquisición (principalmente en España) y los puritanos en (Gran Bretaña), los primeros famosos por la cacería de herejes y los segundos por la cacería de brujas.

Esta oscuridad que reino entre 1490 y que perduro hasta pasado 1700. Prohibieron o inhibieron algunas costumbres propias de la Navidad, y aunque la Navidad volvió a Inglaterra en 1660 con Carlos II, los rituales desaparecieron hasta la época victoriana.

La Navidad, tal como la conocemos hoy, es una creación del siglo XIX. Durante estos días las sociedades europeas trataron de modo culto el tratar de alegrar las fechas recuperando simbología antigua en las costumbres y las artes.

puritans

El árbol de navidad, tiene su origen en zonas germanas y se extendió por áreas de Europa y América. Los villancicos se recuperaron de memorias antiguas y se compusieron muchos nuevos. Las tarjetas de navidad no empezaron a utilizarse hasta la década de 1870, aunque la primera de ellas se imprimió en Londres en 1846.

La sombras siempre buscan cernirnos en la oscuridad pero algo de la luz siempre logra pasar; así el resurgir vendrá con la celebración de la luz, del padre, del sol, de la cosecha, de la bondad, de la fuerza que darían origen a la simbólica celebración del nacimiento del hijo de Dios enviado a la tierra, y el sol de nuevo se levantaría invicto.

Muchas son las dudas históricas que se tienen sobre las tradiciones de Navidad, de acuerdo con San Juan Crisóstomo, obispo de Constantinopla, «La Iglesia Romana, coloco a propósito la Navidad entre dos fiestas populares, Saturnalia y las calendas de enero, con el fin de dar algo a los cristianos para celebrar mientras otros se dedicaban a la festejo secular. »

La fecha de 25 de diciembre para la celebración cristiana romana era generalmente aceptada en el Imperio Romano de Occidente, probablemente algún tiempo antes de 336 dC, cuando las partes del calendario Philocaliano (o “cronógrafo del 354” o “Calendario de Filócalo” o es un manuscrito ilustrado romano del siglo IV que contiene una colección de documentos de naturaleza cronológica e histórica, que fueron reunidos en el año 354, decorado por el calígrafo Furio Dionisio Filócalo. No se conserva el original.) fueron compuestas, pero sin duda antes del año 354 cuando el texto fue terminado y el acto de reconocimiento oficial por el Obispo Liberio.

El belén de Navidad poco a poco sustituye a la ceremonia de cumpleaños de Mitra. Es razonable suponer que la conjunción de cumpleaños de Mitra con una fiesta en honor nacimiento de Jesucristo  finalmente conduciría a la hipótesis de que Jesús nació el 25 de diciembre. Esta transferencia, sin embargo, no está explícitamente documentada.

 

La especulación en cuanto a la fecha del nacimiento de Jesús, data del siglo tercero, cuando Hipólito (170 – 236, o San Hipólito) afirma que Jesús nació el 25 de diciembre. La primera mención de algún tipo de celebración en esa fecha en el calendario Philocliano, en representación de la práctica romana del año 336. Más tarde, Juan Crisóstomo (347–407), hablo a favor de la misma fecha de nacimiento. Cirilo de Jerusalén (348 a 386) quien tuvo acceso a los censos de nacimiento original romano, también documentó que Jesús nació el 25 de diciembre. La fecha finalmente se convirtió en la fecha oficialmente reconocida para la Navidad, en parte porque coincidió con la celebración de las fiestas paganas saturnales y el solsticio de invierno. La iglesia, ofreciendo a la gente una alternativa cristiana a las fiestas paganas y, finalmente, reinterpreto muchos de sus símbolos y acciones de manera aceptable para la fe y la práctica cristiana.

El 25 de diciembre se ha vuelto más y más la fecha aceptada del nacimiento de Jesús. Sin embargo, algunos sostienen que el nacimiento ocurrió en épocas, como el otoño. Los seguidores de esta teoría afirman que los inviernos de Judea eran demasiado fríos para que los pastores cuidaran sus rebaños durante la noche. La historia demuestra lo contrario, sin embargo, y tenemos evidencia histórica de que los corderos sin tacha para el sacrificio en el Templo fueron, de hecho, mantenidos en los campos cerca de Belén, durante los meses de invierno.

 

La verdad es que simplemente no sabemos la fecha exacta del nacimiento de nuestro Salvador. De hecho, ni siquiera sabemos con certeza el año en que nació. Los eruditos creen que fue en algún lugar entre el 6 aC y 4 Una cosa está clara: si Dios consideró que era importante para nosotros saber la fecha exacta del nacimiento del Salvador, Él ciertamente nos hubiera dicho de su propia palabra. El Evangelio de Lucas nos da detalles muy específicos sobre el evento, incluso a lo que el bebé que llevaba – «pañales» y donde dormía-«en un pesebre» (Lucas 2:12). Estos detalles son importantes porque hablan de su naturaleza y carácter, manso y humilde. Pero la fecha exacta de su nacimiento no tiene significación alguna, que puede ser por eso que Dios optó por no mencionarlo.

El hecho es que había nacido, que vino al mundo, «Además, el ángel que anunció el nacimiento a los pastores trajo buenas nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo «(Lucas 2:10). [1]

saturnalia-arbolLa navidad es resultado de la visión sincrética (el sicretismo trata de unir en un sistema filosófico de modo conciliado dos o mas creencias o doctrinas diferentes) de muchas tradiciones, esto puede ser apreciado en el estudio de sus símbolos como el árbol de navidad.

Durante esta temporada de fiestas, los romanos traían ramas de hoja perenne para representar los días que comenzaban a alargarse. Pero los romanos no fueron los únicos que utilizan árboles de hoja perenne de esta manera. Egipcios y los druidas tambiéndecorado con árboles de hoja perenne, y los vikingos se considera que la planta especial de su Dios Sol, Balder.

saturnalia-arbol-regalos

En las decoraciones romanas Secunda Floria Zonara, muchos utilizaban verde, franjas, guirnaldas, coronas, etc; y se cernían sobre las puertas, ventanas, escaleras y ornamentación. Los adornos en los árboles incluían símbolos del sol, las estrellas, y las caras del Dios. Originalmente los romanos adornaban los árboles en el exterior, la costumbre de colocarlos en el interior viena más de los alemanes.

La comida era también una decoración primaria, tortas doradas en una variedad de formas eran muy populares, y los niños y las aves competían por el privilegio de despojar a los árboles de sus dulces. Los más comunes tenían formas de símbolos de la fertilidad, el sol, las lunas y las estrellas, formas de bebé, y formas animales del rebaño (aunque, para ser honesto, es difícil saber si algunos de esos moldes antiguos se supone que son cabras o ciervos).

saturnalia-arbolVestir prendas de oro era adecuado, porque el sol es amarillo, es siempre una opción segura para una buena decoración de Saturnalia. Para la Saturnalia moderna, los adornos de cristal, bolas doradas son adornos ideales, ya que se comparan con el sol radiante, así como estrellas doradas y cualquier cosa dorada.

Frutos secos dorados y piñas, y acomodándose a los festones y guirnaldas de follaje sería una bonita manera de reconocer las raíces antiguas de esta ceremonia.

Ya se dijo que árboles en el interior de la casa no es costumbre romana, pero si usted tiene plantas de interior, la decoración de estas estaría sin duda en el espíritu de las fiestas, trate la decoración en adornos dorados o con temas solares. Franjas en brillantes cintas de color rojo o púrpura (2 colores muy romanos, y se ven muy bien con los adornos dorados). La parte superior del árbol con un sol, en lugar de una estrella, después de todo, esta es una fiesta solar.

Muchas son las fiestas ancestrales que componen la mezcla sincrética de la tradición Navideña, una de ellas es Yalda.

shab-e-yaldaYalda, una palabra del asirio o caldeo (un conjunto de dialectos del arameo, que es un idioma semítico hablado en Oriente Medio), importada de la lengua persa por los Asirios cristianos, significa nacimiento (tavalud y melaad son del mismo origen). Se trata de una palabra relativamente reciente y deriba del  «Shab e Cheleh Festival», una celebración del solsticio de invierno el 21 de diciembre. Que ocurria cuarenta días antes de la siguiente fiesta importante persa «Jashn e Sadeh», esta noche se ha celebrado en innumerables culturas durante miles de años.

«Shab-e Yalda», que se celebra el 21 de diciembre, tiene una gran importancia en el calendario iraní. Es la víspera del nacimiento de Mitra, el dios del sol, que simboliza la luz, la bondad y la fuerza en la tierra. Shab-e Yalda es un momento de alegría.

Según Immanuel Velikovsky en sus textos “En el principio”, explica como todo proviene de un fenómeno natural extraordinario, el diluvio y los siete días de la luz brillante que le precedieron inmediatamente fueron una experiencia universal, y dejaron recuerdos imborrables.

shab-e-yaldaComo muchos de los ritos religiosos y celebraciones de todos los credos se remontan a acontecimientos en los que los celestiales dioses Saturno y Júpiter fueron los principales participantes. Entre las más antiguas de todas las celebraciones están las fiestas de la luz de una duración de siete días, que se celebraron en honor de Saturno. Los «siete días de la luz» justo antes del diluvio que abrumo la tierra se recrean en estas fiestas.

Heródoto describe un festival de la luz nocturna se celebra cada año en Sais, en conmemoración de la muerte y la resurrección de Osiris. Fue llamada la Fiesta de las lámparas:

Existe una noche en que todos los habitantes, queman una multitud de luces al aire libre alrededor de sus casas. . . . Estos arden toda la noche. . . . Los egipcios que están ausentes de la fiesta observan la noche del sacrificio, tanto como el resto, con una iluminación general con lámparas, de modo que la iluminación no se limita a la ciudad de Sais, sino que se extiende sobre la totalidad de Egipto.

festival-of-hanukkahEn Roma la fiesta de la luz fue llamada Saturnalia. De acuerdo con la tradición de la Saturnalia se había creado en honor de Saturno, cuando, de repente, después de un reinado largo y próspero, «Saturno desaparecen de repente.» Macrobio escribió que en la celebración de Saturnalia los romanos en honor Saturno solían adornar los altares de, con velas encendidas. . . con velas de cera redonda durante la Saturnalia.» En su tiempo el festival se celebra durante tres días consecutivos, pero Macrobio escribió:

Y, sin embargo, de hecho, entre los hombres de la antigüedad hubo algunos que se suponían que la Saturnalia se prolongaba durante siete días. . . Novius. . . dice: «muy esperada que viene, los siete días de la Saturnalia», y Mummius también. . . dice: «De las muchas instituciones excelentes de nuestros antepasados, la mejor que hicieron son los siete días de la Saturnalia que comienzan con el clima más frío.»

Hannukah y Navidad son dos fiestas de la luz y, como las Saturnales, ambas se remontan a los días del Diluvio Universal. La tradición hebrea dice que Janucá fue establecida para conmemorar el «milagro con el aceite» que se encontró no usado y suficiente para siete días, es una racionalización pobre.

Un terreno mejor para un re-establecimiento de un día de fiesta, tan similar a la Saturnalia, en Judea, fue el hecho de que en el medio del siglo II antes de nuestra era, Roma conquistó Grecia, y al mismo tiempo en la rebelión de la Hashmanaim (más conocido por el nombre de uno de los hijos, Judá Maccabi) contra el gobierno helénico, el pueblo de Palestina se estaban acercando el mundo romano, con sus usos. Parece ser que los romanos fomentaron la rebelión en las provincias helenizados en el momento de la conquista de Grecia. Así, la fiesta de Hanukkah parece ser una adaptación de la Saturnalia romana. [2]

Algunos estudiosos de la cultura romana las fiestas saturnales se iniciaron con rituales y sacrificios en el Templo de Saturno. La estatua del dios estaba hueca y llena de aceite de oliva, como símbolo de sus funciones agrícolas. Sus pies estaban generalmente atados con tiras de lana, que no estaban atadas en Saturnalia.

 

Después de los rituales, los senadores, que tenían la obligación de estar presentes, despedían a la multitud con el grito de «Io, Saturnalia», una señal para dar comienzo a las fiestas felices familiares y otras reuniones privadas. Los regalos tradicionales eran velas de cera y las muñecas, a pesar de que más tarde los regalos de plata se convertirían en tradicionales.

Las decoraciones romanas Secunda Floria Zonara, muchas de las decoraciones utilizaban verde, franjas, guirnaldas, coronas, etc; y se cernían sobre las puertas, ventanas, escaleras y ornamentación. Los adornos en los árboles incluían símbolos del sol. [3]

Las Saturnalias, es un festival en honor al dios Saturno, existen textos antiguos que hablan sobre esta costumbre Romana, uno de los más citados es el de Macrobio, Ambrosio Teodosio (ss. III-IV d.C.). Prosista latino pagano que vivió entre los siglos IV y V d.C. Los Saturnalia, es la obra más extensa de las conservadas de Macrobio. Se trata de un diálogo literario en siete libros, transmitido con lagunas textuales de cierta entidad. Postumiano un amigo de Macrobio, cuenta de tercera mano la erudita conversación que tuvo lugar en el año 384, durante la víspera (16 de diciembre) y en los días de las Saturnalias (17-19 de diciembre). El diálogo discurre alrededor de asuntos variados (religión, historia y filología), pero el tema central es el poeta pagano Virgilio. [4] Este es un resumen de hechos y citas relacionados con la historia de las Saturnalias.

Ya para principios de diciembre, según escribe Columela, el agricultor debería haber terminado su plantación de otoño (De Re Rustica, III.14). Ahora, en el momento del solsticio de invierno (25 de diciembre en el calendario juliano), Saturno, el dios de la semilla y la siembra, es honrado con un festival. La Saturnalia se celebró oficialmente el 17 de diciembre (XVI Kal. Enero), en tiempos de Cicerón, y duraba siete días, entre diciembre 17 y 23. Augusto limito la fiesta de tres días, para que los tribunales civiles no tuviesen que ser cerrados más tiempo de lo necesario, y Calígula la extendió a cinco (Suetonio, XVII, Dión Casio, LIX.6), restaurada por Claudio después de haber sido abolida (Dio, LX.25). Sin embargo, todo el mundo parece haber continuado la celebración durante una semana entera, dice Macrobio (I.10.24), por la celebración de la Sigillaria, llamado así por las figuras de barro pequeñas que luego se vendían.[5]

SaturnaliaMacrobio, en su Saturnalia, crea un simposio imaginario entre intelectuales paganos en los que se ofrece una explicación de la diferente duración de las vacaciones. Originalmente, se celebró en un solo día, el décimo cuarto antes de las calendas de enero. Con la reforma del calendario juliano, sin embargo, dos días se han añadido a Diciembre, y la Saturnalia se celebró dieciséis días antes de las Kalendas (17 de diciembre), «con el resultado que el día exacto no se conoce comúnmente. Algunos observaron además lo que César había hecho con el calendario y otros después de la edad de uso, el festival llegó a ser considerado como una duración de más de un día «(I.10.2). El día original ya fue mencionado en  la Opalia, en honor a Ops, que personificaba la abundancia y los frutos de la tierra, y era la consorte de Saturno. Las dos deidades representaban la producción de los campos y huertos, también se cree que representan el cielo y la tierra. Es por esta razón, dice Macrobio (I.10.20), que los dos festivales se celebraron al mismo tiempo, los adoradores de Ops siempre se sentaban para la oración tocando a la tierra, la madre de todos.

En el calendario romano, la Saturnalia fue designado un día santo, o día de fiesta, en la que los ritos religiosos se llevan a cabo. Saturno, se identificó a si mismo con Cronos, a él se ofrecían sacrificios de  acuerdo con el ritual griego, con la cabeza descubierta. El Templo de Saturno, el templo más antiguo registrado por los pontífices, se dedicó a la Saturnalia, y los lazos de lana que encadenaban los pies de la estatua de culto de marfil se soltaban en ese día como símbolo de la liberación del dios. También era un día de fiesta. Después del sacrificio en el templo, había un banquete público, que según dice Tito Livio que fue introducido en el 217 aC (también puede haber sido un lectisternium, un banquete para el dios en el que se coloca su imagen en señal de su asistencia como invitado). Posteriormente, de acuerdo a Macrobio (I.10.18), los celebrantes gritan Io, Saturnalia en una rito de celebración en el templo.

Saturnalia La Saturnalia era la fiesta más popular del año romano. Catulo (XIV) lo describe como «el mejor de los días», y Séneca se queja de que la «todo se ha dejado ir en los placeres» (Epistles, XVIII.3). Plinio el Joven escribió que se retiró a su habitación, mientras que el resto de la familia celebraba (Epistles, II.17.24). Era una ocasión para celebrar, visitar a amigos, y la presentación de los dones, sobre todo velas de cera (cerei), tal vez para significar la luz que retorna después del solsticio, y Sigillaria. Marcial escribió Xenia y Apophoreta para la Saturnalia. Ambos fueron publicados en diciembre y la intención de acompañar a los «regalos invitados» que se dieron en esa época del año. Aulo Gelio relata que él y sus compatriotas romanos se reunían en los baños en Atenas, donde se estudian y plantean preguntas difíciles el uno al otro en los antiguos poetas, por una corona de laurel que se dedicaba a Saturno si nadie pudo contestar (Noches áticas, XVIII.2).

Durante la celebración, las restricciones se relajaban y se invierte el orden social. El juego era permitido en público. A los esclavos se les permitía usar los dados y no tenían que trabajar. En vez de la toga, la ropa cena era menos formal (synthesis) se les permitía, al igual que el píleo, una gorra de fieltro usada normalmente por los esclavos emancipados que simbolizaba la libertad de la temporada. Dentro de la familia, un papa de los locos era elegido. Los esclavos eran tratados como iguales, se les permite usar la ropa de sus amos, y se esperaba en la hora de comer el recuerdo de una edad más temprana de oro cree que han sido introducidos por el dios. En la Saturnalia, Luciano relata que «Durante mi semana lo serio está prohibido, ningún negocio se ​​permite. Beber, el ruido, los juegos y los dados, designación de los reyes y fiestas de los esclavos, cantar desnudo, el choque ocasional de las palmas de las manos, una de las caras de vez en cuando esquivando con corcho en el agua helada, como son las funciones que presido .

Esta igualdad era temporal, por supuesto. Petronio habla de un esclavo insolente, que se echó a reír, se le preguntó si se trataba de diciembre todavía (Satyricon, LVIII). Dio escribe de Aulo Plaucio engaño a sus tropas en la invasión de Gran Bretaña. Pero vaciló, indignado ante la idea de llevar a cabo una campaña fuera de los límites del mundo conocido.» Sólo cuando se le rogó por un ex esclavo enviado por Claudio tenía que ceder, gritando Io, Saturnalia (LX.19.3).

Si era un momento de alegría, de la temporada también era una ocasión para el asesinato. Los conspiradores de Catilina intención de incendiar la ciudad y matar al Senado durante la Saturnalia, cuando muchos se preocupan por la celebración. Caracalla conspiró para asesinar a su hermano entonces, y Cómodo fue estrangulado en el baño en la víspera de Año Nuevo.

Al final del siglo I dC, Estacio proclamo: «La duración de esta fiesta ¡nunca el tiempo deberá borrar tan santo día!, mientras que las colinas del Lacio perduren y el Tíber siga siendo el padre, mientras que Roma perdure y el Capitolio mantenga el orden, continuará «(Silvae, I.6.98ff). Y la Saturnalia siguió siendo celebrado como Brumalia (de bruma, «el día más corto,» solsticio de invierno) hasta la era cristiana, cuando, a mediados del siglo IV dC, sus fiestas habían sido absorbidos en la celebración de la Navidad.

En la reforma del calendario Juliano del romano del 1 de enero de 45 aC, César añadió dos días más para finales de diciembre. Sin embargo, debido a que cayó entre los idus y las kalendas siguientes, César se enfrentó con tener que celebra las Saturnalia el mismo «día» (es decir, el mismo número de días después de los idus) o en la misma «fecha» (su posición en el mes en relación con las calendas siguientes). Por lo que optó por dejar la fiesta en el mismo día, a pesar de que esto significaba cambiar su fecha.

Macrobio dice que la Saturnalia se celebró en «el decimocuarto antes de las calendas de enero» en el calendario republicano. En un mes que sólo tenía veintinueve días, adXIV.Kal.Jan. es 17 de diciembre. Ese también fue su «día» en el calendario juliano, con su mes de treinta y un días, a pesar de la «fecha» ahora es adXVI.Kal.Jan., Al igual que César había previsto en su reforma del calendario.

Feeney da un interesante ejemplo de las consecuencias del nuevo calendario en la persona de Marco Antonio, que nació en el año 83 aC en el día después de los idus de enero (14 de enero). En el calendario republicano, enero tenía veintinueve días y el cumpleaños de Antonio, desde que nació después de los idus, se contaba hasta las calendas siguientes. Ese día fue el décimo séptimo antes de las calendas de febrero. En el calendario juliano, dos días se han añadido a enero, que ahora tenía treinta y uno. En el año 45 aC, la celebración de su 38o cumpleaños, por primera vez en el calendario juliano, Antonio tuvo que elegir si se reconocen en la misma fecha (a los diecisiete días antes de las calendas), como siempre lo había hecho, a pesar de que la fecha que ahora era dos días más tarde (en el tercer día después de los idus), o el mismo día (el día después de los idus). Él eligió observar su cumpleaños el mismo día.

Pero esta fecha no existía en el calendario de la República. Cuando Antonio nació, no había día diecinueve antes de las calendas de febrero, ya que sólo diecisiete días se podían contar. Diecinueve días sería el día antes de los idus de enero, no el día después. El cumpleaños de Antonio es el aniversario del «día» en que nació, pero no es la «fecha» de su nacimiento, simplemente porque ese día no existían en el calendario juliano.

Cuando el suicidio de Antonio cometidos en el año 30 aC, muriendo en los brazos de Cleopatra, su memoria fue condenada por el Senado Romano (damnatio memoriae). Él ya había sido declarado enemigo público (Suetonio, Augusto, XVII.2) y su estatuas derribado cuando Octavio entró en Alejandría (Plutarco, Antonio, LXXXVI.5). El Senado también ordenó que los monumentos a Antonio se vuelvan ilegibles o desmantelados, sus honores rescindidos, prohibido el uso del prenombre Marcus a sus descendientes, y se maldijo «el día en que había nacido» (muere nefastus), un día no apto para los negocios públicos (Diónisio Casio, Historia romana, LI.19.3, Plutarco, Cicerón, XLIX.6).

Y sin embargo, la mayor condena fue accidental. No sólo era condenado su día natal, con la reforma del calendario romano por Julio César, ya no existía. Era como si nunca el hombre que había intentado salvar a César y más tarde traicionó a Roma hubiese nacido.

 


[5] Regalos eran las estatuillas de arcilla o sigilla, que dan nombre al festival. Por sigillum (diminutivo de signum) se hace referencia a toda estatuilla de divinidades, hombres o animales y también a material con fines religiosos, decorativos y funerarios que podemos encontrar en los santuarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí