Da la bienvenida a la primavera

bonita_semana11 “Yo doy la bienvenida a la primavera en mi vida. Al hacerlo mi alma florece”

Sol Aries

Es importante que te familiarices con respecto al significado de las celebraciones, no por “erudismo” sino por “vivencia”…  el conocimiento y asimilación de nuestra “Historia” es la plataforma de despegue de nuestra “libertad”.

Durante muchos años, la celebración del año nuevo correspondía con el equinoccio, punto de partida de la primavera que corresponde a un nuevo ciclo anual.

Astrológicamente los ciclos comienza con Aries, punto del zodiaco normalmente asociado con ésta fecha tan importante.

Cuando entendemos que la vida es cíclica, nos damos cuenta del efecto permanente en el que vivimos y empezamos a ser CAUSA.

Ritual para conectar con la energía del Equinoccio

1- Levántate de la cama al amanecer (con la salida del sol), puedes calcular la hora exacta aquí.

2- Olvida la presión, independientemente de su existencia… no sigas tu reloj… ve el Sol y guíate por él., esto te dará un sentimiento de “libertad”, si lo haces la presión puede transformarse en combustible y los enfrentamientos pueden ser transformados en acuerdos.

3- Escucha la Frecuencia 528 Hz para armonizarte con el Universo.

4- Haz ejercicios de manifestación:

  • Visualiza algo que desees traer a la realidad.
  • Imagina como se ve.
  • Dibuja lo que creaste en tu mente, mientras lo haces respira diafragmáticamente.
  • No olvides tus ideales cuando otros te traten de arrastrar con los suyos.

5- Ten cautela con la acumulación de energías, consigue una manera constructiva de ventilar tus emociones.

6- Aprópiate de la energía sagrada para hacerte intocable.

7- La fuerza del pensamiento positivo en un día de Equinoccio es multiplicadora.

Mirar la propia realidad sin entenderla, es similar a contemplar un partido de ajedrez entre dos grandes maestros, sin conocer las reglas del juego. El científico Richard Feynman describe esta situación señalando.

¿Qué queremos decir con “comprender” algo? Imagino que el mundo es parecido a una gran partida de ajedrez que juegan los dioses, y que nosotros somos observadores del juego. No sabemos cuáles son las reglas del juego; todo lo que nos está permitido es observarlo. Por supuesto, si observamos durante un lapso suficiente, con el tiempo podríamos captar algunas reglas. Las reglas del juego son lo que llamamos física fundamental. Sin embargo, incluso si las conociéramos todas, puede que no fuéramos capaces de entender por qué se hace un determinado movimientos durante el juego; es, simplemente, demasiado complicado y muy limitada nuestra mente. Si juegan ajedrez, sabrán que es fácil aprender todas las reglas, y no obstante suele ser muy difícil elegir el mejor movimiento o comprender por qué un competidor juega como lo hace. Lo mismo sucede en la naturaleza, sólo que en mucho mayor grado. Nos debemos limitar al asunto más básico, a las reglas del juego. Si las conocemos, consideramos que “comprendemos” el mundo.

Los planetas nos alimentan de su energía a través de longitud de onda que nos alcanza a través de nuestras glándulas.

La glándula segrega una hormona y ésta a su vez una emoción, voy a explicar las energías desde su esencia y no desde su forma.

“No es que a la persona le sucede un acontecimiento, sino que al acontecimiento le sucede una persona. Un individuo se encuentra con determinados acontecimientos porque los necesita para poder llegar a ser más plenamente lo que sólo es potencialmente”. Dane Rudyhar

Por lo tanto debemos estudiar los acontecimientos como si fueran el fruto de un árbol sembrado en el tiempo cuyas raíces son el camino que nos conduce a su semilla.

Cada día el Universo nos reta de diferentes formas… No te dejes intimidar!

Semáforo: Luz Roja: A la ansiedad, a la prisa. Luz amarilla: A la ausencia, a la apatía. Luz verde: A la presencia, al protagonismo.

“Apuesta a ti… El premio eres tú” Lourdes Méndez