Presencia

tiempo1El tiempo se torna diferente en el mes de Julio, mes de las trece lunas del calendario Maya, mes de grandes celebraciones para muchas naciones que lograron su libertad bajo su cobijo, mes de descubrimientos, de alunizaje, de serendipias y de tantas cosas que permanecen ocultas al colectivo.

Hoy es el primer día del mes de Julio, mes de extrema importancia en el entendimiento y comprensión del “Tiempo”. Cada año en este mes doy al tiempo el protagonismo que merece.

El tiempo pasa sin pedir permiso, todos los días a esta hora, será ésta hora, y no importa lo trascendente de los eventos que ocurran, para ti una hora durará exactamente sesenta minutos. (A menos que viaje en una nave espacial cerca de la velocidad de la luz).

A veces los eventos son tan impactantes que pareciera que todo se detiene, momentos como la muerte de Diana parecen hacer al reloj moverse en cámara lenta y preguntarnos por qué la tierra sigue girando.

En momentos como ese, cuando nuestra percepción del tiempo se distorsiona, nos encontramos con nuestras emociones de una manera desasociada, abandonando nuestro cuerpo y observando como espectadores lo que nos ocurre, dejando la mente expuesta a todos los mensajes del entorno

Es fácil caer en trampas en este “tiempo lento”, pero si reconectas con tu emoción y te das cuenta que el tiempo no se detuvo, puedes guiarte a ti mismo, entrando en sintonía con la energía universal que trajo el «momento» y recibiendo sus lecciones y vivencias, para mantener el control de tu camino.