Sueños en Movimiento III: Definiendo Acciones

    3
    313

    Sueños en MovimientosNota del Autor: Esta parte de una cadena de artículos orientados hacia cómo poner en movimiento sus sueños, transformándolos de una intención bonita a una realidad tangible. Los anteriores se podrán encontrar en la sección Navío.

    En la realidad de nuestras vidas, no todo los sueños se cumplen. Sin embargo, ésta nunca debe de ser una razón para dejar de soñar; más bien, es una oportunidad para analizar cómo estamos tomando protagonismo sobre nuestras esperanzas, siendo impulsores activos de nuestras vidas.

    «Fácil dicho, difícil hecho» es una frase que he escuchado cuando hablo sobre esto en nuestras charlas. En mi opinión, una de las raíces del problema, es que sobre-estimamos la capacidad de nuestra mente y el poder de nuestra voluntad.

    A pesar de que el cerebro humano es una herramienta maravillosa, llena de misterios y milagros, no es todo-poderosa, tiene sus límites. Pretendemos simultáneamente retener las 60-100 tareas que debemos realizar en el transcurso del próximo mes (1), al mismo tiempo que nos enfrentamos a decisiones difíciles, atendemos correos electrónicos, mensajes de texto y llamadas telefónicas. No es de sorprenderse que perdamos el rumbo y olvidemos compromisos, cuando estudios clínicos (2) han demostrado que el cerebro humano no puede retener más de 5 cosas de forma simultánea.
    ¿Cuál es la alternativa? Como siempre reitero: escribir las cosas; no basta con tener una M.E.T.A. definida en el horizonte si no tenemos al mismo tiempo una acción establecida para dar el siguiente paso.
    Algunas recomendaciones a la hora de establecer su «Siguiente Acción» (1):
    • Tome una M.E.T.A. como punto de partida: De nada sirve definir acciones si no sabe para qué las está ejecutando, pregúntese: ¿Por qué voy a hacer esto? ¿Qué pretendo lograr? Nunca me deja de sorprender la cantidad de acciones que se toman a diario sin una idea de qué se pretende lograr con ellas, ¿Cuándo fue la última vez que se pregunto el porqué de una tarea?
    • Defina una acción inmediata: Al comenzar el proceso de definición, asegúrese que está invirtiendo tiempo en expresar el próximo paso inmediato para lograr el resultado esperado. La idea es definir una acción sencilla y bien premeditada para reducir la ansiedad a la hora de ejecutarla. «Llamar a Juan para pedirle el reporte de Mayo» puede parecer un siguiente paso, pero si no tiene el número no puede hacerlo, entonces la «Siguiente Acción» debe de ser «Llamar a Ana para que me dé el numero de Juan»
    • Asegúrese de que sea un paso físico: En mi experiencia definiendo miles de acciones, la vasta mayoría son «Llamar a…», «Enviarle correo a…», «Redactar informe de…», «Ir en el carro a X sitio para…», si la acción que está definiendo no inicia con un verbo ejecutable en el mundo real, trate de reformularla.
    • Tome nota: Apunte su tarea en una lista, anteriormente hablamos de las 3 listas de 3, asegúrese que la acción este guardada en un medio visible y seguro que pueda acceder cuando quiera con mucha facilidad
    El resultado debe de ser una acción física, real y medible, que pueda ser tomada con poca dificultad y que reduzca el esfuerzo necesario para tomar el más importante de los pasos… el primero.

    (1) David Allen, Getting Things Done

    (2) Estudios clínicos ejecutados por George Miller