Cefeo, el rey, da vueltas en el cielo

0
341

Constelación de Cefeo - ObservatorioCefeo, el rey, da vueltas en círculos a través del cielo del norte en las noches de septiembre. Sus estrellas más brillantes dan forma a una figura que se ve como una casa dibujada por un niño, con un cuadrado con un triángulo arriba de él. Está de cabeza al anochecer, pero se da la vuelta conforme rueda alrededor del cielo durante la noche.

Constelación de Cefeo

Constelación cercana a la estrella polar (ver mapa) ni grande, ni brillante, aunque importante quizá por otros motivos que veremos más adelante, escoltada por Osa Menor, Casiopea, Cisne y Dragón que como es lógico pensar, no se oculta nunca en nuestros cielos y que representa (?) una figura humana con los pies junto a Polaris, cuyos hombros formarían las estrellas Alfa y Zeta, aunque en honor a la imagen que representan el cuadrilátero y triángulo que forman su asterismo principal, más parece una tienda de campaña de tipo canadiense orientada norte-sur.

MITOLOGÍA

Hubo un rey mitológico llamado Cefeo, hijo de Aleus, en Arcadia, que llegó a ser rey de Tega, una comunidad del Peloponeso.    Navegó con Jasón en busca del Vellocino de Oro en su tripulación de Argonautas.

Sin embargo, la mitología del libro IV de Las Metamorfosis, de Ovidio, se refiere a Cefeo, rey de Etiopía e hijo de Belus, rey en Egipto que contrajo matrimonio con Casiopea con quien tuvo a Andrómeda.   Ovidio plasmó la historia familiar de unas constelaciones que vagan juntas en el cielo.

Casiopea fue increiblemente bella e igualmente presumida, y tan orgullosa de la belleza de su hija Andrómeda que alardeaba de que ellas dos eran más hermosas que ninguna de las 50 ninfas, las Nereidas, de la corte de Poseidón.

Las Nereidas, complacidas de Poseidón, se quejaban continuamente de estas afrentas de parte de Casiopeda buscando un castigo para esta en vanganza para guardar su reputación.    El primer resultado fue que Poseidón arrasó el reino de Cefeo con inundaciones como castigo a la soberbia de Casiopea.    El segundo efecto de la presunción de la reina fue el castigo del Oráculo conminando a Cefeo a sacrificar a su hija Andrómeda, desnuda y atada a una roca en la costa, al gran monstruo marino (la ballena) si quería aplacar la ira de este para salvar su reino, pero la salvó la intervención oportuna de Perseo que montado en su caballo Pegaso, portando la cabeza de la gorgona Medusa, con la que petrificó al monstruo, liberó a Andrómeda y la pidió en matrimonio, aunque durante largo tiempo, Cefeo y Casiopea se resistieron a este matrimonio.

Pero celebrándose la boda ocurrió un percance, porque Agenor proclamó que Andrómeda era su novia, con lo que Perseo se encolerizó y comenzó una gran batalla contra Agenor en medio de la cual, sacó la cabeza de medusa (que tenía la capacidad de petrificar a todos cuanto la veían) y eliminó a todos los presentes, incluídos Cefeo y Casiopea.    Después de esto, Poseidón puso a Cefeo y Casiopea juntas en el cielo, también junto a Andrómeda, Pegaso y Perseo.

Nota: Esta información sólo es válida para el Hemisferio Norte.

¿Cuántas veces te detienes a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?… Recuerda el axioma que dice “Como es arriba… es abajo”… El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.

Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo.
Imitar lo observado  nos conecta en un 70% con la energía del Universo…
Emular lo observado nos convierte en la energía.

Fuentes: radiouniverso.org, hispaseti.org
Imagen: hispaseti.org