Venus y su acompañante

0
162
Venus y Tauro - Observatorio

Venus y Tauro - ObservatorioVenus, la brillante “estrella vespertina”, tiene una compañera cercana esta noche. El Nath, la cual marca la punta de uno de los cuernos de Tauro, el toro, está justo a la derecha de Venus. El nombre de El Nath significa “el acompañante”.

El nath es una estrella situada en la constelación de Tauro. Su nombre, escrito a veces como Al Nath y Alnath, proviene del árabe النطح an-naţħ y significa «el que da cornadas». De magnitud aparente +1,68 es, tras Aldebarán (α Tauri), la segunda estrella más brillante de la constelación. Al encontrarse en el límite entre Taurus — donde ocupa el extremo de uno de los «cuernos del toro»— y Auriga — donde ocupa el «pie derecho del cochero»— también tiene la designación de Bayer de Gamma Aurigae, aunque es utilizada muy raramente. Se encuentra sólo 3 grados al oeste del anticentro galáctico, el punto opuesto al centro de la Vía Láctea situado en la constelación de Sagitario.

A Constelación: Alfa Aries

Magnitud: 2.2

Longitud: 1950 6ºTA 59′ Longitud 2000: 07ºTAU40

Naturaleza o influencia: Marciano-Saturnina

Es la estrella principal en la cabeza de la cabra y también se la llama HAMAL, corresponde a una naturaleza desfavorable de Marte-Saturno, con lucha aparente entre las influencias de ambos astros. Puede poner muchas veces la vida en peligro, por ascensos o descensos o hacer dar un salto en el vacío. En combinación con planetas potentes, poderosos y benéficos su influencia será disminuida. Si Marte y Venus están en relación con esta estrella puede haber problemas en la vida amorosa, desviaciones o perversiones expresadas por sadismo u otros factores de depravación.

Nota: Esta información sólo es válida para el Hemisferio Norte.

¿Cuántas veces te detienes a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?… Recuerda el axioma que dice “Como es arriba… es abajo”… El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.

Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo.
Imitar lo observado  nos conecta en un 70% con la energía del Universo…
Emular lo observado nos convierte en la energía.

Fuentes: radiouniverso.org,  kesselman.com.ar