Descubre y formula

0
222

sueñosExceso de Energía en el Universo… La energía es combustible… ¡OJO!

El espacio y el tiempo se vuelven uno, el individuo común atrapado en una marejada emocional, al decir común me refiero a comunidad, a grupo, a masas. El individuo no común es aquel que maneja su inteligencia emocional y de manera racional y objetiva soluciona los aparentes obstáculos sin atraparse en ellos… 

En el día de hoy te recomiendo rodearte de gente visionaria y creativa… No permitas que la mediocridad te envuelva.

Día para DESCUBRIR y FORMULAR.

Según la física clásica los opuestos se atraen y los semejantes se repelen, sin embargo, la energía de la explosión atómica está dada cuando separas el núcleo de un átomo, el cual está compuesto por protones: partículas con la misma polaridad.

Entonces los físicos se rascaron la cabeza y preguntaron, si los semejantes se repelen, ¿por qué el campo energético más grande del mundo está dado por la atracción de dos semejantes?

A nivel subatómico, compartiendo el espacio entre dos protones, se encuentra una partícula llamada Gluon, encargada de girar en el espacio entre la repulsión protónica cuanto estos se acercan y convierten ese campo en una unión casi inseparable; así que aunque creas que semejantes se repelen, hasta que no cierres el espacio y des la oportunidad, no sabrás si se puede crear un par inseparable.

Es importante también saber que esos átomos son los que nos hacen a todos, y que todos estamos hechos de los mismos átomos; en realidad el humano es tan solo:

65% Oxígeno, 18.5% Carbono, 9.5% Hidrógeno, 3.2% Nitrógeno, 1.5% Calcio, 1% Fósforo, 0.4% Potasio… el resto son elementos menores como Azufre, Sodio, Cloro y Hierro.

Aunque el valor de cada vida es infinito, los componentes materiales de un humano en el mercado no suman más de 50 USD y un par de baldes de agua.

Así que hoy, recuerda que esos detalles menores juntos pueden sumar una persona como tú o como yo, que en realidad somos todos los mismos y que la verdadera fuerza está en reconocer nuestra semejanza para atraernos y conformar el núcleo de un nuevo átomo: El de humanidad.