Rompe el cascarón de “yo”

0
204
rompe el cascaron del yo

rompe el cascaron del yoDía para romper el cascaron del “Yo”… Es decir dar nacimiento a una nueva realidad.

Para ello es importante que sepas que existe una esfera de frecuencias que es común a todo reino, especie o grupo social dotándole de una conciencia peculiar. Así como, por ejemplo, la frecuencia comercial de emisión de radio F.M. oscila entre los 88 y 108 Megahercios (es su “Banda” de frecuencias), cada átomo de cada elemento o compuesto químico tiene su banda o espectro característico. Esto permite a los astrónomos deducir la presencia de Hidrógeno, Helio u Oxígeno en estrellas distantes por un análisis espectroscópico de la luz emitida por ellas y a los químicos detectar por el mismo fenómeno la composición química de sustancias etc.

La extensión de lo dicho podría ser la suposición de que los organismos pertenecientes a cada especie están “en Sintonía” con una banda específica de frecuencias que pone, a nivel “esencial”, en contacto a todos los individuos de ese Sistema. Hablamos de una especie de ”alma grupo” al estilo de la “Wolkgeist” de Wundt, los Arquetipos e Inconsciente Colectivo de Jung, pero existente en todos los niveles imaginables de la naturaleza. Y esta “Alma Grupo” tendría, presumiblemente y en alguna medida, una existencia independiente en el espacio, al igual que las ondas de radio y televisión, solares, radioactividad natural, atmosféricas etc. El cerebro de cada organismo únicamente sintonizaría, en principio, las vibraciones de su especie correspondiente y, en proporción decreciente, las de especies cada vez más alejadas de ella en semejanza.

Así, los grupos sociales humanos estarán en cierta Sintonía. Nótese el hecho de que muchos descubrimientos científicos han sido hechos “simultáneamente” por investigadores diferentes en ubicaciones espaciales lejanas y sin conocimiento previo entre sí. Un corolario interesante, que cabría deducir de lo anterior, es que las ideas, inspiraciones y teorías humanas no son, en último término, atribuibles al científico, poeta etc. que las explicitó, pues realmente su labor no fue sino sintonizar con un campo cuántico común a la especie y decodificarlo a un lenguaje estructurado, lenguaje que sí cabría asociar al “descubridor” en cuestión.

¿Sabes con qué o con quién sintonizas? … Durante los próximos tres días te invito a sintonizar con tu “Yo”…