Vibra con la esencia del amor

0
460

Hoy vamos a conectar con la esencia del amor como arquetipo universal, porque convergen tres energías que trascienden las barreras del ser, sumergiéndonos en la vibración de la verdadera esencia.

Por una parte los Chinos tienen la “Gran celebración” de anclaje del equinoccio, júbilo que se une a la energía de San Miguel Arcángel un “Gran Capitán” que nos entrega su espíritu guerrero y su protección…

Con la ayuda de los arcángeles.

La cantidad de arcángeles varia un poco según el historiador eclesiástico al cual le pregunte, pero existe un consenso general sobre al menos: Miguel, Gabriel, Rafael, Uriel, Raguel, Zerachiel y Ramiel, cada uno con su dominio en la legión angelical y su posición en la compleja jerarquía del cielo.

Hoy es día de Miguel, quien es conocido como el que más se parece a Dios, pero no siempre fue así…

Hubo otro arcángel, más cerca al trono celestial que Miguel, el segundo al mando del plano celestial, su nombre significaba “el que porta la luz”: Lucifer.

Su ego lo fue llevando a querer más poder, hasta eventualmente enamorarse tanto de si mismo que se consideró superior a Dios y decidió derrocarlo, fue el valiente Miguel quien logro desterrar a Lucifer y mandarlo a los oscuros recesos del inframundo, donde hoy rige sobre los caídos como amo de las mentiras.

Las escrituras dicen que Dios creó al hombre en su imagen y bien esto es así pues dentro de nuestra alma tenemos cada uno de nosotros nuestra propia versión de los arcángeles: Un Miguel interno que lucha por lo correcto, un Gabriel que dice cuando es suficiente, un Rafael para curar  heridas, un Uriel que siempre observa lo que hacemos, Raguel que busca armonía en todo lo que hacemos y mantiene balance, un Zerachiel que busca la sabiduría, un Ramiel que nos lleva hacia la compasión y si, hasta un Lucifer, que trata de mentir y lograr sus objetivos sin importar nada más.

Hoy, es momento para alinear tus fuerzas y derrotar a tu Lucifer interno, mandándolo a las profundidades de la sombra humana para que ahí quede desterrado y sin poder.

  • Estudia la mitología de los arcángeles, y pide su ayuda, uno a uno, en vencer a tu sombra.
  • Cuando sientas que tienes la razón absoluta, date el permiso de cuestionarte sin criticarte.
  • Ve la imagen del Arcángel Miguel – tu victoria de hoy no debe ser sobre otros sino sobre ti mismo., los otros son parte de tu proyección.

Los invito a conectar con la energía del agapé para entonar una misma voz de amor universal.

Agápē (en griego αγάπη) es el término griego para describir un tipo de amor incondicional y reflexivo, en el que el amante tiene en cuenta sólo el bien del ser amado. Algunos filósofos griegos del tiempo de Platón emplearon el término para designar, por contraposición al amor personal, el amor universal, entendido como amor a la verdad o a la humanidad. Aunque el término no tiene necesariamente una connotación religiosa, éste ha sido usado por una variedad de fuentes antiguas y contemporáneas incluidas la Biblia cristiana.

En los primeros tiempos del cristianismo, agapé también significaba una comida en común, que es el significado que conserva en la actualidad: comida, banquete. En este sentido, también significa el amor que devora al amante, por ser éste capaz de entregar todo sin esperar recibir nada a cambio.