Auriga conduce el brillo del cielo

Constelacion AurigaCapela, la estrella más brillante de Auriga, el conductor de carruajes, está en el cielo oriental esta noche, alta arriba del resplandeciente Júpiter. La estrella amarilla se arquea alta por encima de la cabeza como a la medianoche y está en el noroeste a primera luz.

Capella, (Alpha Aurigae). Es la estrella más importante de la constelación del Cochero, con magnitud estelar +0.12, la sexta más brillante de todo el cielo. Está situada a unos 42 años-luz de nosotros. A simple vista presenta el mismo color de nuestro Sol y tiene un diámetro 75 veces mayor. Capella se pensó inicialmente como un sistema estelar binario, compuesto por dos estrellas gigantes amarillas, pero observaciones más recientes demostraron que en realidad está compuesto por cuatro estrellas, al descubrirse otras dos estrellas pertenecientes al sistema del tipo enanas rojas.

Mitología

Esta constelación tiene varias versiones de su origen en la mitología griega:

En una, se trata de Mirtilo, hijo de Hermes y de Fetusa, cochero de Enómao. La hija de este último, Hipodamía, tenía muchos pretendientes pero su padre, para deshacerse de ellos, los retaba a una carrera de carros. Lo que no sabían sus contrincantes era que sus caballos eran divinos y siempre vencían. El castigo por la derrota era la muerte. Un día se presentó Pélope, de quien la joven Hipodamia se enamoró inmediatamente, y juntos sobornaron a Mirtilo para que perdiera la carrera. El auriga cambió los clavos de hierro del carro del rey por unos de cera, de manera que durante la carrera éstos se soltaron y el carro quedó destruido. En el accidente Enómao murió arrastrado por los caballos. Después de la victoria, Pélope mató a Mirtilo arrojándolo al mar y el auriga en su caída maldijo a la raza de Pélope. Hermes lo puso en el firmamento.

Otra versión relata que representa a Erictonio, nacido del semen de Hefesto que fecundó a Gea cuando intentó violar a Atenea. El niño fue educado por Atenea, inventó la cuadriga y fue catasterizado por Zeus a causa de su admiración porque Erictonio había competido con Helios.

En otras versiones se identificaba esta constelación con Tróquilo, Enómao, Belerofonte, Cilas o Hipólito.

¿Cuántas veces te detienes a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?… Recuerda el axioma que dice “Como es arriba… es abajo”… El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.

Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo.

Imitar lo observado  nos conecta en un 70% con la energía del Universo…

Emular lo observado nos convierte en la energía.

Fuentes: radiouniverso.org, es.wikipedia.org
Imagen: enriquetabruni.blogspot.com