El delfin navega surcando el cielo.

delphinus

delphinusLa Vía Láctea corta el cielo a la mitad en las noches de otoño. En el este busque a Dephinus, el delfín. Es una constelación distintiva nadando debajo de la Vía Láctea, justo al noroeste de Altair, la estrella más brillante en Aquila, el águila.

Delfinus
Una de las constelaciones más pequeñas pero más bonitas se desliza por lo alto del cielo las noches de verano.

Delfinus, el delfí­n, es tan pequeña que se puede cubrir casi toda ella con una mano, puesta delante del rostro con el brazo extendido. 

Sin embargo, con un cielo despejado, es relativamente fácil de distinguir porque realmente sí­ parece un delfí­n. Cuatro estrellas dibujan el cuerpo, y otra representa la cola.

Según una tradición, el dios del mar, Poseidón, colocó al delfí­n en el cielo después de que le ayudara a ganar el corazón de una ninfa marina. Otra tradición cuenta que el delfí­n llegó a las estrellas tras rescatar a un músico de la tripulación de su barco.

En cualquier caso, el delfí­n lleva miles de años como constelación. Sin embargo, cuando se trazó inicialmente, era más fácil de ver, ya que no habí­a luces de la calle ni de estacionamientos que interfirieran con el cielo nocturno. Hoy es más difí­cil de distinguir porque sus tenues estrellas quedan sumergidas en la contaminación luminosa.

Pero si tiene un cielo oscuro, merece la pena. El delfí­n está en el este al anochecer. Sube a lo alto más tarde, nadando junto al tenue resplandor de la Ví­a Láctea.

Nota:
Esta información sólo es válida para el Hemisferio Norte.

¿Cuántas veces te detienes a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?… Recuerda el axioma que dice “Como es arriba… es abajo”… El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.

Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo. Imitar lo observado  nos conecta en un 70% con la energía del Universo… Emular lo observado nos convierte en la energía.

Fuentes consultadas: universoonline.org.