La Grulla se divisa en el cielo nocturno

GrullaLlega el momento de una elegante grulla: es la constelación Grus. Desde el sur de, aproximadamente, Kansas City, la Grulla está parada en el horizonte del sur a media tarde.

Grus es una constelación relativamente nueva. Originalmente, sus estrellas formaban parte de Piscis Austrinus, el pez del sur pero, a finales del siglo dieciséis, después de viajar al hemisferio sur, un par de navegantes holandeses trazaron 12 constelaciones nuevas, entre ellas Grus.

Su estrella más brillante, Al Nair, es uno de los pies de la grulla. La estrella es más grande, más caliente y más brillante que el Sol. Además, se acerca al final de su tiempo en la secuencia principal, que es la etapa en la que una estrella quema el hidrógeno de su núcleo para hacer helio. Cuando se acaba el hidrógeno, la estrella empieza a quemar el helio para formar elementos todavía más pesados. Al hacerlo, se vuelve más grande y más brillante. Esto es lo que le está pasando a Al Fair.

Y es lo que ya le ha pasado a la segunda estrella más brillante de la grulla, Beta Grus. Si ocupara el lugar del Sol en nuestro sistema solar, se extendería hasta más allá de la órbita de Venus, el segundo planeta. Pronto dejará de producir energía en el núcleo. Cuando eso suceda, sus capas exteriores saldrán despedidas al espacio, dejando sólo un núcleo caliente pero diminuto.

Fuente: Observatorio McDonald

¿Cuántas veces usted se detiene a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?… Recuerde el axioma que dice “Como es arriba…es abajo”…

El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.

Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo.
Imitar lo observado  nos conecta en un 70% con la energía del Universo…
Emular lo observado nos convierte en la energía.