Sirio, la estrella más brillante.

observatorio1.1

observatorio1.1Sirio, la estrella más brillante en el cielo nocturno, es también la luz guiadora de la constelación de Ursa Mayor, el gran can, así que también es conocida como la Estrella canina. Asciende a buena vista en el este-sureste como a las 8:30 o 9 p.m.

Situada en la Constelación de Canis Major (El Perro Mayor), de la que ostenta la denominación Alpha, Sirio (Sirius en latín) es no sólo la estrella más importante de la constelación, sino también la más brillante de la noche en todo el cielo. Tanta es su notoriedad que su brillo es casi el doble que la estrella que le sigue en esta clasificación, Canopus, la principal componente de la Constelación de Carina (La Quilla). Su magnitud visual de -1.47 la hace brillar con más intensidad que muchos planetas, como veremos.

Es visible desde prácticamente todas las zonas habitadas de la Tierra, a excepción de las situadas más al norte del paralelo +73 (que he remarcado sobre el mapamundi), ya claramente en el interior del Círculo Polar Ártico (Longyearbyen, en Noruega, la población más importante en esas latitudes, sólo tiene 1.600 habitantes). Por contra, al sur del paralelo -73º, ya en la Antártida, es circumpolar, lo que significa que no se oculta bajo el horizonte en ningún momento, en su movimiento circular aparente alrededor del Polo Sur Celeste. Todo esto es debido a su declinación de casi 17º al sur del ecuador celeste. Exactamente, su declinación es de -16º 42m 09s.

Sirio es una de las estrellas más próximas al Sol. En concreto, es el quinto sistema estelar más cercano a nosotros (la séptima estrella individualmente considerada), y ésta es la razón principal de que exhiba un brillo tan intenso, aunque no la única, como veremos. Entre las que están más cerca, sólo Alpha Centauri (que ocupa el primer lugar en esta clasificación) es visible a ojo desnudo, pues las otras tres son de séptima magnitud o más, pero el Centauro no puede verse desde Europa, así es que para latitudes al norte del paralelo +30º Sirio resulta ser la estrella más cercana entre las visibles a simple vista.

En cuanto al nombre, no es de extrañar que haya recibido docenas de ellos, como corresponde a la estrella más notable de todo el cielo nocturno, que además han podido observar todas las civilizaciones a lo largo de la Historia. El vocablo Sirio proviene del griego clásico Seirios que viene a significar ardiente y también abrasador, muy apropiado para un astro tan brillante. Era común entre los antiguos la creencia de que Sirio unía su poder al del Sol, provocando así los días más calurosos del verano; los habitantes del Hemisferio Sur saben bien que no es así, pues cuando Sirio y el Sol coinciden en la misma región del cielo (están en conjunción), ellos soportan los días más crudos del invierno. En mitología, Sirio es uno de los perros de Orión, el gigante cazador.

Los egipcios identificaron a Sirio con un dios, probablemente Sotis, muy relacionado con Anubis el Chacal, señor de las necrópolis pero también de la resurrección, y su orto helíaco (la primera aparición de la estrella en la madrugada, antes de amanecer), coincidía con las crecidas del Nilo, tan determinantes para la supervivencia agrícola de esta antigua civilización, aunque esto ya no es así, debido a la precesión de los equinoccios.

En Japón, la estrella es conocida como 天狼 (Tenrō), que significa El Lobo del Cielo (gracias, Araceli), y esta denominación se repite entre los indígenas amerindios de los Pawnee de Nebraska, quienes la llaman La Estrella Lobo; otras tribus la identifican con el Coyote. En el imperio romano es La Canícula (la perrita) y para los esquimales del Estrecho de Bering se llama El Perro de la Luna. Perros, chacales, lobos, coyotes… total coincidencia en identificar a Sirio con animales de la familia de los Cánidos.

Fuentes: radiouniverso.org, bitacoradegalileo.com
Imagen: bitacoradegalileo.com