Salud en cada Sorbo… Las maravillas del Té Verde

0
111

Te VerdeDurante más de tres mil años, el té ha sido utilizado en la medicina tradicional china. Existen en el mundo distintas variedades de té: blanco, rojo, negro y verde (dentro de los cuales existen más variedades). En éste artículo hablaremos de las maravillosas propiedades del Té Verde en especial.

El té verde es el té que al no estar fermentado conserva intactos los componentes vitamínicos, antioxidantes y medicinales existentes en las hojas. El sabor del té verde es suave y delicado, pero posee un cuerpo inconfundible, uno siente que realmente está paladeando la esencia de la planta.

¿Sabías que las catequinas del té verde son 100 veces más efectivas como antioxidantes que la vitamina C y 25 veces más potentes que la vitamina E?

 

Una sola taza de té verde contiene 150 miligramos de la catequina EGCG. Esta catequina por si sola concentra el 32% de toda la actividad antioxidante del té verde. Inhibe la formación de radicales libres y la peroxidación de lípidos. Reduce el riesgo de sufrir cáncer de próstata,  pulmón, estómago y colon. J Med Microbiol 2001 Apr; 50(4):299-302.

Existen distintas variedades de té verde que responden a un método particular de procesado o incluso a la apariencia externa del producto final, pero todos provienen de la misma planta Camellia sinensis.

Los componentes del té verde acumulan un buen número de cualidades positivas: combaten numerosos tipos de cáncer, evitan enfermedades cardiovasculares disminuyendo los riesgos de infarto, mejoran las mucosas y la piel, ayudan a adelgazar, potencian el sistema inmunológico, combaten los radicales libres e incluso previenen la caries.

Según María Luisa Marchant, herborista, “si tomáramos dos o tres tazas de té verde diarias (unos 10 gramos) tendríamos una excelente salud”.

Cómo preparar una buena taza de té verde

  • Calentar el agua y retirar justo antes de que hierva, para evitar que resulte demasiado amargo. Si ha llegado a hervir, deje que el agua se enfríe un poco antes de introducir las hojas.
  • Introduzca el té en la tetera. Calcule una cucharada rasa de té por persona (unos 2 gramos), y una extra.
  • Deje reposar por algunos minutos, pero nunca más de 5, ya que las hojas se quemarían. Dependiendo del tiempo que deje las hojas dentro, el té resultara más o menos amargo. Es importante tener en cuenta que son necesarios entre 1 y 3 minutos para que el aroma se despliegue.
  • Sirva colando primero el té.
  • Se aconseja endulzar con azúcar morena.
  • Lo puede tomar caliente o frío, pero nunca recalentado.
  • La tetera no debe lavarse ni secarse por dentro, sólo aclararse con agua.

Tip: La cultura oriental asegura que el té debe hervirse tres veces (no recalentarse), porque en ésta tercera toma es que se encuentra su verdadera esencia… Cuéntame  tu experiencia.

Fuente consultada: publispain.com; emprendedoras.com
Foto: walax.org