Irena Sendler

0
578
Irena Sendler

Irena SendlerA finales de 1940 (el 16 de octubre), el “Gueto de Varsovia” fue establecido por el Gobernador General alemán de Polonia (llamado Hans Frank). Hitler y sus nazis condujeron a él 500.000 judíos polacos detrás  la espera de la “solución final”, muchos de clase alta dieron la espalda, aplaudieron o justificaron la acción criminal. No nuestra semilla de hoy, Irena Sendler. Quizá un nombre que nos es desconocido.

Irena Sendler nació con el nombre de Irena Krzyzanowska, un 15 de febrero de 1910, en Otwock una ciudad a unos 15 kilómetros al sudeste de Varsovia, en el antiguo Imperio Ruso. Su padre, Stanisław Krzyżanowski, era un médico reconocido y uno de los primeros socialistas polacos. Desde su infancia, Irena sintió simpatía por los judíos. Su padre falleció en 1917 a causa del tifus enfermedad contraída al tratar a varios pacientes judíos rechazados por sus colegas. Tras su muerte, los líderes de la comunidad judía ofrecieron pagar los estudios de Irena.

Desde joven en una Polonia amenazada por la política de pre-guerra, ya Irena mostraba su carácter beligerante al oponerse al sistema de discriminación adoptado por algunas universidades, como resultado fue suspendida en la Universidad de Varsovia durante tres años.

Irena Sendler se convirtió en una notable heroína que desafió a los nazis y salvó a 2.500 niños judíos, sacándolos de contrabando fuera del gueto de Varsovia. Gracias a su trabajo como trabajadora social y profesional de la salud, colocó a niños en escondites seguros entre 1942 y 1943; encontrando a familias no judías para adoptarlos.

La razón por la cual rescaté a los niños tiene su origen en mi hogar, en mi infancia. Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada de corazón, sin mirar su religión o su nacionalidad.

Irena SendlerSus logro pasó desapercibido durante muchos años, hasta que la historia fue descubierta por cuatro jóvenes estudiantes de la Escuela “Union High School” en Kansas, Estos jóvenes ganadores de la competencia del estado de Kansas del “Día Nacional de la Historia, año 2000”, escribieron la obra “la vida en un tarro” de las acciones heroicas de Irena Sendler. Las para entonces niñas Isabel Cambers, Megan Stewart, Sabrina Coons y Underwood Janice, ganaron el reconocimiento internacional, junto con su maestro, Norman Conard. La presentación, que ha sido vista en muchos lugares en los Estados y que la CBS la llevo a un público más amplio mediante la televisión.

Cuando en 1939 Alemania invadió Polonia, la brutalidad de los nazis aceleró el asesinato, la violencia y el terror. Siendo en ese momento, Irena una administradora senior en el Departamento de Bienestar Social de Varsovia, operaba los comedores en todos los distritos de la ciudad.

Anteriormente, los comedores proporcionan las comidas, ayuda financiera y otros servicios para los huérfanos, los ancianos, los pobres y los indigentes. Ahora, a través de Irena, los comedores también proporcionaban ropa, medicinas y dinero para los judíos. A quienes registraban bajo ficticios nombres cristianos, y para evitar las inspecciones, las familias judías se inscribían como afectados por algunos tipos de enfermedades altamente contagiosas como el tifus y la tuberculosis.

Irena SendlerPero en 1942, los nazis condujeron a cientos de miles de judíos a un área de 16 cuadras que llegó a ser conocida como el gueto de Varsovia. El gueto fue sellado y las familias judías terminaron detrás de sus muros, sólo a la espera de una muerte segura.

Irena Sendler estaba tan horrorizada por las condiciones que se unió a Zegota, el Consejo de Ayuda a los Judios, organizado por el movimiento de resistencia clandestina polaca, como uno de sus primeros reclutas y dirigió los esfuerzos para rescatar a los niños judíos.

Para poder entrar en el gueto de forma legal, Irena logró emitir un pase del Departamento de Control Epidémico de Varsovia y visitó el gueto todos los días, restableció contactos y llevó alimentos, medicinas y ropa. Sin embargo en un mes, 5.000 personas estaban muriendo de hambre y enfermedades en el ghetto, y ella decidió ayudar a los niños judíos a salir.

Para Irena Sendler, una joven madre, persuadir a los padres a desprenderse de sus hijos era de por sí una tarea terrible. Encontrar familias dispuestas a acoger a los niños, y por lo tanto dispuestos a arriesgar su vida si los nazis se enteraban, tampoco fue fácil.

Irena Sendler, que llevaba un brazalete de estrella como signo de su solidaridad a Judios, comenzó a llevar a los niños de contrabando en una ambulancia. Ella reclutó a por lo menos una persona de cada uno de los diez centros del Departamento de Bienestar Social. Con su ayuda, ella emitió cientos de documentos falsos con firmas falsificadas. Irena Sendler contrabando con éxito cerca de 2.500 niños judíos a la seguridad y les dió nuevas identidades temporales.

Irena SendlerAlgunos niños fueron llevados a en costales o bolsas para cadáveres. Algunos fueron enterrados en el interior de las cargas de mercancías. Un mecánico llevo un bebé en su caja de herramientas. Algunos niños se fueron llevados en sacos de papa, otros fueron colocados en ataúdes, algunos entraron en una iglesia en el gueto, que tenía dos entradas. Una entrada se abría hacia el gueto y la otra abría en el lado ario de Varsovia. Entraban en la iglesia como Judios y salían como cristianos. «¿Puede usted garantizar que van a vivir?» preguntaban más tarde a Irena los angustiados padres. Pero ella sólo podía garantizar que morirían si se quedaban. «En mis sueños», dijo, «Todavía oigo los gritos cuando se alejaban de sus padres».

Irena Sendler llevo a cabo sus hazañas increíbles con la ayuda activa de la iglesia. «Envié a la mayoría de los niños a establecimientos religiosos», recordó. «Yo sabía que podía contar con las hermanas.» Irena también tuvo un notable registro de la cooperación al colocar a los jóvenes: «Nunca nadie se negó a refugiar a uno de mis niños», dijo.

A los niños se les dio una identidad falsa y se colocaron en hogares, orfanatos y conventos. Irena Sendler registraba en forma codificada, los nombres originales de los niños y sus nuevas identidades. Llevo el único registro de sus verdaderas identidades en frascos enterrados debajo de un manzano en el patio trasero de un vecino, cruzando la calle de los cuarteles alemanes, esperando que algún día podría desenterrar los frascos, ubicar a los niños y es informarles de su pasado.

En total, los frascos contenían los nombres de 2.500 niños …

Pero los nazis se dieron cuenta de las actividades de Irena, y el 20 de octubre de 1943 fue detenida, encarcelada y torturada por la Gestapo, quien le rompió los pies y las piernas. Ella terminó en la cárcel de Pawiak, pero nadie podía quebrantar su espíritu. A pesar de que ella era la única que sabía los nombres y direcciones de las familias que albergaban a los niños judíos, soportó la tortura, ya sea negándose a traicionar a sus colaboradores o a cualquiera de los niños judíos en la clandestinidad.

Condenada a muerte, Irena fue salvado en el último minuto cuando los miembros de Zegota sobornaron a uno de los alemanes para detener la ejecución. Ella escapó de la cárcel, pero por el resto de la guerra fue perseguida por la Gestapo.

Después de la guerra desenterró los frascos y utilizó las notas para encontrar a los 2.500 niños colocados con familias adoptivas y reunirlos con sus parientes diseminados por toda Europa. Pero la mayoría perdieron a sus familias durante el Holocausto en los campos de exterminio nazis.

Los niños la habían conocido sólo por su nombre clave Jolanta. Pero años más tarde, después de que ella fue honrada por su trabajo en tiempos de guerra, su foto apareció en un periódico. «Un hombre, un pintor, la llamó por teléfono», dijo Sendler, «Recuerdo su cara», dijo, “Fuiste tú quien me sacó del gueto. ¡Tuve muchos llamadas como ésa!».

Irena Sendler no pensaba en sí misma como un heroína. Afirmó que no deseaba crédito por sus acciones. «Yo podría haber hecho más», dijo. «Este lamento me seguirá hasta mi muerte».

Ella ha sido honrada por organizaciones judías internacionales, en 1965 se le concedió el título de Justos entre las Naciones por el Yad Vashem, la organización en Jerusalén, y en 1991 fue nombrada ciudadana honoraria de Israel.

Irena Sendler fue galardonado con la más alta distinción de Polonia, la Orden del Águila Blanca en Varsovia el Lunes 10 de noviembre 2003.

Esta mujer hermosa, valiente fue uno de los trabajadores más dedicados y activos en ayudar a judíos durante la ocupación nazi de Polonia. Su valor permitió no sólo la supervivencia de 2.500 niños judíos, sino también de las generaciones de sus descendientes.

En 2005, el grupo de niñas volvió a viajar a Polonia para la presentación de la Vida en un tarro. Un premio internacional Irena Sendler se inició en 2006, fue nominada para el Premio Nobel de la Paz en 2007, se nombraron escuelas en su honor, y un libro en polaco y en alemán fue impreso con su historia.

En 2009, el Hallmark Hall of Fame produjo el corazón valiente de Irena Sendler para la CBS. El estreno mundial tuvo lugar en Fort Scott, Kansas, con muchos de los estudiantes de la fundición y el presente proyecto. También estuvo presente Renata Zajdman (salvado por la red de Irena a los 14 años), los actores y directores de la película, la familia Hall de Hallmark, y muchos otros apoyaron a la historia.

Irena falleció el 12 de mayo de 2008, fue enterrada en un cementerio de Varsovia, Polonia. Su familia y muchos de los niños rescatados siguen contando su historia de coraje y valentía. “La vida en un tarro” es compartida a los estudiantes siguiendo su legado a través del juego y el sitio web, las guías de estudio y los medios de comunicación mundiales.

The Courageous Heart of Irena Sendler-subtitulada español

Irena Sendler story

Irena Sendler