Ármate de valor y haz un cambio

Cambio - Clima

Cambio - Clima«Anclajes emocionales”…  ¡aprovecha la misma energía para recoger tus anclas!…

¿Cuál es el traje del valor?

El valor es un ligero y esquivo velo que flota rasante y se acerca tímido a quien lo requiere y pocas veces cae sobre él, casi siempre inesperadamente.

Muchas veces aborda a individuos normales, generalmente una persona en peligro o con algo muy importante para él en riesgo. Es ese momento en el cual el temor va persiguiéndole, encuentra un barranco al frente y da el salto necesario para ir más allá de sí mismo.

Hoy te recomiendo conectar con la energía de nuestra Semilla del Día a través de un polémico film en honor a él…

La Lista de Schindler.

La apariencia mundana, casi superflua que muestra Oskar Schindler, durante la mayor parte de la película la lista de Schindler, es un componente de la actuación inolvidable en el film.

Imaginemos a Oskar un hombre de un origen distinto al alemán, viviendo en pleno tercer Reich y negociando con altos oficiales, debió ser estresante. Shindler, dio una pequeña muestra de temeridad expresada en su decisión de ser empresario, justo en medio de la guerra.

Pero eso no necesariamente es una muestra de valor, producir ingresos, lograr relaciones importantes, vivir una vida en sociedad no es exactamente la ganancia obtenida por el valiente.

La muestra de valor la da Oskar,  cuando ya en una posición cómoda, con dinero, bienes y buenas relaciones en el Gobierno Alemán decide arriesgarlo todo para salva a quienes se han convertido en sus amigos y a un grupo de extraños de quien se siente responsable.

Ya es un héroe, no lo sabe y no se ufana de ello, solo piensa en cómo podría haber salvado más vidas: «Me habría dado dos personas por el alfiler, por lo menos una, una más.»

Y su valor llega a su máxima expresión que sabiéndose asediado por el ejército ruso que elimino a todo cómplice del gobierno alemán, se quedó esperando con sus judíos y se preocupó por dejarles comida mientras se marchaba sin una moneda.

Así son los héroes de verdad, rostros anónimos que cada día cambian la faz de nuestra tierra tocando a la gente con su rumbo de esperanza, basada quizá en un pequeño gran cambio que comienza hoy.