Al estilo de Leonardo Da Vinci

Leonardo Da Vinci - CocinandoHoy debemos comer un alimento que estimule nuestra mente, para ello nada mejor que hacerlo al estilo de Leonardo Da Vinci (con Presencia).

Leonardo Da Vinci fue uno de los creadores más grandes que la humanidad nos dio, fue principalmente un gran cocinero, el creador de lo que llamamos la nouvelle cuisine, inventor de tantas cosas que hoy nos parece casi imposible comprender como alguien tuviera tanta fantasía y fuera tantos siglos adelantado a su tiempo.

En su “Códex” aparecen los espaguetis, su gran y popular invento; el diseño de su asador automático; la idea de un calentador de agua alimentado con carbón; una máquina picadora de vacas; inventa y fabrica un cortador de berros.

Cuenta la historia que Ludovico le presenta la oportunidad de preparar el menú para la boda de una sobrina…

Una anchoa enrollada descansando sobre una rebanada de nabo tallada a semejanza de una rana.
Otra anchoa enroscada alrededor de un brote de col
Una zanahoria, bellamente tallada.
El corazón de una alcachofa
Dos mitades de pepinillo sobre una hoja de lechuga
La pechuga de una curruca
El huevo de un ave fría
Los testículos de un cordero con crema fría
La pata de una rana sobre una hoja de diente de león
La pezuña de una oveja hervida, deshuesada

Sin duda este menú fue un intento fallido en aquellos tiempos pero aunque parezca insólito hoy ha sido la plataforma de la cocina molecular, así que súbete conmigo a la patineta cósmica y pongamos a trabajar nuestra mente en formas nuevas y creativas de cocinar…

La receta de hoy contiene ingredientes claves para alimentar la mente de los inteligentes, la pasta una creación magnífica de Leonardo, la alcachofa y las nueces que estimulan nuestro cerebro; las trufas y la albahaca para conectar con toda su historia ancestral… ¿Y tú, que prepararás?

Pasta con alcachofas y pesto de nueces

Pasta con alcachofas - CocinandoIngredientes

Para 4 personas

  • 400 gr. de la pasta de su preferencia
  • 6 alcachofas de tamaño mediano
  • 40 gr. de nueces
  • 50 gr. de queso parmesano
  • 20 gr. de albahaca
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de ralladura de naranja
  • 1 cucharada de aceite aromatizado con trufa (opcional)
  • 1 limón
  • Aceite de oliva
  • Sal marina

Preparación: Preparar un bol con agua y el zumo del limón para ir echando las alcachofas según las vayamos pelando. Eliminar las hojas exteriores de las alcachofas hasta que la base se vea amarilla. Pelar el tallo y cortarle el extremo. Cortar la punta dura de las alcachofas, dividirlas en cuatro trozos y después cada uno en dos.

Saltear las alcachofas en una sartén grande con un poco de aceite de oliva y una pizca de sal a fuego medio-fuerte unos 5 minutos. Añadir un vaso de agua, bajar el fuego a medio y cocer unos 8 minutos tapadas y otro tanto destapadas, hasta que el líquido haya casi desaparecido y estén tiernas.

Mientras, poner a calentar agua abundante con sal en una cazuela grande. Pelar y cortar el diente de ajo transversalmente y triturar. Añadir la albahaca y triturar un poco. Incorporar las nueces y cortarlas, pero no en exceso (no debe quedar una pasta homogénea, sino con granos). Rallar el queso, añadirlo y mezclar bien. Terminar incorporando la ralladura de naranja y el aceite de trufa si se tiene, y después añadir aceite de oliva poco a poco mientras se va mezclando, hasta que quede una textura cremosa. Reservar.

Cocer la pasta el tiempo que indique el paquete. Reservar un cazo (unos 50 ml.) de agua de la cocción y escurrir la pasta. Devolverla a la cazuela, añadir el agua, ocho cucharadas de pesto y las alcachofas y remover bien para que los sabores se mezclen. Servir con más pesto aparte para que se ponga el que quiera.

Fuentes consultadas: bibliotecaignoria.blogspot.com; historiacocina.com
Imagen: revistadeartes.com.ar
Receta: blogs.elpais.com