Clonación en tu mesa

Cocinando 1

Cocinando 1El Universo continúa tejiendo con los hilos creadores de la vida, y desde la tierra estamos los hombres siendo alcanzados por la vibración de los planetas en el espacio. Hoy los movimientos planetarios reactivan la energía de la clonación y con ella la esencia de nuestra vida.

Mi consejo es comer alimentos clonados *no animales* o injertados.

La clonación de plantas es algo que viene desarrollando la ciencia a fin de mejorar los componentes vitamínicos de las mismas y que la sociedad pueda abastecerse de ella a más bajo costo y en cualquier sitio del mundo.

Cuando se habla de los alimentos clonados, nos referimos a un conjunto de vegetales y cereales que han sido multiplicados genéticamente para que su cultivo tenga mayor productividad. Entre estos productos, se encuentran algunas variedades de maíz, soja, algodón, tomate y patata.

Los vegetales genéticamente clonados incorporan hasta tres genes distintos: un gen de resistencia a antibióticos, un gen auto-insecticida y un gen de resistencia a herbicidas.

En muchos países han surgido grupos opuestos a estos alimentos genéticamente manipulados, señalando que ellos producen daños a la salud y al ambiente. A la salud, porque algunos de ellos hacen ineficaces los antibióticos, y al ambiente, porque las aves, las abejas, las mariposas llevan el polen de estas plantas genéticamente manipuladas a otras plantas naturales y se produce una polinización no deseada.
Sin embargo, hoy les recomiendo conectar con la energía de la clonación como el principio del “Alma grupal”.

Mi consejo es que hoy te comas dos mazorcas, o dos tomates… Uno para ti y otro para compartirlo con el alma grupal. Buen provecho.

Fuentes consultadas: diariomedico.com
Imágenes: revistaligera.com