Explosiones Reales

Supernova de TychoLas estrellas pueden ser pequeñas pero matonas. Tomemos una estrella que apareció de repente en la constelación de Casiopea, la reina, hace más de cuatro siglos. Se la conoce como la supernova de Tycho, por Tycho Brahe, un astrónomo danés que la observó y escribió sobre ella. En esa época, ni Tycho Brahe ni nadie sabía el por qué de la erupción de la estrella. Hoy, sin embargo, sabemos que fue una explosión. De hecho, fue un gran «puñetazo» de una estrella pequeña: una enana blanca, el cadáver pequeño y denso de una estrella que fue en su momento como el Sol.

La estrella recibió ayuda de una acompañante. Las dos estrellas giraban una en torno a la otra en una órbita cerrada. La gravedad de la enana blanca arrancó gas caliente de la superficie de la acompañante. Cuando se acumuló suficiente gas en la superficie de la enana blanca, se desencadenó una explosión que destrozó la estrella. En noviembre de 1572 la luz de esa explosión alcanzó la Tierra. Por un tiempo, la estrella brilló tanto que se veía incluso de día. Observaciones de Tycho Brahe y otros mostraron que la estrella estaba mucho más allá de la Luna –en una zona que se suponía invariable. La estrella contribuyó a desatar una revolución científica, que cambió nuestra comprensión del universo y el lugar que ocupamos en él. Mañana hablaremos de otra supernova en Casiopea.

Fuente: Observatorio McDonald

Para observar una gráfica del cielo nocturno visto desde el hemisferio norte. Haz clic aquí…

Please enable JAVATM to use the Mini-AstroViewer night sky map.


¿Cuántas veces usted se detiene a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?… Recuerde el axioma que dice “Como es arriba…es abajo”…

El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.

Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo.
Imitar lo observado  nos conecta en un 70%
con la energía del Universo…
Emular
lo observado nos convierte en la energía.