Hermosos destellos en el cielo.

Lyra_constellationMeteoros Líridas

Una lluvia de meteoros famosa pero tenue alcanza su mejor momento las próximas noches, la Luna estará ausente parte de la noche, permitiendo un cielo oscuro para los escasos meteoros que lo crucen.

En este mes tenemos la oportunidad de observar a las Líridas, una lluvia de meteoros cuyo radiante (punto de origen) está ubicado en la constelación de Lira. Su punto de mayor intensidad será el 22 de abril, un día después de que la Luna llegue a su cuarto creciente.

La lluvia de meteoros líridas es obra de un cometa que visita el interior del sistema solar una vez cada cuatro siglos. Al acercarse al Sol, parte de su helada superficie se vaporiza, lanzando al espacio diminutos trozos de roca.

Con el paso del tiempo, estas partículas de polvo se esparcen a lo largo de la trayectoria orbital del cometa. Cuando la Tierra atraviesa esa trayectoria, algunos de los granos se precipitan por nuestra atmósfera a gran velocidad, vaporizándose como brillantes estelas luminosas.

La mayoría de los líridas son bastante tenues. Y, normalmente, no son demasiado abundantes, unos 10 por hora. Pero, de vez en cuando, ese ritmo asciende hasta cien por hora. Los astrónomos no saben con certeza por qué es así; de ahí que no puedan predecir qué años serán buenos.

Vista desde los Estados Unidos, la lluvia debería alcanzar su mejor momento el viernes antes del amanecer. La Luna se habrá puesto para la 1 o 2, dejando un cielo oscuro para el espectáculo. Busque un lugar oscuro y seguro, lejos de las luces de la ciudad, y mire hacia los tenues, pero fascinantes, meteoros líridas.

¿Cuántas veces te detienes a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?… Recuerda el axioma que dice “Como es arriba…es abajo”… El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.

Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo.
Imitar lo observado  nos conecta en un 70% con la energía del Universo…
Emular lo observado nos convierte en la energía.