Mirando las Estrellas /Pronóstico # 2613 del 24 de Septiembre

Signo Solar:  Libra  Libra  …  Búsqueda de equilibrio.

Signo Lunar:  Sagitario Sagitario… Libertad.

Fase Lunar:  Luna Nueva LunaNueva    En el signo de Virgo Virgo, permitiéndonos co-crear nuestra realidad. (Valido por 2 semanas).

La Luna inicia un nuevo ciclo lunar. Luna Nueva LunaNueva, semilla de lo nuevo… 4/7 días para  dar nacimiento a algo nuevo. Días para dar «forma a nuestros sueños» no sólo desde la acción sino también desde la creación…

Luna Fuera de curso v/c:  Libre.

Mirando las Estrellas

La Luna y Antares

Dos estrellas, en los extremos de la escala de temperaturas estelares, se arriman a la Luna esta tarde. Pero lo único que vemos de ellas es un punto luminoso anaranjado: Antares, el corazón del escorpión. Está baja en el suroeste cuando empieza a anochecer, hacia la parte superior izquierda de la Luna. Las dos estrellas se conocen como Antares A y B. La estrella «A» es visible sin instrumentos ópticos. Es una de las estrellas más potentes de la galaxia. Se ve naranja porque su superficie es varios miles de grados más fría que la del Sol. La temperatura más baja significa que casi toda su energía es en forma de infrarrojo. No podemos ver el infrarrojo, pero sí sentirlo, como calor. Por eso, a nuestros ojos, Antares A es unas 10.000 veces más brillante que el Sol. Sin embargo, si añadimos el infrarrojo, es por lo menos 60.000 veces más brillante. Antares B está en el extremo opuesto de la escala. Su superficie es blanco-azulada, lo que significa que es decenas de miles de grados más caliente que el Sol. La mayor parte de su energía es en ultravioleta el tipo de energía que quema la piel. Es también mucho más grande que el Sol, pero es mucho más pequeña que Antares A, por lo que para verla hacen falta binoculares.

 Observatorio McDonald

¿Cuántas veces usted se detiene a observar lo que el cielo cada noche coloca en cartelera?… Recuerde el axioma que dice “Como es arriba…es abajo”…

El cielo y las estrellas no son un adorno… son una realidad.

Observar nos conecta en un 30% con la energía del Universo.
Imitar lo observado  nos conecta en un 70% con la energía del Universo…
Emular lo observado nos convierte en la energía.