Diana, la diosa griega.

0
1036
Diana y Acteon

Diana y ActeonEn la isla de Ortigia, que luego sería llamada Delos, yacía Leto (“el olvido”, en la mitología romana Latona),  con profundos dolores de parto, embarazada por Zeus está dando a luz a los gemelos Diana (Ártemis, Artemisa) y Apolo.

Diana, nacida poco antes que su hermano gemelo Apolo, fue testigo de los dolores del parto de su madre, por ello concibió tal aversión hacia el matrimonio que pidió y obtuvo de su padre la gracia de guardar virginidad perpetua (Ártemis “cástitas”), al igual que su hermana Minerva. Por esta razón estas dos diosas recibieron del oráculo de Apolo el nombre de “vírgenes blancas”.

Virgen y eternamente joven, es una diosa muy femenina, atractiva de por sí. Está normalmente rodeada de animales salvajes y de caza. Suele llevar a veces una antorcha lunar, según la asimilación de la diosa como personificación de la Luna. En la poesía se exaltan  su fuerza, gracia atlética, belleza y habilidades de caza.

El propio Zeus la armó, como a su hermano, con arco y flechas mágicas. Sus flechas conllevan la muerte repentina e indolora o enfermedades a muchachas y mujeres. Zeus también la hizo reina de los bosques y la rodeo de un numeroso grupo de hermosas ninfas que debían hacer votos de castidad, su compañía en a la caza, su verdadera pasión. Una de ellas fue Egeria, la ninfa acuática, su sirviente y ayudante.

DianaEl ciervo y el ciprés les estaban consagrados. En época helenística posterior, asumió incluso el papel de Ilitía como ayudante de los partos. También fue identificada con la diosa etrusca Artume y con la griega o caria Hécate.

Algunos la describen a Diana, como severa, cruel e incluso vengativa. Se imponía sin piedad contra los que se ganaban su resentimiento, no vacilaba en destruir sus cosechas, devastar sus manadas, sembrar epidemias a su alrededor, humillarles e incluso matar a sus hijos. Sus ninfas no debían olvidar su deber, transformó a Calisto en osa y la expulsó de su cortejo por quedar embarazada.

Se enfureció la perdición de Acteón, un pastor que la vio bañándose desnuda junto a sus ninfas, Diana lo transformó en venado e hizo que sus perros lo devorasen. En un acceso de celos, taladró con sus flechas e hizo fallecer cruelmente a Orión.

Al ser la caza una de sus cualidades, suele ser representada como una cazadora virgen, joven, alta y delgada, llevando un vestido corto, con botas de caza, aljaba, arco y flechas doradas. O montada en un carro de oro tirado por ciervos de cuernos dorados; a veces con lanzas, redes o liras y casi siempre rodeada de animales.

La fe en Diana origino la construcción de tres templos el ultimo de los cuales fue considerado una de las siete maravillas del mundo antiguo. De este templo en Efeso (Turquía) habla en sus narraciones Plinio el viejo describiendo su majestuosidad e incluso es mencionado en la biblia.

Las 7 Maravillas del Mundo Antiguo – Templo de Artemisa

TEMPLE OF ARTEMIS

REPRESENTACIONES DEL MITO DE DIANA Y ACTEÓN