¿Cuál es tu forma de cambiar el mundo?

Change the worldHace unos momentos antes de escribir éste artículo se acercó a mi oficina mi amigo Daniel, él me hizo reflexionar sobre un tópico importante, lo impresionante es que todo parece indicar que el Universo lo puso como mensajero para aclararme algunas dudas que me planteaba como ser humano hace días atrás… y que hoy quiero compartir con ustedes.

Durante el estudio y el ejercicio de mi carrera he estado muy ligada a los perfiles políticos, y la forma de compartir y penetrar en una masa en cuanto filosofías y creencias se refiere, esto se acentuó al trabajar de la mano con Lourdes Méndez por su ahínco de querer cambiar la manera de pensar de nosotros como colectivo, mi apreciación personal sobre sí es como si ella viviera en una burbuja llamada “Realidad” y nosotros desde un plano ficticio viviéramos destruyendo lo que por derecho natural se nos concedió “El mundo”.

Ambas personas han sido trascendentales en mi vida desde perspectivas muy distintas, y aunque suelo ser muy crítica de los conceptos globales en ambos seres he observado la lucha por querer “cambiar el mundo”, una iniciativa que en lo personal resultaba algo ambiciosa o simplemente una ilusión.

Entonces, me pregunté ¿Ambición o Ilusión? Según Wikipedia la ambición se define como…

El deseo de obtener algo en grande, de tal manera que como seres humanos, podemos fijarnos metas ambiciosas, refiriéndonos con esto al hecho de querer lograr superar las expectativas.

Lo cierto es que muchos podremos imaginar que el concepto de cambiar el mundo va asociado a conseguir el “poder” dentro de una sociedad, al enriquecimiento de nuestros bolsillos o influencias.

Ahora leamos el significado de Ilusión:

Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo.

Sea cierto o no ambos conceptos van ligados de la mano porque unidos deben coexistir para que haya un verdadero resultado, si no hubiesen cargas positivas y negativas posiblemente no existiría la materia o no seríamos seres humanos sin las micro partículas responsables de todas las funciones vitales como lo son las células.

Se imaginan ¿qué pasaría si todos lucháramos por “cambiar el mundo”? se estima que la población mundial para el final del 2011 será de 7.000 millones de habitantes1, qué distinta sería nuestra vida; seguramente coexistirían pequeños mundos dentro de un gran mundo, como las células dentro del cuerpo, o como los electrones, protones y neutrones dentro de los átomos…

Yo los invito a preguntarse ¿Cuál es tu forma de cambiar el mundo?… Si aún no tienes claro el concepto pregúntate entonces, ¿para qué eres realmente bueno?, ¿cuál es tu pasión y en qué lo enfocarías dentro de tu círculo de influencia? Permítete ilusionar o ambicionar con un mundo mejor.

Si mis palabras trascendieran y cada uno de los seres humanos comprendiéramos que no importa qué tanto o qué tan poco hagamos para cambiar al mundo, con sólo una acción constante seguramente gozaríamos de una mejor conciencia ciudadana, de un público apasionado en cada obra, de un político comprometido o un tecnólogo con la pasión de hacernos la vida más fácil como es el caso de mi amigo Daniel o como mi mentora Lourdes Méndez quién lucha cada día por darnos mejor calidad de vida…

Gracias a ellos y gracias a ti que me lees porque han sembrado en mí un hermosa “Semilla”.

Foto cortesía de: connection-revolution.com