Neil Alden Armstrong … leyenda lunar

Hay grandes ideales sin descubrir, adelantos disponibles que pueden remover una de las capas protectoras de la verdad…” Neil Alden Armstrong.

Cada día hay en el Universo una estela dejada por la acción de otros seres Esta semana esa estela o  “semilla de la semana” fue sembrada por… Neil Alden Armstrong.

Neil Armstrong (1930-2012) Educador, piloto civil y de combate, ingeniero aeronáutico y astronauta estadounidense,  fue el primer hombre que pisó la Luna. Después de servir en la Guerra de Corea y luego de terminar la universidad, se unió a la organización que se convertiría en la NASA, y al programa de astronautas en 1962, fue piloto de mando de su primera misión, Gemini VIII, en 1966. Fue comandante de la nave espacial de Apolo 11, la primera misión tripulada lunar, y el primer hombre en caminar sobre la Luna.

Nacio en Wapakoneta, hijo de Stephen Koenig Armstrong (auditor del Estado de Ohio) y Viola Louise Engel en una familia de origen alemán. Su interés por volar desde los dos años de edad surgio de un viaje a las Carreras Nacionales Aéreas en Ohio. A los seis años tomó su primer paseo en aeroplano desde ese momento manifestó una gran fascinación con la aviación.

A los quince años Armstrong comenzó las lecciones de vuelo, que pagaba haciendo trabajos en el pueblo y el aeropuerto. A los 16 ya tenía su licencia de estudiante-piloto y recibió la licencia antes de graduarse de la Secundaria en 1947.

Al obtener su título de secundaria fue becado por la Marina de Estados Unidos para estudiar  en la Universidad de Purdue, allí se graduo de ingeniero aeronáutico. En 1949 fue piloto de la Marina hasta  1952, viendo acción durante la guerra de Corea.

Fue miembro del National Advisory Committee for Aeronautics (NACA) en la base de las Fuerzas Aéreas estadounidenses en Edwards (California). En 1958 este cuerpo evolucionaria para convertirse en la NASA, en ella Armstrong destacaría en el Desarrollo de Aparatos Voladores, como piloto de bombarderos y de pruebas.

En 1962 ingresó al cuerpo de astronautas de NASA trabajando en el desarrollo de métodos de entrenamiento y desarrollo de simuladores. En 1966, fue comandante del Gemini 8, acompañado por  David Scott realizaron la primera maniobra de acoplamiento en el espacio, misión que fracasaría terminando en amaraje forzoso.

En 1969, fue comandante de la histórica misión Apolo 11, impulsado por el cohete Saturno V, con una altura de 85 metros y un diámetro de 13 metros. Este cohete impulsó el módulo de mando (Columbia) y el módulo de alunizaje (Eagle). Acompañado por Michael Collins (piloto del Columbia) y Edwin E. Aldrin (piloto del Eagle).

Armstrong, descendió primero en la superficie lunar el 21 de julio donde permaneció 2 horas y 14 luego de haber alunizado el día 20 de julio en el Mar de la Tranquilidad a los 15 minutos Aldrin siguió a su comandante a la superficie del satélite.

Luego de colocar la famosa bandera e instalar diversos aparatos, colectaron unos 22 kg de muestra para su análisis. Armstrong recibió  el mando de las actividades aeronáuticas de la NASA.

Armstrong se quedó con la NASA actuando como administrador adjunto asociado de aeronáutica hasta 1971. Después de salir de la NASA, se hizo docente en la Universidad de Cincinnati como un profesor de ingeniería aeroespacial. Se mantuvo en la universidad durante ocho años.

En 1979 pasó a formar parte de la junta de la Cardwell International Ltd., una empresa de equipamiento para refinerías.

En 1982 fue presidente de Computing Technologies for Aviation, Inc. Luego presidente de la junta directiva de AIL Systems, Inc.

Su carácter reservado hizo de Neil Armstrong uno de los mas evasivos tripulantes del Apolo 11. Neil vivió hasta sus últimos días en su casa de Lebanon, Ohio.

Se dice que en la Casa del Templo, en Washington DC, hay una fotografía de Neil Armstrong sosteniendo su Delantal Masónico a la altura de la cintura sobre su traje espacial.

La confusión de su pertenencia, puede tal vez, estar motivada, en que su padre, que también se llamó Neil, sí fue un activo masón, incluso habiendo llegando al Grado 33.

Aldrin (compañero de Armstrong) llevaba consigo en el interior de su traje espacial, una bandera del Supremo Consejo de la masonería norteamericana.

Esta bandera está hoy expuesta en la biblioteca-museo del Templo del Rito Escocés de Washington.

Hace 40 años un masón subió a la Luna.

Armstrong tenía 38 años cuando el 21 de julio de 1969 puso un pie sobre la luna y pronunció la legendaria frase: “Este es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad”. Se veía increíblemente apuesto en las fotos oficiales de la NASA con su traje de astronauta y el casco en la mano: un hombre soñador, inteligente, visionario, valiente y atractivo, destacó DPA.

Todas estas cualidades podrían haberle habilitado una carrera política como en el caso del astronauta Glenn Ford, quien ingresó en el Senado en 1977. Sin embargo, Armstrong no quiso saber nada de ello, así como de brindar charlas, lo cual le habría proporcionado sumas cuantiosas. Así, se convirtió en una especie de héroe del espacio y a la vez en un enigma.

Al igual que en el caso de la mayoría de los famosos, también en torno a Armstrong, de raíces escocesas e irlandesas, se tejieron numerosas leyendas acerca de su pasión temprana por el espacio.

En las primeras semanas tras el regreso, Armstrong permitió que lo ovacionaran junto al resto del equipo alrededor del mundo. Pero poco después informó que no volvería a viajar al espacio y abandonó por completo la NASA en 1971, para desempeñarse como profesor de ingeniería aeronáutica y espacial en la Universidad de Cincinnati durante ocho años. Después de eso, Armstrong, casado dos veces, integró las juntas directivas de distintas empresas.

Para el 7 de agosto del 2012, un Armstrong de 82 años, requirió una cirugía de bypass para aliviar arterias coronarias bloqueadas. Pese a sobrevivir al procedimiento el astronauta murió el 25 de agosto de 2012, en un hospital de Columbus, Ohio, por complicaciones tras la cirugía.

El presidente Barack Obama, haciendo un homenaje al Comandante del Apollo 11, declaro “Entre los más grandes héroes americanos, no sólo de su tiempo, sino de todos los tiempos”.

Su familia dijo, “Para honrar a Neil, tenemos una simple solicitud. Honrar su ejemplo de servicio, cumplimiento, modestia y la próxima vez que camine afuera en una noche clara y vea la Luna sonriente, piense que Neil le hace un guiño.”

Sus cenizas fueron esparcidas en el Océano Atlántico en una ceremonia privada a bordo del portaaviones USS Philippine Sea.

Neil Armstrong – Lunar Landing Research Vehicle

Neil Armstrong One Small Step FIrst Walk on Moon

“Energía viva que puedes plantar en tu vida”.

Peter Safar

Sir William Rowan Hamilton

Neil Alden Armstrong

Andrés Eloy Blanco

Jimmy Donal “Jimbo” Wales

Paul Dirac

Jean Piaget

Te invito a que leas la historia de nuestras Semillas tomando conciencia sobre lo que podrías hacer para trascender en el tiempo 1.

Semilla: Personaje que se convierte en efemérides por su legado 2.

Nota: El criterio que utilizo para seleccionar la semilla es basado en las energías activas en el Universo, para así agrandar el radio de acción que podemos alcanzar. 

  1. Todo el mundo sin excepción tiene un alma. Esta esencia de luz es el común denominador que une la creación, el cosmos y la vida. Deberíamos darnos cuenta que en el fondo somos Luz en movimiento. Pero no somos conscientes de esa Luz, de nuestro origen y nos enredamos en los laberintos de la personalidad. La búsqueda espiritual es la búsqueda de nuestra conciencia, de nuestra divinidad interior. Como dice Rodolfo Llinas :

    “La Información es una energía preexistente y fundamental a partir de la cual y con su complejificación se forma la conciencia en sus diferentes grados;  la conciencia de orden superior sólo puede desarrollarse sobre  la base de la conciencia primaria.  Para que la conciencia se dé, es indispensable que la materia posea la Información capaz de entrar en sincronía con la de su medio ambiente.”

    El autor es neurocientífico, director del departamento de fisiología y neurociencia de la escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York durante los últimos 26 años, Miembro de la Academia Francesa de la Ciencia, de la Academia de la Ciencia de los Estados Unidos y de la Real Academia Española de Medicina.  Recuerda que la emocionalidad tendrá el protagonismo que tú le des.

    La gente, embotados sus sentidos, se pierde lo mejor de la vida. O como decía José Ortega y Gasset: “Algunas personas enfocan su vida de modo que viven con entremeses y guarniciones. El plato principal nunca lo conocen”. Sólo cierto ayuno permite despertar de este engaño colectivo, la locura del tener frente a la alegría del ser, que nos hace personas.

  2. En términos de física cuántica cuando emulamos una acción, ésta se convierte poco a poco en realidad. Entonces, si todos lográramos conectar directamente con las acciones de nuestros ídolos de la historia seguramente cada día seremos mejores personas dando forma a las efemérides del futuro.