Ritual del Miércoles Santo.

La primera parte de la Semana Santa cristiana llega a su fin con la celebración del Miércoles Santo.

El Miércoles Santo marca el final de la Cuaresma y el comienzo de la Pascua. El Miércoles Santo es el día en que se reúne el Sanedrín, el tribunal religioso judío, para condenar a Jesús.

Liturgia del Miércoles Santo:

En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les propuso:
– « ¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?».
Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo. El primer día de los Ázimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron:
– « ¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?».
Él contestó:
– «ld a la ciudad, a casa de Fulano, y decidle: «El Maestro dice: Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos»».
Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce. Mientras comían dijo:
– «Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar.»
Ellos, consternados, se pusieron a preguntarle uno tras otro:
– « ¿Soy yo acaso, Señor?».
Él respondió:
– «El que ha mojado en la misma fuente que yo, ése me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él; pero, ¡ay del que va a entregar al Hijo del hombre!; más le valdría no haber nacido».
Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar:
– « ¿Soy yo acaso, Maestro?».
Él respondió:
– «Tú lo has dicho».

Mateo 26, 14-25

Ritual del Miércoles Santo:

– Monedas, con ellas en la mano debemos pensar cuantas monedas necesitaríamos para comprar el Sol o la Luna. Debemos reflexionar sobre el costo de nuestra salud y sobre todo aquello que ha pasado por nuestra vida que no tiene forma de comprarse. Poco a  poco esas monedas dejaran de tener valor para que con esta nueva vibración y perspectiva entremos en el siguiente paso:

Debemos tomar un poco de Aceite de Oliva utilizado en la bendición de los Santo Oleos. El Santo Crisma (utilizado para los Bautismos, en la confirmación y en el Orden Sagrado), el Óleo de los Enfermos (que se utiliza en la unción de los enfermos), y el Óleo de los Catecúmenos (que se utiliza en el Bautismo junto con el Crisma)1.

-Proceso de reflexión y separación  para así ser más objetivos. (Lee El poder de la auto-auditoria).

– Si deseas conectar con la tradición vístete de colores oscuros y escucha música sacra y Cantos Gregorianos.


1Crisma es uno de los aceites consagrados usados en la Iglesia católica tanto romana, como ortodoxa, y en las Iglesias orientales en determinadas ceremonias. El término procede del latín chrisma, y éste del griego χρσμα.

Está compuesto por aceite de oliva (que representa la fortaleza) al que se añade una pequeña cantidad de bálsamo (cuyo aroma representa el suave olor de la vida cristiana).

Es usado en el sacramento del bautismo y la confirmación, y también en la consagración de los obispos, los cálices y las iglesias. La unción con el crisma representa la plena difusión de la gracia.

Los otros dos óleos sagrados son:

  • El óleo de los enfermos que se utiliza en la «unción de los enfermos» (antes llamada «extremaunción»).
  • El óleo de los catecúmenos, que se usa en los sacramentos del bautismo y del orden sacerdotal.

Estos óleos son bendecidos el Jueves Santo en la misa del Santo Crisma.